Guía de compra

Guía de compra de cámaras de fotos

29 marzo 2019

29 marzo 2019

Primero, elegir el tipo de cámara

Según sea tu grado de afición a la fotografía, te interesará un tipo u otro de cámara:

 Las mejores cámaras digitales

  • Compactas. Cómodas y ligeras. Son las más vendidas entre los fotógrafos aficionados que no quieren complicarse con funciones y reglajes o cambios de objetivos. Las compactas de gran sensor, además, llegan a ofrecer una calidad de imagen cercana a la de las réflex. Precio: 60-150 euros. 
  • Superzoom. Algunas tienen un tamaño similar al de las compactas más pequeñas, aunque otras se asemejan más en peso y tamaño a las compactas avanzadas. No permiten cambiar el objetivo y su principal característica es el gran zoom que poseen y que las hace ideales para aquellos a los que les gusta tomar imágenes de la naturaleza. Incluyen numerosos ajustes manuales, situándose a medio camino entre las compactas y las de usuario avanzado. Precio: 150 y 350 euros.
  • Compactas avanzadas. Combinan la sencillez y versatilidad de los modelos compactos con las posibilidades de una cámara réflex. Algo más voluminosas y pesadas que las compactas, poseen un objetivo fijo y numerosos ajustes manuales. Precio: 300-600 euros. 
  • Réflex. Reservadas para los entendidos: buena calidad de fabricación, múltiples funciones y objetivos intercambiables. Pero tienen un precio bastante elevado. Podemos distinguir entre:
    • Réflex sin espejo: para aquellos que quieren el control total de la imagen y recurren a la pantalla para encuadrar. Precio réflex sin espejo: Entre 350 y 2000 euros.
    • Réflex clásicas, Compact System Camera (CSC) o Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens (EVIL): suelen ser más grandes y pesadas que las sin espejo y muestran en el visor el encuadre exacto que va a tener la fotografía. Precio réflex clásica: Entre 400 y 1200 euros.
    En ambos tipos de réflex encontramos modelos con sensor de formato completo (Full Frame) para uso profesional; y otros con sensor APS-C, un poco más pequeño para uso semiprofesional o aficionado. Además, en los modelos sin espejo también encontramos sensores micro 4/3, un poco más pequeños y que permiten cámaras mucho más pequeñas y ligeras que el resto de sensores, pero con las mismas prestaciones fotográficas. 

Después, definir tus necesidades

  • Resolución. Alta resolución no siempre casa con alta calidad. A menos que vayas a hacer una pancarta de gran tamaño, lo realmente a tener en cuenta es la calidad de cada uno de esos megapíxeles. Esa calidad no se refleja en el número de megapíxeles, sino en el tamaño del sensor y en la tecnología que se encarga de su gestión.
  • Zoom. Permite variar el ángulo de visión de la imagen. Puede ser un gran angular para paisajes o un teleobjetivo para encuadrar objetos lejanos.
  • Memoria. Suele ser escasa, tanto la interna (unos 50 MB) como la tarjeta de memoria (32 MB). Lo mejor es pensar en comprarse una o varias tarjetas en el momento de comprar la cámara.
  • Visores. Permiten encuadrar las imágenes. Ahorran batería y, por tanto, se pueden hacer más fotos que usando la pantalla LCD. Permiten encuadrar las imágenes. Ahorran batería y, por tanto, se pueden hacer más fotos que usando la pantalla LCD. Encontramos cámaras con visor óptico, que utilizan una combinación de espejos y prismas en el interior de la cámara para llevar la imagen al visor; y modelos con visor electrónico, que transmiten la misma imagen al sensor.
  • Puntos y velocidad de enfoque. El sistema de enfoque es el que se encarga de mantener enfocado el objeto a fotografiar mientras se hace la foto, para obtener imágenes nítidas y bien definidas. Lo ideal es que cuente con un sistema de enfoque híbrido (combinación de enfoque por detección de fases y de contraste), ya que es el que ofrece mejor capacidad de respuesta y precisión. También debemos tener en cuenta el número de puntos de enfoque: cuantos más puntos de enfoque disponibles, más preciso y rápido será el enfoque.

Bravo por el estabilizador de imagen

Con los teleobjetivos se corre el riesgo de que el menor temblor de la mano produzca una imagen desenfocada. Lo mismo puede ocurrir al hacer fotos a muy poca distancia (en modo Macro) o al utilizar una velocidad de disparo muy lenta. El tamaño de las cámaras es cada vez más pequeño y esto empeora el problema: cuanto más pequeña y compacta, menos estable es la sujeción en la mano. Como solución, algunos fabricantes han creado el Estabilizador de imagen, que en los análisis de laboratorio ha demostrado ser realmente eficaz: el porcentaje de fotos “sin temblor” puede pasar del 25 % en condiciones normales a más del 90 % utilizando el estabilizador de imagen.

El "ruido", una asignatura pendiente

En fotografía se llama “ruido” a las manchas de color que aparecen en medio de zonas oscurecidas cuando se hacen fotos con poca luz. Cuanto más sensible es la cámara a la luz, menos ruido tendrá con poca luminosidad. Es un problema sin resolver en las cámaras compactas. 

Grabación de vídeo en 4K

Revisa las especificaciones técnicas de la cámara para asegurarte de que la cámara permite grabar vídeos en 4K a 60 imágenes por segundo. Una cifra inferior a eso no ofrece la calidad suficiente para un buen resultado y solo pagarás por la etiqueta 4K, no por una mejor calidad de vídeo.

Conectividad inalámbrica

Elegir una cámara de fotos con conectividad wifi, Bluetooth o NFC permitirá compartir fácilmente las fotos con el móvil o con el ordenador portátil. De esta manera, no será necesario esperar a llegar a casa para compartirlas en redes sociales.

Asimismo, esta conectividad aportará un mayor control a distancia de las funciones de disparo de la cámara de fotos. Muchas de las cámaras con estas funciones inalámbricas permiten convertir el móvil en un control remoto desde el que se pueden configurar las opciones de disparo o disparar las fotos a distancia. Algo que resulta muy cómodo a la hora de hacer fotos con trípode o selfies.

¿Dónde comprar?

A menudo, las tiendas online son el canal más barato para adquirir una cámara de fotos. Pero ojo, hay tiendas y tiendas. Las hay sospechosamente baratas que radican fuera de la Unión Europea (mayormente en puertos francos como Hong Kong) y con las que nos podemos llevar una sorpresa, ya que, al vender los productos sin IVA incluido, la aduana española puede retener el género y obligarnos a abonar dicho importe si queremos recibirlo. Otras veces puede ocurrir que, al ser retenida por dicho motivo, la cámara no nos llegue nunca y tengamos que sufrir un calvario para que nos devuelvan el dinero, etc.

En definitiva, recomendamos el canal online, pero antes asegúrate de que se trata de una tienda de confianza o con ciertas garantías y, sobre todo, comprueba que su sede se encuentra en la Unión Europea.

 Las mejores cámaras digitales