Informe

Micotoxinas: una preocupación real

25 abril 2013
Micotoxinas

25 abril 2013

Las micotoxinas, producidas por mohos, son sustancias peligrosas para el organismo capaces de causar enfermedades tanto en personas como en animales. Aunque los cereales no son los productos más vinculados con las micotoxinas, también son susceptibles de contaminarse. 

La prevención es fundamental

La contaminación de los alimentos por mohos puede producirse en cualquier momento del proceso de producción. Son posibles fuentes de infección:

  • el suelo.
  • los insectos.
  • el viento y la lluvia.
  • las máquinas cosechadoras.
  • los roedores.

Los daños como cortes, mordiscos etc. son puerta de entrada de los mohos, que en el cereal intacto tienen menos posibilidades de crecer.

Sustancias que provocan enfermedades

La carencia de condiciones óptimas en el lugar de almacenamiento de la cosecha, por otra parte, también puede provocar el desarrollo y crecimiento de mohos. Y estos, a su vez, pueden generar micotoxinas, unas sustancias peligrosas para el organismo capaces de causar enfermedades (entre ellas cáncer, esterilidad, dolencias renales o incluso abortos), tanto en personas como en animales.

Los alimentos contaminados pueden llegar directamente a los supermercados (y de ahí a nuestros hogares), servir de alimento para animales o formar parte de alguna cadena de producción (harinas, aceites, cerveza, vino, pan, etc.), pero la presencia de moho en los alimentos no siempre implica que estos estén contaminados por micotoxinas.

Para prevenir que se desarrollen las toxinas de moho se tiene que mantener la cosecha en lugares secos y frescos. El almacén debe estar a la temperatura más baja posible, así como en sacos limpios y bien ventilados. Por otra parte, es fundamental evitar que el grano se contamine a través de insectos o roedores y mantener un control exhaustivo de la humedad y la temperatura.


Imprimir Enviar por email