Consejos

Fotos nocturnas: adiós al flash y más exposición

26 noviembre 2014
flash

26 noviembre 2014

Para fotografias de noche elementos estáticos, como edificios iluminados o monumentos, lograremos mejores resultados si apostamos por un sencillo truco: apagar el flash, poner la cámara en un soporte que la mantenga inmóvil y que ésta maneje una mayor exposición.

Si quieres conseguir los mejores resultados haciendo fotos de lugares iluminados por la noche, tienes a tu alcance varios trucos que pueden resultarte muy útiles.

Para lograr buenas fotos de un edificio iluminado, de poco servirá recurrir al flash de la cámara compacta. La dimensión del objetivo obligará a alejarse bastante para conseguir incluir todo el encuadre en la foto, y a esa distancia el flash no tiene potencia para iluminar lo que queremos fotografiar. 

Lo más acertado entonces es desactivar el flash y usar un trípode que permita mantener la cámara totalmente inmóvil. Podemos encontrar multitud de clases de trípodes en el mercado, desde modelos básicos por unos 3 euros, a otros mas profesionales que cuestán varios miles de euros.

Para evitar que la foto pueda salir movida en el momento de realizar el disparo, tras colocar la máquina en el apoyo escogido y para asegurarnos que la cámara permanezca totalmente estática, utiliza un disparador remoto o programa el disparador automático. 

El modo nocturno que incluyen muchos modelos es muy apropiado para situaciones de poca luz. Consiste en disponer una amplia apertura del diafragma y, sobre todo, un tiempo de exposición prolongado para lograr una toma bien expuesta. En ocasiones incluso, incrementaría la sensibilidad ISO de manera automática, a costa de perder de calidad de imagen.

El mejor momento para hacer fotos nocturnas es durante la llamada 'hora azul', pues en 60 minutos el color del cielo varía del azul claro al azul oscuro, o la 'hora mágica', por la luz de las puestas de sol. Este tiempo consiste en el período que empieza media hora antes de que el sol se ponga y finaliza treinta minutos antes de su puesta.

Si pasa alguien por delante de la cámara en esos momentos, como se trata de una exposición tan larga, probablemente esa persona ni siquiera quede capturada en la foto, aunque también podría dejar en la imagen final una sombra con algún efecto interesante.

Con una cámara reflex siempre sera posible explorar aún mejor estas posibilidades. Debes saber cómo funciona de manera automática el tiempo de exposición o la apertura de diafragma de la cámara, y después podrás controlar tú mismo los valores.



Imprimir Enviar por email