Noticia

Francia apuesta por Avastin, ¿y nosotros?

29 septiembre 2015
ojo

29 septiembre 2015

Hartos de pagar 100 veces más por un medicamento (Lucentis) que hace lo mismo, en Francia se autoriza el uso de Avastin para tratar la degeneración macular (DMAE). Las farmacéuticas se rebelan, pero está en juego algo más profundo: una apuesta por la racionalización del gasto farmacéutico. 

Un nuevo capítulo en el combate de los consumidores contra los abusos de las compañías farmacéuticas: en el país vecino ya se ha aprobado el uso de Avastin para tratar la degeneración macular húmeda, apostando por la seguridad y la eficiencia. Y es que, como desde OCU venimos insistiendo, Avastin es tan seguro y eficaz como la alternativa, Lucentis, pero mucho más barato, lo que beneficia a las arcas públicas y al interés de los pacientes.

Desde hace más de un año en OCU denunciamos la incoherencia de pretender racionalizar el gasto farmacéutico con medidas que perjudican directamente a los usuarios, mientras que por otro lado se paga hasta 100 veces más por conseguir lo mismo. Pedíamos acabar con estos abusos y lo denunciamos ante la CNMC, sin éxito. Una decisión incomprensible, tras las medidas adoptadas en Italia y  de que Francia haya dado un paso adelante autorizando el uso de Avastin y decidiendo apostar por la contención del gasto innecesario.

Las farmacéuticas hacen piña por sus intereses

Las autoridades sanitarias francesas han decidido finalmente financiar el uso del medicamento Avastin para tratar la degeneración macular húmeda asociada a la edad (DMAE). La farmacéutica Roche se oponía al uso de Avastin argumentando que, al no estar oficialmente indicado para tratar la enfermedad, se debía utilizar el medicamento Lucentis, comercializado por Novartis, que sí tiene la indicación expresa pero que es mucho más caro. 

Tras la decisión francesa, las críticas de las farmacéuticas no se han hecho esperar: asociaciones como la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (EFPIA), la European Confederation of Pharmaceutical Entrepreneurs (EUCOPE) o la European association for bio-industries (EuropaBio) apuntan a cuestiones de seguridad y salud pública, e insisten en que esas autorizaciones atentan contra el sistema que garantiza la protección de la salud pública según criterios de eficacia, seguridad y calidad. Sin embargo, no explican las razones que impiden a Roche la solicitud de Avastin para esa indicación.

Los consumidores queremos fármacos eficaces y asequibles

El debate es mucho más profundo: lo que se aborda es el alto precio que alcanzan los medicamentos, en especial los medicamentos nuevos con precios que no guardan ninguna relación con las ganancias de cualquier inversión y pueden poner en jaque la sostenibilidad de los sistemas de salud. Es hora de que se arroje transparencia sobre cómo se establecen los precios de los medicamentos y se utilicen criterios de interés público en las negociaciones de precios con las farmacéuticas, pensando siempre en el interés del usuario.

En OCU tenemos claro que No es Sano especular con la salud de los usuarios y junto a otras organizaciones y agentes sociales, hemos promovido una plataforma, No es Sano, que apuesta por un modelo de acceso universal a los medicamentos, sin espacio para la especulación y los beneficios abusivos. 


Imprimir Enviar por email