Informe

Frutos secos

13 septiembre 2017
frutos secos

13 septiembre 2017

Los frutos secos son muy nutritivos y cardiosaludables, aunque pueden provocar reacciones alérgicas. También son calóricos; aun así, si estás a dieta, no tienes por qué prescindir de los frutos secos, siempre que los consumas crudos y con moderación. Almendras, anacardos, avellanas, nueces, pipas, pistachos… consumirlos de forma habitual es una sana costumbre.

¿Cuántas calorías tienen los frutos secos?

Los frutos secos son alimentos muy nutritivos. Contienen grasas cardiosaludables y mucha proteína, fibra, vitaminas y minerales.

También son alimentos calóricos: sólo 100 g proporcionan unas 500 kilocalorías.

Los frutos secos aportan muchas grasas, el 80% de sus calorías. De hecho, muchos se utilizan para fabricar aceites. Si se consumen tostados o fritos, añaden más calorías... aún así, los frutos secos no tienen por qué quedarse fuera de las dietas de adelgazamiento, siempre y cuando se consuman crudos y con moderación. Para adelgazar, lo mejor es una dieta equilibrada y ejercicio físico.

Las propiedades nutricionales los hacen muy recomendables para dietas con un gran gasto energético: deportistas, convalecencia, embarazo, etc.

frutos secos propriedades

Contienen un 85% de grasas cardiosaludables

Los frutos secos contienen un 85% de ácidos grasos insaturados, los cardiosaludables, algunos de los cuales "ayudan" a reducir el colesterol, como los omega 3 (abundante en nueces), omega 9 (en avellanas, almendras, pistachos y nueces de macadamia) y los esteroles (en anacardos y pecanas).

Algunos frutos secos, como los anacardos, las avellanas y las nueces, contienen arginina, un aminoácido esencial para el sistema cardiovascular. Los hipertensos, y las personas con una dieta baja en sodio, tendrán que evitar las variantes saladas de los frutos secos.

Un puñado al día, una sana costumbre

Por su alto contenido en proteínas (a veces más de un 20%) y fibra, que ayuda a regular el tránsito intestinal, se recomienda consumir frutos secos de forma habitual, por ejemplo, un puñado al día (unos 30 g).

Los nutrientes que proporcionan suponen también una buena fuente de antioxidantes (vitamina E, selenio, ácido fólico) que ayudan a combatir algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento celular.

Lo mejor es consumirlos crudos, porque aportan menos calorías y porque, durante el proceso de fritura o tueste, el calor elimina parte de las vitaminas. Si se consumen combinados con cereales, el aporte de proteínas puede ser equivalente al de la carne, el pescado o los huevos.

 frutos secos beneficios

Para que se conserven en perfectas condiciones, guárdalos en un envase hermético, en un lugar fresco y seco. La nevera es la mejor opción, si vas a tardar tiempo en consumirlos.

A veces, indigestos y alergénicos

Para facilitar su digestión, se recomienda consumirlos crudos, para evitar así una elevada ingesta de grasas, y en algunos casos, como el de las nueces, sin piel, aunque con ello perdamos nutrientes.

Los frutos secos además pueden provocar alergias. Los alérgicos deben vigilar también la composición de otros productos, ya que muchos contienen trazas de frutos secos (chocolates, cacaos, galletas, helados, salsas, aperitivos, panes, etc.). Para evitar las alergias tempranas, los pediatras suelen recomendar que los niños no consuman frutos secos hasta después de los dos años.

Pero si no hay problemas de alergia, plantéate recurrir a los frutos secos como una buena opción para meriendas o tentempiés saludables, para niños y adultos. 

FRUTOS SECOS: VALOR NUTRICIONAL