Informe

¿Qué pegamento necesito?

10 octubre 2014
pegamento

10 octubre 2014

Elegir el pegamento adecuado es vital para obtener buenos resultados. Pero, ojo, en algunos casos se vende el mismo producto con presentaciones diferentes y, por supuesto, con precios también distintos.

La OCU exige

Es habitual que los fabricantes usen reclamos para que su producto destaque frente a la competencia. Desde la OCU exigimos exactitud y veracidad en los reclamos, un lenguaje claro, sencillo y sin contradicciones en las leyendas, y que las indicaciones importantes no se coloquen en tipografías difíciles de leer por su tamaño o color.

Dos ejemplos de lo que no se debe hacer:

No más clavos. A pesar del nombre de este producto, todos los adhesivos sustituyen a otros anclajes como los clavos, pero sus resultados son inferiores a los que se obtienen con otras colas de carpintero, que sí recomiendan utilizar mordazas durante el tiempo de secado.

No pega los dedos. Es un reclamo que puede inducir a error. Que el producto tarde algo más en pegar respecto a otros cianocrilatos no significa que no pueda pegar los dedos en segundos, como indica en las advertencias.

Pegamentos específicos

En el mercado hay también pegamentos para unir algunos materiales concretos: plásticos difíciles, cristal, madera, textil, PVC, metal...

Son útiles para pegar un material concreto, pero su uso es muy limitado y será más útil un buen multiusos que nos permita más utilizaciones, pues nos ayudará a ahorrar tanto dinero como espacio.

Cuestión de paciencia

Reparar cualquier objeto del hogar que se nos haya roto es cuestión de paciencia y, sobre todo, de elegir un pegamento adecuado a cada material.

Conocer las propiedades de cada pegamento no es sencillo, pues hay multitud de adhesivos diferentes y podemos sentirnos abrumados ante la variedad y cantidad de artículos distintos, incluso dentro de un mismo fabricante.

En algunos casos, se vende el mismo producto con presentaciones diferentes y, por supuesto, con precios también distintos.

Tipos de pegamentos 

  • Cola universal: Se fabrica habitualmente con polímeros sintéticos y está indicada para muchos usos. Es barata y fácil de usar, pero, en contrapartida, proporciona uniones poco resistentes y no aguanta bien el calor.
  • Cianocrilatos: Son los denominados 'super-glue', adhesivos en los que se produce una reacción química, en la que interviene la humedad, para sellar fuertemente las piezas. Sus ventajas son la rapidez, la solidez de las uniones, precisas y poco visibles. Por contra, las condiciones de aplicación influyen mucho en la resistencia de la unión, y su uso exige bastantes precauciones.
  • Dos componentes: Combinan una resina (tipo epoxi) y un endurecedor. Tras mezclarse, la reacción que se produce entre los elementos le da sus propiedades de cohesión y adhesión. Se consiguen uniones fuertes y sólidas, aunque son lentos pegando, lo cual por un lado supone un inconveniente y por otro una ventaja, pues permite hacer correcciones. Otra pega es que no resultan fáciles de usar.
  • Multiusos: También llamados flexibles. Son nuevos pegamentos de uso sencillo y sin riesgos, pero no suelen ser muy efectivos. No hacen justicia a su nombre, ya que su uso práctico es más bien escaso y no múltiple. En principio, pueden parecer útiles, por ejemplo para pegar suelas de zapato (por su supuesta flexibilidad), pero lo cierto es que no ofrecen buenos resultados.
  • Cola de contacto: Están muy indicados para aplicaciones sobre amplias superficies que no estén sometidas a fuertes tensiones (láminas sobre tablero, recubrimientos en suelos...). Es un tipo de pegamento muy apto también para uniones flexibles, como la suela de los zapatos. Tiene la ventaja de que es fácil de usar y el inconveniente de que las piezas deben coincidir desde el principio, pues luego no es posible hacer ajustes. No proporcionan uniones muy resistentes y tampoco resultan la mejor opción cuando la junta es muy visible.

Consejos de uso de colas para pegar

 

  • Antes de utilizar el pegamento, lee detenidamente las instrucciones de uso.
  • Si la superficie de contacto no está limpia y seca, es posible que el pegamento no actúe correctamente.
  • Si utilizas una mordaza u otro elemento que haga presión en la unión lograrás mejores resultados.
  • No extiendas el pegamento con los dedos para evitar que se te peguen. En su lugar, usa un palito de madera o de plástic
  • Cuanto más delgada sea la capa, más fuerte será la unión.
  • Evita que los niños utilicen estos productos, salvo los pegamentos universales, aptos para ellos.
  • Respeta las precauciones básicas de seguridad: trabaja en un local ventilado, mantente lejos de llamas y gas y no fumes mientras los usas. Es importante evitar que el pegamento entre en contacto con la piel y, sobre todo, con los ojos o las mucosas.
  • Extrema las precauciones cuando trabajes con cianocrilatos, ya que pueden pegar la piel muy rápidamente. Si eso ocurre, usa agua templada y jabón o un poco de acetona, e intenta ir separando la piel sin usar elementos cortantes: el principal peligro es que te hagas daño intentando limpiarte. Si cae en mucosas o párpados, no lo dudes: acude a urgencias.