Noticia

Analizamos los precios de 8.705 gasolineras

08 junio 2016
Analizamos los precios de 8.705 gasolineras

08 junio 2016

Segovia, Soria y Navarra son las provincias donde el precio de los carburantes es más bajo, mientras que Guadalajara, Pontevedra, Orense, Lugo y Baleares tienen los precios más altos. Desvelamos los factores que influyen en que los precios sean tan diferentes.

Hemos analizado el precio de la gasolina y el diesel en 8.705 gasolineras de toda España, teniendo en cuenta el precio diario durante los cuatro primeros meses de 2016.

Sin tener en cuenta las ciudades de Ceuta, Melilla, además de Canarias, pues los precios son sensiblemente más bajos, Segovia, Soria y Navarra, son las provincias con los precios más bajos, mientras que Guadalajara, Pontevedra, Orense, Lugo y, sobre todo Baleares, son las provincias con los precios de los carburantes más altos.

Así, hemos confeccionado un índice con el precio del diesel como de la gasolina. Este índice permite la comparación directa entre las distintas provincias, de modo que Segovia tiene el índice 100 como provincia más barata y Baleares tiene un índice 109, lo que significa que el precio medio es un 9% más caro.

Las diferencias territoriales están definidas por la aplicación del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) y el nivel de competencia entre las estaciones de servicio de cada provincia. España está dividida en cinco grandes zonas de precios en función de cómo se hace en cada territorio la imposición de ese impuesto. Canarias y Ceuta y Melilla están exentas del impuesto y, además, no tienen IVA, por lo que su nivel de precios es claramente inferior al de resto de España.

Impuestos distintos

Castilla y León, Cantabria, La Rioja y País Vasco forman un bloque compacto en la mitad centro-norte de la Península, donde sí existe el impuesto sobre hidrocarburos, pero en su tramo autonómico no se aplica.

Madrid, Aragón y Navarra sí aplican el tramo autonómico, dejándolo en un nivel cercano a la mitad del máximo permitido (4,8 céntimos por litro). Madrid aplica 1,7 céntimos por litro y Aragón y Navarra 2,4 céntimos por litro.

Extremadura y Asturias, que aplican el tramo autonómico y lo establecen en un nivel alto, pero no llega al máximo. Extremadura lo sitúa en 3,84 céntimos por litro y Asturias en 4 céntimos, pero sólo para diésel de automoción, aplicando el máximo para la gasolina.

El resto de comunidades (Andalucía, Asturias, Galicia, Baleares, Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana) aplican el tramo autonómico del IEH hasta el máximo permitido: 4,8 céntimos por litro.

Aplicaciones diferentes

La aplicación en diferentes cuantías incide bastante en  la clasificación por provincias. Las que son parte de comunidades que no aplican el tramo autonómico son más baratas que las que sí lo hacen y, entre las que lo aplican, las que lo hacen de forma parcial, tienden a situarse en niveles más bajos que las que lo aplican al máximo.

Pero no sólo el tipo de aplicación del tramo autonómico del IEH  influye en  la posición de la provincia en la clasificación. Además del nivel de impuestos, es relevante el nivel de competencia en las gasolineras que operan en una provincia. Así, provincias como Navarra, Huesca o Lérida, muestran precios medios más bajos que los de otras provincias con una carga impositiva menor.

En estas provincias existe una potente implantación de cadenas locales y de gasolineras ligadas a supermercados e hipermercados, lo que se traduce en mayores niveles de competencia y unos precios menores para los consumidores. Por el contrario, las Islas Baleares, donde el mercado está más concentrado entre los grandes distribuidores, destaca muy negativamente como la región de España más cara en media para repostar.



Imprimir Enviar por email