Noticia

El gran perjudicado por el abandono de la eficiencia energética es el consumidor

08 febrero 2013

08 febrero 2013

Los planes renove están estancados y no se esperan subvenciones para comprar aparatos o instalaciones eficientes. El perjudicado es el consumidor. Un ejemplo: 150 millones que el Gobierno iba a destinar a cofinanciaban planes renove irán al plan PIVE 2, de compra de vehículos.

El Gobierno ha abandonado las medidas aprobadas en el Plan de Eficiencia Energética 2011-2020, especialmente en lo relativo al sector doméstico, y desde la OCU queremos denunciar que el gran perjudicado por ello es el consumidor.

Es un hecho constatable que los planes renove de electrodomésticos están actualmente estancados en todas las comunidades autónomas, y tampoco podemos esperar que lleguen subvenciones que favorezcan la compra de aparatos o instalaciones eficientes.

Aunque es cierto que el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) está apostando por el Plan PIVE y su continuación (debido a la presión de los fabricantes de coches), entendemos que la política del Ministerio de industria está dejando mucho que desear, especialmente en lo relativo al sector de la vivienda:

  • El pasado miércoles, al parecer, anuló convenios con las comunidades para planes renove: electrodomésticos, calderas, edificios...
  • Lleva retraso en la adopción de normas europeas de ahorro, como el certificado de eficiencia energética de edificios existentes.
  • Intentó vetar en la UE la nueva directiva de eficiencia y está retrasando el lanzamiento de un real decreto, por el cual los consumidores que deseen producir energía eléctrica fotovoltaica durante el día puedan abastecerse de electricidad durante la noche.

Todo esto se produce cuando el gasto nacional en la importación de combustibles subió un 13% el año pasado y nuestra dependencia del exterior es del 75,6%

Éxitos anteriores

Los éxitos a nivel de ahorro energético que supusieron los planes de activación del ahorro y la eficiencia energética 2008-2011 y de intensificación del ahorro y la eficiencia energética 2011, que rebajaron muy sensiblemente la tasa de intensidad energética (consumo/PIB) de nuestro país frente al resto de Estados de la UE, acercándonos a los valores medios. Además de muchas medidas que afectaban al diseño de las ciudades y a los planes de movilidad, existían otras muchas que tocaban de cerca al consumidor:

  • Duplicación, en 2008, de la dotación del Programa de Ayudas IDAE a proyectos estratégicos de ahorro y eficiencia energética: rehabilitación de envolvente, renovación de instalaciones térmicas, cambios de alumbrado, promoción de adquisición de viviendas de elevada calificación energética.
  • Reparto de 49 millones de bombillas de bajo consumo a través de tickets-regalo con la factura eléctrica.
  • Reparto de 6 millones de bombillas de bajo consumo mediante programa 2x1.
  • Plan renove de neumáticos.

150 millones para coches

Según nuestras últimas informaciones, el consejo de administración del IDAE acordó el pasado miércoles anular programas de renovación que cofinanciaba con las comunidades autónomas. Al parecer, los 150 millones con los que se cofinanciaban esos proyectos con las comunidades (para calderas, ventanas, electrodomésticos...) irán a parar al plan PIVE 2, de renovación de vehículos y dotado con esa cantidad: 150 millones de euros.

Aunque oficialmente es un programa de venta de coches limpios, el sistema de convocatoria hace que se venda un perfil de automóvil similar al de antes de que entrara en vigor. En los primeros tres meses del primer plan, se acogieron a él un 50% más de coches clase B (en eficiencia) que A. El PIVE ha sido, según el sector, clave para fomentar la venta de coches.

Es evidente que aunque el ahorro de energía puede tener sentido sobre el papel, la situación económica país está generando un visión cortoplacista del problema energético y no se quiere esperar a resultados a medio y largo plazo (se tarda en recuperar las inversiones).

Además, en España la acusada caída de la demanda por la crisis ha revelado una perversidad del sistema eléctrico: tras invertir en ahorro en los años anteriores, cuando ha descendido el consumo eléctrico por la crisis se ha visto que es más difícil pagar el déficit de tarifa, porque los costes regulados del sistema (la mitad de la factura) hay que repartirlos entre menos consumidores y genera subidas del recibo.

Más 'olvidos'

No son solo los planes renove. España no ha aplicado aún la directiva europea que obliga a las viviendas existentes a tener una etiqueta de eficiencia como la de los electrodomésticos. La Comisión Europea ha llevado a España ante el Tribunal de Luxemburgo porque debía estar en vigor en 2007.

El decreto lleva meses listo, pero tradicionalmente el Ministerio de Economía se oponía a esta medida, pues lo veía como una carga más para el deprimido mercado inmobiliario. Existe un hándicap adicional: que no se cumple por falta de desarrollo autonómico. No todas las CCAA lo han desarrollado hasta el punto de su control y registro.

Además, el decreto que debe regular el balance neto de energía fotovoltaica en pequeñas instalaciones sin prima sigue paralizado. El Ministerio de Industria nos ha comentado recientemente que teme que ampare una nueva burbuja solar y busca fórmulas de ponerle topes para limitar el número y el tamaño de las instalaciones, según fuentes del sector.


Imprimir Enviar por email