Noticia

Píldora del día después

28 septiembre 2009

28 septiembre 2009

La píldora del día después ya se dispensa sin receta en las farmacias. El Ministerio de Sanidad y Política Social asegura que esta medida irá acompañada de información complementaria sobre su buen uso, pero la OCU considera imprescindible garantizar una dispensación activa por parte del farmacéutico.

La píldora del día después, píldora postcoital o pdd, se utiliza en España desde hace años con los nombres comerciales Norlevo o Postinor. Se denominan propiamente anticonceptivos de emergencia y contienen 1.500 microgramos de levonorgestrel, una hormona de la familia de la progesterona que principalmente actúa evitando la ovulación cuando la relación sexual tiene lugar en la primera mitad del ciclo menstrual (antes de la ovulación) y en la segunda mitad del ciclo, tras la ovulación, también puede dificultar la implantación del óvulo ya fecundado. La píldora del día después no es eficaz una vez iniciada la implantación.

Indicaciones limitadas

La venta libre de la píldora del día después ha suscitado polémica. Esto en parte se debe a que, de esta forma, pueda ser usada por parte de la población menos informada como un anticonceptivo más. Esta no es su indicación, y de usarse así, podrían aumentar tanto los embarazos no deseados como las enfermedades de transmisión sexual. La píldora del día después:

  • Es una fórmula anticonceptiva de emergencia,
  • No debe utilizarse como método anticonceptivo habitual,
  • Sólo está indicada para usarse en las horas siguientes a un contacto sexual en el que no hayan existido medidas de protección, o cuando estas fallan (por ejemplo, rotura del preservativo).

Es importante señalar que la eficacia de la píldora postcoital es menor que los métodos anticonceptivos convencionales, y va disminuyendo a medida que haya pasado más tiempo desde la relación sexual sin protección: se atribuye a la píldora del día después una eficacia del 95% dentro de las primeras 24 horas; del 85% entre las siguientes 24 y 48 h y del 58% si se emplea entre las 48 y 72 h. Así pues, para asegurar la mayor eficacia, el tratamiento debe iniciarse lo antes posible, preferiblemente dentro de las primeras 12 horas tras la relación sexual sin protección y en cualquier caso, no más tarde de las primeras 72 horas (3 días).

Su uso ocasional puede acompañarse de sangrado irregular, náuseas, dolor de cabeza, mareos, aumento de la sensibilidad mamaria, diarrea y vómitos y, en algunos casos, adelanto o retraso de la siguiente menstruación.

¿Píldora sin receta? Es necesaria la dispensación activa

La OCU considera que es imprescindible garantizar una dispensación activa por parte del farmacéutico con el fin de:

  • informar del verdadero alcance de este medicamento,
  • descartar posibles factores de riesgo,
  • insistir que se trata de un método excepcional que no protege de enfermedades de transmisión sexual como el sida,
  • informar sobre pautas de sexualidad saludable.

Imprimir Enviar por email