Informe

Los envases de comida rápida bajo sospecha

09 marzo 2017
Química envases cartón

09 marzo 2017

Analizamos la presencia de determinadas sustancias químicas en envases de comida rápida: pizza, hamburguesas, patatas fritas y palomitas. Los de papel y cartón presentan perfluorados (PFAS), unos compuestos que al migrar podrían tener efectos perjudiciales para el medioambiente y la salud. Demandamos una legislación específica europea que los regule.

PFAS: a mayor temperatura, más riesgo

No solo los alimentos pueden tener un impacto en nuestra salud, sino que a veces incluso el envase donde se guardan puede afectarnos tanto por su impacto directo en la salud como por la contaminación del medioambiente.  Las migraciones de sustancias contenidas en los envases nos preocupan. En concreto, la presencia de compuestos perfluorados en los papeles y cartones usados en contacto con alimentos han sido esta vez objeto de nuestro estudio.

Como compuestos perfluorados o PFAS (siglas para perfluoralquilados) se conoce a un largo número de sustancias que por su estabilidad y propiedades son resistentes a los ataques químicos y además repelen muy bien el agua y la grasa. Por ello son muy útiles en recubrimientos de papel y cartón en contacto con alimentos, especialmente cuando estos son húmedos, calientes y ricos en grasa, ya que permite que el alimento se mantenga caliente y crujiente.

Por estos motivos, los PFAS pueden aparecer en bolsas de palomitas, cajas de hamburguesas, patatas o pizzas y otras preparaciones típicas de la comida rápida. En este caso, además, el riesgo de migración aumenta cuanto mayor es la temperatura, el contenido en grasa o tiempo de contacto


Imprimir Enviar por email