Noticia

No hay coronavirus en la superficie de los alimentos

El laboratorio confirma que no hay rastro del virus

En OCU hemos hecho un estudio: hemos comprado en varios supermercados de diferentes ciudades una larga lista de productos de alimentación y los hemos llevado al laboratorio para verificar si hay coronavirus en su superficie. Tras la realización del test PCR, respiramos tranquilos: el negativo es rotundo.

14 mayo 2020
mujer en supermercado

Prudencia, pero no miedo, en el supermercado

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, han cambiado muchas cosas en nuestra vida. Una de ellas han sido nuestros hábitos de compra de los alimentos y productos de higiene. Han aumentado mucho las compras online, hemos visitado el supermercado en menos ocasiones de lo normal, aunque hemos hecho compras más grandes.

Ir al supermercado se ha convertido en motivo de gran preocupación para muchas personas que temen contagiarse. Primero, por acudir al establecimiento y exponerse en un sitio cerrado con cientos de personas que lo visitan a diario. Y segundo, por pensar que los alimentos podrían estar contaminados por el virus.

Sin embargo, desde el inicio de la crisis, los supermercados han sabido adaptarse tomando medidas eficaces: limpieza de superficies de manera frecuente, uso de guantes y mascarillas por parte del personal, distanciamiento del personal, mamparas, etc. Para extremar las precauciones, a los consumidores se nos ha pedido respetar las medidas impuestas por el establecimiento, llevar puestos guantes desechables y, a ser posible, mascarilla. Siguiendo todas las medidas de precaución, no hay por qué tener miedo de ir al supermercado.

El virus no se contagia por ingestión

Si eres de los que se angustia pensando que los alimentos que comemos podrían estar contaminados, te interesará saber que la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) ha descartado que los alimentos sean vehículo de trasmisión de este tipo de virus. En realidad, se trata de un riesgo emergente de muy reciente aparición y todavía no hay estudios, pero hasta la fecha no se conoce ningún contagio por esta vía, ya que la vía de entrada del virus es por aspiración y no por ingestión. Las condiciones digestivas normales, como la acidez del estómago o las sales biliares, serían en principio suficientes para inactivar el virus.

comer no es una vía para enfermar de COVID-19 

Según una reciente recopilación de estudios realizada por la Food Safety Science & Research Centre de Nueva Zelanda, hay estudios realizados con MERS.CoV (Coronavirus que causo un brote en Oriente Medio en 2012) que muestran la supervivencia del virus hasta 72 horas en leche cruda (la pasterización inactiva el virus), y con otro coronavirus de hasta 2 días en lechugas.

Por otro lado, el coronavirus no puede crecer en los alimentos, necesita un huésped para crecer (persona o animal) y las técnicas habituales de cocinado inactivan al virus.

En casa, tenemos que mantener las habituales medidas higiénicas a la hora de manipular alimentos: 

  • No utilizar la misma tabla y los mismos cuchillos al manipular alimentos crudos y cocinados para evitar contaminaciones cruzadas.
  • Lavarse las manos después de tocar alimentos crudos.
  • Cocinar bien los alimentos. Si el virus ha llegado, habrá sido solo a la superficie y con 60 o 70 ºC muere. Por ejemplo, el interior de un filete no va a estar contaminado por coronavirus, con el cocinado normal de la superficie no hay mayor problema.
  • Las frutas y verduras que se vayan a consumir crudas, es mejor lavarlas bien con agua y jabón o agua fría con unas gotas de lejía.

¿Temor a que el virus esté en los envases?

A lo largo del día, pasan cientos de personas por los lineales de un supermercado. Nadie nos puede asegurar que las gotitas con el virus de alguien contagiado, incluso siendo asintomático, no reposen sobre la superficie del alimento que metemos en el carro. Por ello, insistimos, es recomendable usar guantes, no toquetear los envases y mantener unas adecuadas normas de higiene, entre ellas lavarse las manos antes de ir a comprar y evitar tocarse la cara. Por supuesto, ante la duda de haber contraído la enfermedad, hay que abstenerse de visitar ningún tipo de establecimiento.

colocar la compra en casa tomando precauciones frente al coronavirus

Al llegar a casa, nos entran las dudas sobre si hay que desinfectar o no cada producto antes de colocarlo en el armario o la nevera. Un estudio del que se hace eco la AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) muestra la persistencia del virus durante 24 horas en cartón y varios días en superficies duras como el plástico o el acero, siempre teniendo en cuenta que estos estudios se realizan en condiciones controladas de humedad y temperatura. La propia AECOSAN recomienda eliminar los envases exteriores de cartón, y cuando no sea posible, limpiarlos con agua y jabón, intentando evitar la lejía o el alcohol, ya que muchos envases son porosos.

OCU realiza un estudio buscando el virus en las superficies de los productos

Más de uno se pone muy nervioso en el momento de colocar la compra en la cocina, pero, ¿existe motivo real para tal preocupación? En OCU hemos decidido despejar la duda saliendo a comprar una serie de alimentos en diferentes supermercados para analizar la posible presencia de coronavirus en la superficie de los envases.

Compramos 66 productos comunes

  • Durante la última semana del mes de abril, visitamos 10 supermercados de 8 cadenas de distribución (Alcampo, Carrefour, Condis, Dia, Eroski, Lidl, Mercadona, y Supercor) en 4 ciudades (Madrid, Barcelona, Vitoria y La Coruña).
  • Compramos 66 productos de diferentes marcas de harina, chocolate en tableta, bolsa de patatas fritas, barra de pan, cerveza en lata, manzanas a granel, paquete de yogures, ensalada envasada, tortilla de patatas, carne en barqueta, salmón ahumado, e incluimos papel higiénico.

La muestra responde a productos que han experimentado un incremento de la demanda durante el confinamiento y que se venden utilizando diferentes tipos de envases (cartón, plástico, poliestireno, aluminio, etc.) y con diferentes formas, algunos de difícil limpieza (bolsa de patatas, bolsa de ensalada, barra de pan, etc.).

Las compras se realizaron respetando las medidas de precaución que un consumidor debe mantener en el supermercado. Además de mantener una correcta manipulación, cada muestra se introdujo en una bolsa individual para evitar una posible contaminación cruzada.

En el laboratorio se utilizó la técnica PCR

Un laboratorio independiente realizó el análisis empleando la famosa técnica PCR, de la que tanto hemos oído hablar durante estos días; al igual que a las personas, se hizo pasar un hisopo (bastoncillo para recoger muestras) por toda la superficie del envase. Esta técnica se basa en buscar material genético (ARN) específico de este virus (en concreto se buscó una secuencia del genoma que codifica para una proteína de la cubierta del virus); al analizar ARN, aunque el virus se encuentre inactivo por que haya pasado mucho tiempo, la PCR siempre lo va a detectar.

Resultado: 0 positivos de 66 análisis

No se ha detectado material genético de la COVID-19 en ninguna de las muestras del estudio. Evidentemente es solo una foto que hemos querido hacer para tener una idea de la situación de los envases de alimentos. Una foto cuyos resultados nos demuestran que no es tan fácil que el virus acabe en la superficie de un envase para que luego sea capaz de llegar a contagiarnos.

No obstante, debemos seguir manteniendo las mismas medidas de precaución que hemos estado llevando hasta ahora. Está en manos de los consumidores que se acercan a estos establecimientos el garantizar que la superficie de los alimentos se mantenga libre de virus.

Recomendaciones para mantener el virus lejos de casa

  • Intentar no ir a comprar de manera frecuente, mejor solo cuando sea necesario.
  • Planificar las compras y llevar siempre una lista cerrada.
  • No ir acompañado.
  • Lavarnos las manos al salir de casa.
  • Respetar las normas que el propio establecimiento tenga.
  • Usar guantes. Los supermercados los ponen a disposición de los clientes a la entrada.
  • Se recomienda el uso de mascarillas en supermercados.
  • Respetar las distancias de seguridad con el personal y el resto de los compradores.
  • Evitar tocarse la nariz, la boca o frotarse los ojos.
  • Procurar no toquetear los productos: una vez escogido uno, deposítalo en el carro.
  • En la medida de lo posible, mejor pagar con tarjeta que en efectivo.
  • Tocar lo menos posible los puntos negros, es decir, aquellas superficies de elevado contacto como puertas de neveras, mangos de los carros, botones de ascensores, etc.
  • Una vez salgamos del supermercado, retiramos los guantes y los depositamos en los contenedores adecuados.
  • En casa, nos lavaremos las manos al entrar.
  • Se recomienda eliminar el embalaje de cartón exterior que traen algunos alimentos. Atención que la fecha de consumo o el lote puede venir en este embalaje. No está de más apuntarlo.
  • Si se quiere extremar la higiene por que haya personas de riesgo en el hogar, se pueden limpiar los envases de cristal, plástico o latas con agua y jabón. Es preferible no utilizar desinfectantes en aquellos envases que pudieran ser porosos, para evitar riesgos para la salud.