Noticia

Afilador doméstico de cuchillos

30 agosto 2011
afilador

30 agosto 2011

¿Sus cuchillos no cortan? Un cuchillo poco afilado no cumplirá su cometido, y su uso puede resultar incómodo e incluso peligroso. Si usa un afilador evitará estos problemas.

Afilar cuchillos y navajas es todo un arte en el que interviene el tipo de acero, las diferentes calidades y grano de las piedras de afilar y la pericia del afilador.

Al afilar, debe mantenerse la hoja del cuchillo con el ángulo correcto sobre la piedra y, con la presión adecuada, hay que hacer avanzar el filo sobre la superficie de la piedra, el filo se desplaza hacia delante y lateralmente empezando en la parte próxima al mango y terminando en la punta. El ángulo de afilado, es decir la inclinación del cuchillo sobre la piedra de afilar depende del diseño y del espesor de la hoja: ahí es donde entra la experiencia y maña del afilador.

Afilar con un afilador doméstico

Pero cualquiera puede afilar sus cuchillos con un afilador eléctrico, un pequeño instrumento con el que mantener el filo de los cuchillos de cocina en buen estado.

No es necesario calcular el ángulo de afilado: el afilador eléctrico cuenta con unas ranuras en las que se coloca el cuchillo en la posición exacta y produce un afilado de muy buena calidad en poco tiempo deslizando el cuchillo entre los discos de afilado.

Consejos de uso del afilador

Estos son nuestros consejos para conseguir sin problemas unos cuchillos bien afilados:

  • Los discos de afilar deben ser de cerámica, nunca de metal que acaba estropeando los cuchillos. Algunos modelos presentan hasta tres tipos de discos para hacer un afilado progresivo en tres fases.
  • El afilador debe colocarse de forma estable sobre la mesa, gracias a su base antideslizante se mantiene firme.
  • También importante desde el punto de vista de la seguridad es la placa de protección apara evitar resbalones accidentales que puedan acabar en cortes en la mano que sujeta el afilador.

En el mercado uno puede encontrar afiladores de todas las calidades y precios: desde 20 y 30 euros, hasta otros que cuestan más del doble, pero no es necesario comprar el más caro para obtener los mejores resultados.


Imprimir Enviar por email