Guía de compra

Guía de compra de pan de molde

21 abril 2016

21 abril 2016

El pan de molde se ha convertido en un producto imprescindible por su versatilidad y por su gran duración. Esto se debe a una mayor cantidad de azúcar y al mismo proceso de elaboración: la masa (compuesta de harina de distintos tipos, agua, levadura, sal, azúcares, grasas y mejorantes panarios) se hornea dentro de un molde.

  • El resultado es un pan cuadrado, de corteza tierna y miga blanca.
  • En el mercado también se encuentran panes de molde sin corteza, integral o multicereales.
  • El pan de molde es ligeramente más calórico que el de barra debido a que contiene un poco más de grasa y azúcar. No obstante, la diferencia es de apenas 20 kcal por cada 100 g.
  • El contenido en sal se ha reducido mucho en pocos años, aunque sigue siendo excesivo en muchos casos (y similar al del pan de barra).  
  • También los contenidos en hidratos y proteínas son similares en ambos casos.

Mejor con aceite de oliva

Cuando hablamos de grasas, no solo es importante la cantidad, sino también la calidad. La calidad depende del tipo de aceite utilizado, y lo mejor es utilizar aceite de oliva. Solo una marca de pan de molde utiliza aceite de oliva, ya que la mayoría utilizan aceite de girasol.

Por otro lado, debemos fijarnos en el azúcar y la sal. El azúcar es fundamental en la elaboración del pan de molde, ya que ayuda a formar la corteza exterior e impide la salida de la humedad del interior.

Ahorra en tu pan de molde

La OCU ha comprobado que el precio medio por envase de los panes de molde es mayor en los supermercados que en los hipermercados. Por ejemplo, la diferencia entre el mismo pan de molde de un sitio a otro, puede variar hasta un 40%.

Si lo que quieres es que tu compra sea un acierto, opta por adquirir el que quieres en un hipermercado.

Consejos para que se conserve mejor durante más tiempo

  1. Sitúalo en un sitio fresco y seco. Lejos del calor, pero fuera del frigorífico.
  2. Ciérralo con una pinza o haciendo un nudo, nunca con el alambre. Acuérdate antes de cerrarlo de sacar el aire.
  3. No es bueno abrir y cerrar constantemente el paquete. Al hacer eso, el pan pierde humedad y se pone duro.
  4. La fecha de consumo es orientativa. Por lo tanto, si el pan no presenta moho y huele bien, se puede comer aunque la fecha de consumo preferente haya excedido.