Noticia

Caducidad no es lo mismo que consumo preferente

25 septiembre 2020
Fecha de caducidad no es lo mismo que fecha de consumo preferente

¿Te atreves a comer cualquier producto caducado? ¿O lo tiras a la basura el mismo día en que vence la fecha de consumo preferente? Ni una cosa ni otra es lo sensato. Te decimos qué, cómo, dónde, cuándo y quién puede comer alimentos una vez pasada la fecha indicada en el envase.

¿Cuáles son las diferencias?

La Comisión Europea, en la presentación de la estrategia Farm to fork con la que pretende disminuir un 50% el desperdicio de comida para el año 2030 en el conjunto de la UE, ha identificado las fechas de caducidad y de consumo preferente como uno de los puntos de especial interés en legislar, pues es uno de los factores que más influyen en el desperdicio de los alimentos. Se están planteando establecer criterios para fijar estas fechas, e incluso cambiar la forma en que se nombran, para que los consumidores hagan un mejor uso de ellas... El objetivo está claro: evitar tirar comida, evitar que  acaben en la basura alimentos que aún se pueden comer

Cuatro de cada diez encuestados no lo tiene claro

En una encuesta reciente realizada por OCU a 1.181 personas, hemos observado que existe confusión entre los términos “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”. Cuando presentamos  a los usuarios varias frases para que eligieran las correctas, solo el 39% de los encuestados acertó con el verdadero significado de ambas fechas, porcentaje que disminuye al 29% entre los encuestados mayores de 60 años.

Lo cierto es que no todos los consumidores lo tienen claro, pues existe confusión entre los términos “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente” ¿qué es lo que diferencia una fecha de la otra?

Fecha de caducidad

La fecha de caducidad se utiliza en productos frescos como carnes y pescados con los que nos podemos intoxicar si los consumimos pasada la fecha, ya que tienen riesgos microbiológicos. En principio, los alimentos con la fecha de caducidad vencida no deberían consumirse.

Fecha de consumo preferente

Sin embargo, con la fecha de consumo preferente podemos ser más flexibles. Una vez cumplida la fecha, los productos no presentan riesgo microbiológico inminente, pero pueden haber perdido calidad.

Si aún se puede comer, no lo tires

No comprender bien lo que significan las fechas puede tener dos consecuencias, malas ambas:

  • una, nos puede llevar a arriesgarnos a tomar alimentos en mal estado por estar caducados,
  • y dos, a tirar a la basura alimentos que todavía son comestibles.

¿Hay que respetar la fecha a rajatabla? No siempre

La mayoría de los productos de alimentación se puede consumir una vez pasada la fecha indicada en el envase, pero no todos. Es importante tener claras varias cuestiones:

1. Qué puedo comer cuando se pasa la fecha

En principio, todos los productos que tienen fecha de consumo preferente, no de caducidad, se pueden consumir una vez pasada esa fecha. En la etiqueta se debe indicar si es caducidad o consumo preferente. Los productos con fecha de caducidad, carnes y pescados frescos sobre todo, o algunos tipos de platos preparados frescos, como sushi, no deben consumirse pasada la fecha porque hay riesgo de que tengan bacterias patógenas.

pez

Nuestro consejo. Si no vas a consumir el producto antes de la fecha de caducidad, lo mejor es que lo congeles, siempre que se pueda, como en el caso de carnes y pescados frescos.

2. Cómo saber si me lo puedo comer

Lo segundo más importante para saber si se puede comer o no un producto es ver cómo está. Cuando se pasa la fecha de consumo preferente, ya no se asegura que el producto esté en óptimas condiciones: puede estar algo más reseco en pastelería y bollería, rancio en caso de aceites y grasa o productos grasos como embutidos, chorizo, salchichón, quesos. Pueden perder sabores y aromas, ser menos intensos, etc. Es decir, no están perfectos, pero son comestibles. Por tanto, lo más importante es verificar cómo se encuentra el producto: si todavía no está rancio, solo un poco reseco, un poco más ácido en caso de un yogur, puede ser comestible.

huevos

Nuestro consejo. Mirarlo bien, olerlo y probarlo es fundamental. Si queremos más seguridad, podemos cocinarlo: por ejemplo, unos huevos con una semana de más con respecto a la fecha señalada en la cáscara, pueden tomarse cocidos. Ahora bien, si el producto tiene sabor u olor raro, se separan las fases, hay crecimientos de mohos o está cortado, es mejor descartarlo, incluso si esto ocurre antes de caducar o de que se pase el consumo preferente, algo que puede suceder si las condiciones de conservación no han sido adecuadas.

3. Hasta cuándo puedo estirar la fecha de consumo preferente

Depende de la duración de vida del producto. Si un alimento tiene una vida de dos o tres semanas desde que se envasa, podemos consumirlo pasado unos días, pero no tres meses después. Mientras que un producto como una conserva con 5 años de caducidad puede aguantar perfectamente tres meses o incluso seis meses después de la fecha y se puede consumir. En un producto que dura tres meses, aunque pasen 15 días no suele pasar nada.

latas

Nuestro consejo. Hay que aplicar el sentido común y la proporcionalidad.

4. Dónde ha estado guardado el alimento

Puede parecer una cuestión menor, pero es importante. Podremos alargar la vida útil del alimento siempre que haya estado guardado donde se debe, es decir, en frigorífico si se tiene que almacenar refrigerado o en un armario apropiado si debe estar en un sitio fresco y seco.

frigorifico abierto

Nuestro consejo. Mira en la etiqueta la forma de conservación recomendada por el fabricante y respétala.

5. Quién puede comer productos pasados de fecha

En general, todos podemos comer productos con la fecha de consumo preferente vencida, pero hay casos en los que se debe ser más precavido, sobre todo las mujeres embarazadas, niños pequeños, ancianos y personas inmunodeprimidas ante productos refrigerados como jamón de york, fiambres, quesos o platos preparados. Así se evita que si hay algo de listeria que haya podido desarrollarse durante la vida útil del producto pueda afectarles, algo que en personas sanas es muy complicado que ocurra.

embarazada

Nuestro consejo. Precaución con los productos refrigerados para mujeres embarazadas, niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

Una vez que se abre el envase, la fecha ya no vale

Todo lo dicho sobre alargar la fecha de consumo preferente solo es válido mientras el envase se mantiene cerrado. Una vez que se abre, la fecha indicada en la etiqueta deja de tener validez y hay que consumir el producto más o menos rápido.

Y por supuesto, si se ha roto la cadena del frío, si se aprecia que el producto está en mal estado, si se trata de conservas abolladas, oxidadas o abombadas o que no se han conservado por alguna razón como se debería, no se deben consumir, incluso estando dentro de su fecha de caducidad o de consumo preferente. No obstante, ten en cuenta que los productos que se conservan en atmósferas modificadas (lo indica en la etiqueta) es normal que estén abombados por el gas que contienen, no se trata de una deformación.

Comunidad

Salud y nutrición

Conversaciones relacionadas