Consejos

Fiebre infantil

09 febrero 2018
fiebre

09 febrero 2018

Aunque preocupa mucho a los padres, la fiebre en sí no es una enfermedad, sino un signo de que el organismo está reaccionando a una agresión: solo en contados casos hay que salir corriendo al médico. Te damos algunos consejos para que sepas cómo actuar.

Tu pequeño tiene fiebre y te asaltan las dudas... No te agobies: te recordamos cómo actuar.

Mide bien la temperatura

Deberás tomar la temperatura del niño en distintos momentos del día (mañana, tarde y noche). Las zonas del cuerpo más adecuadas para medirla son axilas, oído, boca y recto.

  • En la axila. Se toma con un termómetro digital. Es la forma más sencilla de tomar la temperatura, y es bien aceptada por los pequeños. La temperatura en esta zona es menor que en el resto del cuerpo, por lo que cifras superiores a los 37ºC ya pueden considerarse fiebre.
  • En el oído. Se toma mediante un termómetro de infrarrojos. La cifra es más cercana a la temperatura corporal real que la registrada en la axila, por lo que puede considerarse que existe fiebre a partir de los 37,5ºC.
  • En la boca. Solo puedes usarlo en niños mayores, capaces de sujetar el termómetro debajo de la lengua. Igual que en el oído, se considera fiebre a partir de los 37,5ºC.
  • En el recto. Método ideal para los bebés. Es el lugar en el que se registra la temperatura más elevada, muy próxima a la de los órganos internos, por eso no se considera que hay fiebre hasta que la cifra se acerca a los 38ºC.

Actúa con tranquilidad

Si tu hijo es menor de tres meses, consulta siempre la fiebre con su pediatra. Si tu hijo es mayor de esa edad, la temperatura por sí sola no debe obsesionarte, salvo que vaya acompañada de otros síntomas (los signos de alarma de los que hablamos más adelante).

El tratamiento con un antipirético con el único propósito de reducir la temperatura no está justificado. Lo que los médicos tratan son los síntomas para que el niño tenga menos molestias, duerma mejor y descanse, pero dejando al cuerpo que combata la infección.

Si le das un antipirético, no combines Dalsy y Apiretal, aunque sea una práctica habitual. No hay pruebas de que alternarlos sea más eficaz para bajar la fiebre y el dolor. Y, además, al usar los dos aumenta el riesgo de que se produzcan efectos adversos.

Tampoco debes bajar la fiebre con métodos físicos como baños tibios, compresas de hielo, ni abrir ventanas o desnudar al niño (con dejarlo en pijama es suficiente). Aunque la intuición diga lo contrario, lo cierto es que este tipo de maniobras pueda aumentar las molestias asociadas a la fiebre.

Por eso, en una situación normal, si tu hijo es suficientemente mayor y no tiene ninguna señal de alarma, puedes esperar entre 24 y 48 horas antes de ir al médico. Hasta ese momento recopila la información que después su pediatra te preguntará.

Pero vigila los signos de alarma

La presencia o no de ciertos signos combinados con la fiebre es lo que debe guiar tu forma de actuar.

Mantén la calma si hay…

  • Coloración normal de la piel y mucosas.
  • Presencia un grado de actividad normal, el niño se ríe, juega.
  • Respiración normal.
  • Patrón de sueño similar al habitual.
  • Llanto similar al habitual.

Consulta con el pediatra si hay…

  • Palidez cutánea.
  • El niño se encuentra apagado, no sonríe, no juega como lo hace normalmente.
  • Le cuesta despertarse más de lo habitual.
  • Tiene la respiración ligeramente acelerada.

Acude a urgencias si hay…

  • Bajo nivel de conciencia, apenas responde a estímulos, no se despierta.
  • Dolor de cabeza intenso, rigidez de nuca.
  • Vómitos violentos.
  • Respira con dificultad o muy aceleradamente.
  • Signos de deshidratación (lengua sea, ausencia de saliva, ojos hundidos, el niño deja de orinar).
  • Presencia en la piel de puntitos rojizos que no desaparecen al presionar.
  • Presenta debilidad extrema.

Cuenta con la Línea OCU Salud

Si tienes dudas o alguna consulta sobre este tema, en la Línea OCU Salud un experto te ayuda a resolverlas. Llama  al 900 101 851, 24 horas al día los 365 días del año.


Imprimir Enviar por email