Consejos

Piel de bebé: productos a evitar

20 septiembre 2013
Piel de bebé

20 septiembre 2013

La piel de un bebé es extremadamente sensible porque absorbe fácilmente los ingredientes de perfumes, desodorantes y cremas. Todos estos productos pasan rigurosos controles, pero en la medida de lo posible es mejor intentar minimizar su uso.

Cambiando pañales

  • Al cambiar el pañal, lo ideal es lavar al bebé con agua tibia y, si hiciese falta, con un jabón adecuado. Evita los que llevan ingredientes como sodium lauryl o laureth sulphate (frecuentes en geles y champús): pueden ser demasiado agresivos. Existen limpiadores más suaves, como los que tienen betaínas o glucósidos (betaine, disodium lauroamphodiacetate o decylglucoside).
  • El secado es esencial: para que no quede humedad, seca con una toalla suave dando toques, no arrastrando o frotando.
  • En caso de enrojecimiento de la piel, puede aplicarse una crema con óxido de zinc (lo encontrarás en la lista de ingredientes bajo el nombre zinc oxide): la mayoría de las cremas de tipo barrera o pasta al agua lo contienen. Mejor no usar las que llevan petrolatum y paraffinum liquidum, pues estos ingredientes no dejan que la piel respire. Si ya has usado crema en la zona del pañal unas horas antes, acuérdate de lavar la crema vieja antes de poner más.
  • Las toallitas húmedas solo son para cuando estás fuera de casa, aunque resulten cómodas y aunque su publicidad proponga utilizarlas a todas horas. Las sustancias de estas toallitas permanecen mucho tiempo en contacto con la piel, aumentando el riesgo de reacciones alérgicas. Las mejores son las que no tienen perfume y contienen emolientes (aloe, manzanilla). Hay que evitar las que tengan como ingredientes limonene, linalol, citronellol o eugenol. Estas sustancias son fragancias o perfumes innecesarios con bastante potencial alergénico.

Bañando al bebé

Para bañar bien al bebé todo lo que hace falta es agua, pudiéndose añadir aceite de almendras: basta con unas gotitas. Es inodoro y comestible. Elige un aceite puro sin perfumes añadidos que solo tenga un ingrediente: prunus amygdalus dulcis oil. 

Cremas solares

  • No se recomienda usar cremas solares ni exponer directamente a la luz solar hasta los 6 meses de vida del bebé. 
  • Hay que escoger un factor de protección muy alto (50+), incluso si la piel del niño no es clara. 
  • Lo ideal es elegir una crema a base de filtros físicos como el óxido de zinc (zinc oxide).

Lo que hay que evitar

  • Gel de ducha y champú: pueden deshidratar la piel del bebé e irritarle los ojos. 
  • Perfumes y agua de colonia: si llevan alcohol pueden deshidratar o irritar la piel,  y algunas de sus fragancias pueden provocar alergias.
  • Cremas hidratantes: su piel podría absorber sustancias que es mejor minimizar; conservantes, como algunos parabenes, sobre los que aún hay muchas incógnitas y por precaución es aconsejable evitar, o aceites minerales (petrolatum, paraffinum liquidum). Si estás dando el pecho, no uses la crema hidratante sobre tus senos (el bebé podría ingerirla).
  • Polvos de talco: aunque se han usado mucho, lo cierto es que sus partículas son tan pequeñas que el bebé podría inhalarlas, con riesgos para los pulmones.
  • Desinfectantes: alcohol, antisépticos como triclosan y el cloruro de benzalconio (benzalkonium chloride) son también sustancias que conviene evitar en el cuidado diario e higiene del bebé. 
  • Tintes y esmaltes de uñas: durante el embarazo y la lactancia es mejor prescindir de ellos para evitar reacciones adversas (estas sustancias son irritantes y su ingestión/inhalación puede ser peligrosa).

Imprimir Enviar por email