Informe

Inhaladores: modo de empleo

23 noviembre 2017
Tipos de inhaladores

23 noviembre 2017

Si sufres alguna enfermedad pulmonar debes tener tu inhalador siempre a mano por si lo necesitas. Hay muchos tipos de inhaladores en el mercado farmacéutico y cada uno se utiliza de una manera distinta. Te explicamos cómo usarlos y te contamos cuáles son los errores más comunes para que no los cometas.

Enfermedades pulmonares y uso inhaladores

Las enfermedades respiratorias como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica impiden que el paciente respire con normalidad. Esto se debe a que las vías aéreas sufren un proceso de inflamación y/o estrechamiento, lo que provoca que el aire que se respira no entre correctamente a los pulmones.

¿Qué medicamentos se administran por vía inhalatoria?

Afortunadamente existen medicamentos que permiten aliviar los síntomas y revertir totalmente o al menos en parte la obstrucción de las vías aéreas. Pero tienen una peculiaridad especial en cuánto a su vía de administración, que a diferencia de la gran mayoría de los medicamentos que se toman por vía oral, estos medicamentos requieren ser inhalados para poder ejercer su efecto directamente sobre las vías respiratorias.

Y para hacer llegar el fármaco hasta su lugar de acción, es decir, hasta los bronquios, se requiere de un tipo de dispositivo especial, que se conocen con el nombre de inhaladores.

Existen muchos tipos de inhaladores y cada uno funciona de una manera u otra, por eso hay que aprender a usarlos correctamente ya que de no hacerlo sería como si no nos estuviéramos tomando la medicación. 

¿Qué medicamentos se administran por vía inhalatoria?

¿Tienes dudas? Llámanos

Si tienes dudas sobre enfermedades respiratorias o cualquier otra y eres socio de OCU puedes pedir consejo las 24 horas al día de los 365 días del año en la Línea de OCU Salud:

OCU SALUD

 

 

Tipos de inhaladores

Si necesitas usar inhaladores tienes un reto, el de convertirte en un usuario experto con aquel que te hayan prescrito.

Los inhaladores se clasifican en tres clases. Ninguna es mejor o peor que otro, siempre y cuando se usen correctamente. Algunos inhaladores vienen ya preparados para usarlos directamente y en otros el inhalador y el medicamento van por separado y tenemos que encargarnos de montarlo insertando el medicamento dentro del dispositivo inhalador.

1. Inhaladores de cartucho presurizado

En estos inhaladores el medicamento o principio activo se encuentra en forma líquida dentro de un cartucho.

  • Los tradicionales, como los de la marca Ventolin® o Seretide®, dónde hay que aprender a coordinar el momento en que vamos a inspirar por la boca con el momento de apretar el cartucho que es dónde va contenido el medicamento. Al apretar el cartucho obtenemos una dosis y, por tanto, debemos coordinar nuestra respiración para, en ese momento, hacer una profunda inspiración.

tipos de inhaladores

  • Los activados por inspiración, tipo inhaladores Easyhaler®, con la ventaja de que no hay que apretar el cartucho ya que la propia inspiración tiene fuerza suficiente para liberar una dosis del medicamento en forma de aerosol.

tipos de inhaladores

2. Inhaladores de polvo seco

En este caso el principio activo se encuentra en forma de un polvo muy fino que habremos de inhalar. Estos dispositivos tienen la ventaja de que no requieren coordinación entre la liberación del medicamento y la inhalación, ya que primero se perfora la cápsula dónde va contenido el principio activo y a continuación procederemos a la inhalación. Dentro de estos inhaladores también tenemos dos tipos:

  • Monodosis, tipo Aerolizer®, tipo Breezhaler®, tipo Handihaler®. En este caso el medicamento y el inhalador vienen por separado. El medicamento viene en una cápsula que deberemos insertar en el inhalador cada vez que vayamos a inhalar una dosis ya que una cápsula equivale a una dosis. El inhalador dispone de unas agujas en su interior que, al presionar el inhalador, perforan la cápsula y permiten que el medicamento se libere y podamos inhalar todo el polvo contenido dentro de ella.

tipos de inhaladores  polvo seco

  • Multidosis, tipo Accuhaler®, tipo Twisthaler®, tipo Turbuhaler®, tipo Nexthaler®, tipo Novolizer® o tipo Genuair®. En estos dispositivos, todas las dosis del medicamento ya se encuentran precargadas dentro del inhalador, lo único que debemos hacer es accionar el dispositivo cada vez que necesitemos una dosis para liberar el medicamento del interior.

tipos de inhaladores  multidosis

3. Inhaladores de niebla fina

De momento solo hay un inhalador de este tipo disponible en el mercado, Respimat®. Es el más reciente de todos y de apariencia similar a los inhaladores de cartucho presurizado con la diferencia de que en este caso el tamaño de partícula del aerosol que se genera es mucho más fino. Y que además al presionar el cartucho la duración del espray es más larga, lo que facilita la coordinación a la hora de la inhalación.

tipos de inhaladores  niebla fina

Cómo usar usar correctamente un inhalador

Si un médico te prescribe un nuevo inhalador, asegúrate de que un profesional sanitario te enseñe a usarlo, ya sea el médico o el farmacéutico o la enfermera. Sería conveniente que te hicieran una demostración in situ ya que es clave para el éxito del tratamiento.

Aprende a usarlos

En el caso de los inhaladores con cartucho presurizado, ya sea el tradicional como los activados por inspiración, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Úsalo siempre con la espalda recta. A la hora de usar el inhalador hay que estar de pie o sentados con la espalda erguida, pero nunca tumbados.
  • Agitar antes de usar. En estos inhaladores de cartucho presurizado el medicamento o principio activo se encuentra en forma líquida dentro del cartucho, en suspensión con un disolvente. Al estar en suspensión esto implica que hay que agitar el cartucho para que el medicamento y el disolvente se mezclen bien cada vez que vayamos a usarlo, de lo contrario el medicamento tiende a separarse del disolvente y podríamos acabar inhalando una dosis muy concentrada o muy poco concentrada del medicamento, dependiendo de si el principio activo se deposita en el fondo del cartucho o si se queda flotando sobre el disolvente.

Errores comunes al usar inhaladores

La técnica de inhalación y saber usar correctamente el inhalador es muy importante ya que es lo que finalmente garantizará el éxito del tratamiento farmacológico. Los errores más comunes que se suelen cometer con estos dispositivos son:

  • No expulsar todo el aire de los pulmones antes de la inhalación.
  • No aguantar la respiración el tiempo suficiente después de la inhalación. Se recomienda retener la respiración al menos unos 10 segundos para asegurarnos que el medicamento llega a las vías aéreas.
  • Inspirar por la nariz en vez de por la boca en el momento de la inhalación.
  • Continuar usando el inhalador cuando ya está vacío.
  • Colocar incorrectamente el inhalador en la boca.
  • No poner los labios correctamente alrededor de la boquilla del inhalador.
  • Usar el inhalador estando tumbado o en posición horizontal. La postura correcta es de pie o erguido con la espalda y la cabeza recta.

Errores específicos

Cada tipo de inhalador es diferente, y por lo tanto también existen errores concretos de cada tipo de inhalador.

  • Con los inhaladores de cartucho presurizado los errores más comunes son:
  • No agitar el inhalador antes de cada dosis.
  • No coordinar adecuadamente la inhalación con el momento de apretar el cartucho.
  • Apretar el cartucho más de una vez.
  • Poner el inhalador en la boca apuntando hacia el paladar en vez de a la garganta.
  • Con los inhaladores de polvo seco monodosis los errores más comunes son:
  • Olvidarse de introducir la cápsula del medicamento dentro del inhalador.
  • Olvidarse de apretar el inhalador y perforar la cápsula que contiene el medicamento.
  • Olvidarse de cambiar y poner una cápsula nueva cada vez que necesitemos una nueva dosis.
  • Tragarse las cápsulas como si se tratara de un medicamento de administración vía oral.
  • No colocar correctamente la cápsula dentro del inhalador.
  • No inhalar con la fuerza suficiente para sacar todo el medicamento en polvo del interior del dispositivo.
  • Con los inhaladores de polvo seco multidosis los errores más comunes son:

  • Olvidarse de accionar el dispositivo para liberar una nueva dosis cada vez que lo vayamos a utilizar.
  • No inhalar con la fuerza suficiente para sacar todo el medicamento en polvo del interior del dispositivo.
  • Con el inhalador de niebla fina los errores más comunes son:
  • No preparar el inhalador correctamente antes de usarlo por primera vez. Antes de empezar a usar este tipo de inhalador por primera vez hay que seguir una serie de pasos que vienen descritos detalladamente en el prospecto, es importante seguir estos pasos cada vez que vayamos a empezar un nuevo inhalador.
  • Bloquear los dos pequeños orificios laterales presentes en la boquilla del inhalador.
  • No inhalar con fuerza suficiente.