Noticia

El calor verde nos deja fríos

18 febrero 2014
Calor verde

18 febrero 2014

Lo llaman calor 3D o calor verde, pero por desgracia las palabras bonitas no calientan. Son unos calefactores eléctricos de baja potencia que emiten rayos infrarrojos (al igual que cualquier objeto caliente). No puede decirse que sean ni revolucionarios ni ecológicos ni eficientes.      

Tras el ya habitual término "calor azul" (radiadores de los de toda la vida pero rellenos de fluidos sintéticos) comienzan a proliferar otros presuntamente ecológicos como "calor verde" o "calor 3D" (paneles con resistencia eléctrica).

La imaginación de algunos no tiene límites, pero los argumentos de la realidad son difíciles de refutar. Estos sistemas no ofrecen nada nuevo y no dejan de ser diferentes tipos de calefactores eléctricos.

A favor: para el cuarto de baño

  • Tienen 5 veces menos potencia que un calefactor eléctrico portátil, por lo que obviamente consumen menos.
  • Pueden ser buena opción en el cuarto de baño y otras habitaciones pequeñas, como manera de calentar en un momento concreto (por ejemplo al salir de la ducha).
  • Es posible fabricarlos "a la carta" y elegir el más adecuado para el techo, para una mesa de escritorio...
  • En zonas donde los inviernos no son muy fríos pueden dar la talla (no es casualidad que muchos de los fabricantes sean de Andalucía).

En contra: poco eficiente

  • No es un sistema genuniamente ecológico.
  • En cuanto nos alejemos del foco emisor de calor unos pocos metros... tendremos frío.
  • Para calentar completamente una habitación mediana o grande hace falta dejar mucho tiempo encendido el aparato (o bien instalar muchas placas radiantes). Ambas opciones suponen un gasto considerable.
  • Lo llamen como lo llamen, son aparatos eléctricos que funcionan por efecto Joule (calentando una resistencia). Estas opciones jamás van a ser las más eficientes. El llamado calor azul tiene el mismo problema. 

¿Cuánto cuesta?

Es complicado hacer cálculos ya que el coste de la mano de obra puede variar bastante. A modo orientativo:

  • Paneles bajo mesa: unos 150-200 euros dependiendo de las dimensiones.
  • Paneles bajo techo: unos 280-620 euros dependiendo de las dimensiones. 

Estos precios son con IVA incluido y habría que sumar lo que te cobren por la instalación.


Imprimir Enviar por email