Noticia

Las grasas trans tienen los días contados

18 septiembre 2015
grasas trans

18 septiembre 2015

En algunos países como Austria, Dinamarca y Hungría ya está limitado el contenido en los alimentos trans. Aun así, la Sociedad Europea de Cardiología pide la prohibición de las grasas trans en la Unión Europea, tal y como sucede en Estados Unidos.

La Sociedad Europea de Cardiología (ESC) ha pedido a los responsables políticos comunitarios una regulación para la prohibición de este tipo de grasas por considerarlas nocivas. Las grasas trans son unas grasas insaturadas de diferente estructura que en nuestro organismo se comportan como grasas saturadas.

La fuente principal de este tipo de grasas son los alimentos procesados como bollería, galletas, salsas, platos preparados y aperitivos. También hay productos naturales, como los lácteos y las carnes de ovino y vacuno, que contienen una cantidad mínima de este tipo de grasas.

Los ácidos grasos trans no son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, por lo tanto no hay unas cantidades recomendadas para este tipo de grasas. Ahora bien, existe una recomendación sobre su consumo: deben suponer menos del 1% de las calorías totales de una dieta, por lo que se debe mantener su ingesta lo más baja posible.

Las malas de la película

El consumo de grasas trans provoca en el organismo un aumento del colesterol LDL y una disminución del HDL. Por lo tanto, un elevado consumo de este tipo de grasas puede contribuir significativamente a un mayor riesgo de eventos de cardiopatía coronaria y problemas cardiovasculares.

Este efecto negativo se debe tanto al comportamiento de las grasas trans en nuestro organismo, como a que el incremento de grasas parcialmente hidrogenadas (el origen industrial de las grasas trans) desplaza el consumo de grasas cardiosaludables.

¿Y hasta entonces?

Lo mejor es minimizar el consumo de estas grasas y seguir unos hábitos dietéticos que favorezcan el consumo de alimentos vegetales y minimicen el de alimentos procesados. Es importante tener en cuenta que una grasa vegetal hidrogenada completamente, es una grasa saturada cuyo consumo no debe suponer más del 10% del aporte energético total.

Hay dos alegaciones nutricionales que limitan el contenido en este tipo de grasas:

  • “Bajo contenido de grasas saturadas”: cuando la suma de ácidos grasos saturados y de trans en el producto no es superior a 1,5 g/100 g para productos sólidos, y 0,75 g/100 ml para los líquidos. En cualquier caso, la suma de ácidos grasos saturados y de ácidos grasos trans no deberá aportar más del 10 % del valor energético.
  • “Sin grasas saturadas”: cuando  la suma de grasas saturadas y de ácidos grasos trans no es superior a 0,1 g por 100 g o 100 ml.

Imprimir Enviar por email