Guía de compra

Cómo elegir la cafetera

Máquina de café haciendo un café de cápsula

¿Necesitas una cafetera nueva y no sabes qué tipo elegir? Te damos las claves para acertar: los distintos tipos de cafeteras, sus ventajas e inconvenientes, en qué fijarse al elegirla y sus precios.

¿Vas a comprar una nueva cafetera? Aquí encontrarás toda la información que necesitas para elegir la mejor cafetera para ti

Tipos de cafeteras

Para preparar una buena taza de café, puedes utilizar distintos métodos, desde el tradicional café de puchero y manga hasta las modernas cafeteras de cápsulas.

Repasamos los tipos de cafeteras y máquinas de café que puedes encontrar en las tiendas, así como los puntos fuertes y débiles de cada una de ellas. También puedes consultar nuestro comparador de cafeteras y ver cuáles son las mejores máquinas de cápsulas y express manuales y dónde puedes comprarlas más económicas.

Cafeteras de filtro, de goteo o americana

cafetera-filtro 

Las cafeteras de filtro o goteo cuentan con un depósito de agua, el contenedor del filtro, la jarra y la base. Para preparar el café, debes llenar el depósito de agua hasta la marca y colocar un filtro con café molido en el contenedor correspondiente. En algunos modelos, los filtros son de papel y desechables, otras llevan filtros de plástico permanentes. Cuando el agua está bien caliente, goteará en la jarra a través del filtro.    

Estas cafeteras preparan un café suave y ligero, similar al café americano.

  • Ventajas: consiguen mantener el café caliente gracias a una placa calefactora en la base de la jarra. Son perfectas para consumir café a lo largo del día o si hay invitados en casa.
  • Inconvenientes: si usas filtros de un solo uso suponen un coste añadido y un residuo más; si usas filtros permanentes, hay que vaciarlos y limpiarlos tras cada uso; las jarras de cristal son frágiles y no son prácticas si vas a preparar solo una taza.

Precios: entre 10 y 70 euros.

Cafetera de prensa, prensa francesa o de émbolo

cafetera-embolo 

Las cafeteras de émbolo constan únicamente de una jarra. Su uso es sencillo: mezclamos el café con agua hirviendo en la cafetera, lo dejamos reposar durante unos minutos y luego empujamos el émbolo para bajar el café al fondo.

  • Ventajas: también sirve para preparar infusiones; no requiere casi ningún mantenimiento y es fácil de limpiar.
  • Inconvenientes: hay que hervir al agua aparte.

Precios: entre 6 y 40 euros.

Cafeteras italianas o moka

cafetera-italiana 

Las cafeteras italianas cuentan con un depósito de agua en la parte inferior, un embudo donde se pone el café molido, un filtro y un depósito superior. La mayoría de los modelos de cafetera italiana deben calentarse sobre la placa de cocina, aunque ahora también hay modelos eléctricos. Atención si tienes una cocina de inducción, porque la clásica cafetera italiana está fabricada en aluminio y no funciona con la inducción. Debes comprar una cafetera de otro material o que lleve una base que la hace apta para cocinas de inducción.

Tras llenar el depósito de agua y colocar el café en el filtro, ponemos la cafetera encima del fuego (o la encendemos, si es eléctrica) y esperamos a que el agua suba, filtrándose con el café, al depósito superior. Cuando toda el agua ha subido (lo sabrás porque deja de hacer ruido), el café está listo.

  • Ventajas: fácil de usar, las hay de diferentes tamaños y es más económica que otros tipos. Produce un café de muy buen aroma y del tipo que quieras, ya que podrás utilizar la variedad que te guste.
  • Inconvenientes: si es de aluminio, hay que fregarla a mano porque en el lavavajillas se ennegrecen. Además, hay que vaciar el filtro de posos, lo que es una tarea algo molesta.

Precios: entre 16 y 20 euros.

Cafeteras exprés manuales

cafetera-tradicional 

Las cafeteras exprés, express o cafeteras espresso son las que vemos en los bares, pero su uso doméstico está cada vez más extendido. En general, estas máquinas constan de un filtro, un porta-filtro, una bomba de presión y, en ocasiones, una boquilla para espumar la leche.

Para preparar una taza de café, llenamos el filtro con café molido que debemos compactar, lo colocamos en el porta-filtro y lo ajustamos. Una vez en marcha, la cafetera hará pasar agua caliente a 90 °C y a una determinada presión durante unos 20-30 segundos a través del café, extrayendo a su paso el sabor y la esencia del café.   

Estas cafeteras destacan por hacer un café más intenso y con más cuerpo, ya que la temperatura y la presión del agua arrastran más las sustancias aromáticas del café.

  • Ventajas: es una forma profesional de preparar café, que produce un aroma más intenso. Muchos modelos incorporan además espumador de leche.
  • Inconvenientes: hay que vaciar las cazoletas del filtro tras cada taza y son incómodas de limpiar. Además, solo permiten preparar dos tazas al mismo tiempo.

Precios: entre 30 y 300 euros.

Comparador de cafeteras exprés

Cafeteras de cápsulas

cafetera-capsulas 

Las cafeteras de cápsulas son una variante de las exprés, pero utilizan cápsulas de café desechables en vez de un filtro metálico.

Para usarlas, basta con rellenar el depósito de agua, insertar una cápsula en el porta-cápsulas y, una vez la máquina indica que ya está lista, apretar un botón para que el agua caliente vaya pasando a través de la cápsula que se habrá perforado al insertarla.  

Muchas de las cafeteras de cápsulas son multibebida, por lo que sirven también para hacerse un chocolate, un té o, incluso, crear espuma de leche.

  • Ventajas: fácil de usar y limpiar, amplia oferta de cápsulas, tanto de café como de otro tipo de bebidas calientes o frías.
  • Inconvenientes: las cápsulas son bastante caras, aunque ahora ya puedes optar por cápsulas de marca blanca que resultan más baratas, una pega importante es el vertido excesivo de residuos debido a las cápsulas desechadas.

Precios: entre 25 y 240 euros.

Si estás interesado en una cafetera de cápsulas, puedes consultar nuestro comparador:

Comparador de cafeteras de cápsulas

Cafeteras exprés automáticas

cafetera-automatica 

Las cafeteras automáticas se caracterizan por moler el grano a medida que se va gastando el café, de forma rápida y sencilla sin elementos adicionales. Gracias a esto, podremos disfrutar de los innumerables sabores y fragancias del café fresco.

La mayoría de estas máquinas pueden programarse para ajustar la intensidad del café según nuestras preferencias y nuestra bebida estará lista con solo apretar un botón.

  • Ventajas: mucho más rápidas que otras máquinas de café, son fáciles de usar y de limpiar, ya que suelen limpiarse automáticamente cuando han finalizado el trabajo, se puede usar muchos tipos distintos de café.
  • Inconvenientes: la mayor pega es el precio, que suele ser bastante elevado.

Precios: de 200 a 1.300 euros

¿En qué fijarse al comprar una cafetera de cápsulas?

Las hay de diferentes tamaños y diseños, desde los más tradicionales a los más modernos. Seguro que encuentras uno que va con tu estilo de cocina en el espacio del que dispongas. Fíjate en si tiene:

  • Depósito y espumador de leche, aunque te ocupará más espacio.
  • Depósito para cápsulas usadas.
  • Revisa la capacidad del depósito de agua, en función de cuántos seáis.
  • Conexión Bluetooth para programar la elaboración de un café a distancia e incluso pedir nuevas capsulas a la tienda del fabricante.
  • Coste anual: lo calculamos para dos tazas de café diarias. Puedes consultar el dato en el comparador.

Su mantenimiento es sencillo y es recomendable realizar un proceso de descalcificación siguiendo las indicaciones del fabricante.

Pero la decisión más importante que debes tomar es qué tipo de cápsulas quieres utilizar porque uno de los inconvenientes de estas cafeteras es que cada fabricante utiliza un formato algo diferente, lo que hace que las cápsulas de una marca no suelen ser compatibles con cafeteras de otros sistemas. Las más populares son las máquinas que usan cápsulas Nesspresso y cápsulas Dolce Gusto, pero debes tener en cuenta su precio, ya que el mayor desembolso con estas cafeteras es el coste de las capsulas de café. Pueden costar entre 40 céntimos por taza de las Nespresso hasta los 24 céntimos de las Digrato, pasando por los 31 céntimos de las Dolce Gusto o las Tassimo o los 0,36 que cuestan las de L’Or. Puedes ver las mejores cápsulas en el comparador:

En el mercado cápsulas compatibles, más económicas que las originales, válidas para estas cafeteras. Además, hemos comprobado que las cafeteras no se resienten por usarlas. Las capsulas de café son muy cómodas, pero conviene reducir la cantidad de material que necesitamos tirar o reciclar. Po eso, se han diseñado las cápsulas monodosis reutilizables, que puedes rellenar poniendo el café molido que prefieras. Después de cada uso se vacía el contenido, se lava la cápsula y se rellena para un nuevo café.

¿En que fijarse al comprar una cafetera express manual?

Debes considerar cuánto espacio tienes para colocar la cafetera, ya que las hay muy voluminosas, qué tipo de bebidas quieres preparar y cuál es tu presupuesto. Presta atención a estas características:

  • Número de tazas simultáneas
  • Si quieres preparar café latte o capuchino te interesará comprar una máquina con tubo de vapor para crear espuma de leche.
  • Presión de trabajo: se expresa en bar. En principio, una presión más alta es preferible, pero el resultado no depende solo de eso.
  • Proceso de mantenimiento y limpieza, ya que algunos son engorrosos.
  • Coste anual: es un dato que puedes consultar en el comparador, calculado para dos tazas diarias.

Lo mejor es fiarte de los resultados de las pruebas, que incluyen una degustación del café que prepara cada cafetera:

Comparador de cafeteras exprés

Las marcas más fiables

Las cafeteras expresso de las marcas Jata y Domo son las que menos se averían y las que proporcionan un uso más satisfactorio, mientras las Taurus y Saeco son las de mayor propensión a fallos.

Las averías más frecuentes son las fugas de agua, el botón de control y la bomba de agua, un fallo especialmente frecuente en Saeco.

Dónde comprar tu cafetera

En el comparador puedes encontrar los establecimientos que venden cada modelo con sus precios actualizados. Si tienes dudas de si una oferta es buena o de si es el mejor momento para comprar, usa el asesor de precios: te mostrará la evolución reciente del precio de la cafetera que te interesa.

Preguntas frecuentes sobre cafeteras

¿Qué diferencia hay entre una cafetera de cápsulas y una cafetera expresso?

El principio de funcionamiento es el mismo, agua a 90ºC y con presión. Lo que cambia es la forma d eponer el café. En las cafeteras express, tienes que poner el café molido en una cazoleta metálica con mango, compactarlo y encajar la cazoleta en la boquilla de la cafetera. Es fácil que algo de café se te caiga fuera y manches tu encimera. Tras cada uso, hay que vaciar esa cazoleta y quitar los restos dejándola lista para volver a usar. En las de cápsulas, el café viene ya cargado en el interior de una pequeña ampolla de aluminio, que solo tienes que introducir en la cafetera. La cápsula de aluminio vacía se saca y se tira tras hacer el café.

¿Cuánto cuesta un café con una cafetera de cápsulas? ¿y con una expresso manual?

El precio del café en una cafetera de cápsulas varía desde 0,24 a 0,40 euros de media, según la marca de cápsulas utilizada. Si te tomas dos cafés al día, unos 700 al año, te gastarás entre 168 y 280 euros anuales en café.

Con las cafeteras express manuales es bastante más económico, pues cada taza sale por unos 0,10 euros, con lo que al año resultarían solo 70 euros.

¿Cada cuánto tiempo hay que descalcificar la cafetera?

El proceso de descalcificación depende de cada modelo y de la dureza del agua en tu zona, por lo que es recomendable seguir las indicaciones del fabricante.

¿Dónde puedo desechar mi cafetera al final de su vida útil?

Antes de deshacerte de ella, piensa en la posibilidad de repararla o de entregarla en puntos donde la revisan para ver si es posible darle un nuevo uso (donar o venta de segunda mano). Si vas a comprar una nueva cafetera, en la tienda tienen que recogerte la vieja sin coste alguno.

Por último, ten en cuenta que las cafeteras tienen numerosos materiales reciclables y sustancias que pueden ser peligrosas si acaban en la naturaleza (materiales pesados, retardantes de llama), por lo que un buen final es llevarla a un punto limpio.