Albaricoque

Descripción

Prunus armeniaca. Pertenece a la familia de las Rosáceas, al igual que la mayoría de las frutas europeas. También el rosal es de esta familia.

Valor gastronómico

En fresco, el albaricoque es una fruta muy aromática y dulce (siempre que esté bien madura). Además, es cómoda de consumir: una vez bien lavada se puede comer a mordiscos, y gracias a su pequeño tamaño es muy manejable para los niños. Pero el albaricoque también acepta tratamientos térmicos, convirtiéndose en un apetitoso ingrediente de tartas, por ejemplo. En forma de puré puede servir de guarnición a platos de carne.

Beneficios nutricionales

El interés nutricional del albaricoque radica en su aporte en pro-vitamina A o carotenos (estas sustancias son las responsables de su color). Contiene una cantidad de potasio nada desdeñable (muy superior a la media de las frutas). El contenido en vitaminas y minerales se incrementa en los orejones (albaricoques deshidratados), pero también sube considerablemente el número de calorías.

Nuestro consejo

El albaricoque es una fruta muy delicada. La mejor forma de consumirla es madura (verde puede resultar indigesta). Cuánto más rosácea sea la tonalidad de su piel, más dulce es el fruto. Se conservan muy bien en la nevera, en la zona menos fría, metidos dentro de una bolsa de plástico agujereada.

Recetas

Mermelada de albaricoque

Volver