Informe

Taxi, Uber y Cabify: pros y contras

03 abril 2018
Taxi, Uber, Cabify

03 abril 2018

Los taxis y empresas privadas de vehículos con conductor (VTC) están inmersos en una guerra comercial. Con el objetivo de comprobar qué hacen para conquistar al cliente, realizamos un estudio de 173 viajes en taxi o vehículo Uber X y Cabify. La competencia es buena para el consumidor, pues obliga a ofrecer mejor servicio y precios variados, pero siempre que las reglas del juego sean las mismas para todos. 

¿Son más baratos los taxis o los coches VTC?

Los tres sistemas de transporte calculan el precio de sus carreras de distinta manera, partiendo de la base de que las tarifas de los taxis las fija la Administración y las de los coches VTC las fijan ellos mismos:

  • Precio en los taxis: tres conceptos distintos. En los taxis hay tres conceptos: la bajada de bandera, el precio por kilómetro recorrido y el precio por “hora de espera” que pasa a operar cuando no se avanza, es decir, mientras el taxi está a la espera, cuando está parado en un atasco o en un semáforo e incluso cuando el tráfico va muy lento.
  • Precio en Uber: distancia recorrida y tiempo empleado. En Uber, al margen de una cantidad mínima equivalente a la bajada de bandera, el precio (del que se recibe una estimación antes del viaje) viene determinado por dos factores siempre activos, la distancia recorrida y el tiempo empleado. Ojo, si hay alta demanda, se pasa a una tarificación "dinámica" que varía los precios originales.
  • Precio en Cabify: distancia recorrida y aplicación eventual de un suplemento. Cabify es peculiar: aparte del coste mínimo, su precio solo depende de la distancia recorrida (con tarifas progresivamente más baratas cuanto mayor es la distancia) y de la aplicación eventual de un suplemento de 0,45 euros el minuto por esperas superiores a 5 minutos (15 en el caso del aeropuerto). Además, puede cargar un suplemento por alta demanda cuya lógica no se detalla en su web, pero cuya cuantía conoce el cliente antes de contratar el servicio, al señalar en la app el origen y destino deseados. Y es que ahí reside una de las mayores virtudes de Cabify: el cliente conoce de antemano cuánto le va a costar el viaje y el primer interesado en resolverlo del modo más directo y rápido posible es el conductor, pues los rodeos y las confusiones corren de su cuenta.

En trayectos largos, los VTC son un ahorro

Nuestro estudio buscaba evaluar la experiencia de cliente y no es un estudio exhaustivo de comparación de precios. Sin embargo, con los datos extraídos de las ciudades donde hay competencia hemos sacado algunas conclusiones:

  • Los taxis interesan para los trayectos cortos, sobre todo por debajo de 2 kilómetros.
  • Para los trayectos medios, los coches VTC resultaron más baratos en todos los casos, salvo en Málaga (donde el taxi mejoró en 77 céntimos a Cabify) y en Valencia (donde el taxi fue notablemente más barato).
  • Para los viajes largos no hay duda: los coches VTC son más económicos que los taxis. Cada viaje desde el aeropuerto, por ejemplo, te ahorrarás 5, 6, 7 euros... Si viajas mucho en avión, tenlo presente.

Taxi, Uber, Cabify