Consejos

Test de coronavirus, respuesta a tus dudas

Test COVID 19: tipos, utilidad, ventajas

Test PCR, de anticuerpos, de antígenos… rápidos o no, en el médico, en la farmacia, en el laboratorio... Son muchas las cuestiones, y demasiada la confusión en lo que respecta a los test. Aclaremos las cosas.

16 diciembre 2020
test covid

Las pruebas de coronavirus siguen suscitando muchas dudas. ¿Cuándo debe hacerse una prueba PCR? ¿Me hago un test rápido? ¿Como puedo saber si estoy infectado? Pasamos revista a las distintas pruebas, para qué sirven, cuándo están indicadas, qué ventajas tienen y cuáles son sus limitaciones.

¿Qué miden los test de coronavirus?

Hay dos grandes grupos de pruebas de covid 19:

  • Las que detectan la presencia del virus, son "pruebas de infección activa", que indican si una persona está o no infectada en el momento de realizarse la prueba. Hay dos: la PCR y la prueba rápida de antígenos.
  • Las que detectan si el virus ha pasado por nuestro organismo, pues rastrean los anticuerpos que nuestro sistema inmunitario ha producido frente al virus. Si son positivas, son indicativas de una infección pasada, pero en la mayoría de los casos no aportan información sobre la situación actual. Hasta ahora, para estas pruebas era necesario realizar un análisis de sangre, pero ya están llegando a las farmacias kits “rápidos” que permiten hacerlo con una muestra de saliva o una gota de sangre.

Precisamente el término "test rápido" está detrás de la confusión de muchos consumidores: una cosa es la prueba rápida de antígenos y otra muy distinta las pruebas rápidas de anticuerpos.

Pruebas de infección activa: PCR y antígenos

Las pruebas de infección activa (o PDIA) detectan la presencia del virus en el organismo.

Pueden ser de dos tipos: la PCR, que detecta el material genético del virus o la prueba rápida de antígenos que identifica algunas de las proteínas de la cubierta del virus. En ambos casos la muestra se extrae de la nasofaringe mediante un hisopo que se introduce por las fosas nasales, algo que ya requiere maestría para hacerse bien.

Estos test son los que se deben realizar cuando una persona presenta síntomas de covid 19. Idealmente deberían realizarse en las primeras 24 a 48 horas.

hisopo

Test PCR

Las pruebas PCR detectan el material genético del virus e indican si se está infectado en ese momento.

Ventajas

  • Detecta la infección ya desde las primeras 24 a 48 horas tras el contagio, ya que amplifica el material genético del virus aunque se encuentre aún en poca cantidad.
  • Es muy sensible, siempre que la muestra se haya recogido correctamente.

Inconvenientes

  • Complejidad técnica.
  • Coste elevado.
  • Los resultados no son inmediatos: tardan varias horas.
  • Puede seguir dando positiva en personas que están curadas pero aún acumulan restos de virus en su organismo.

Precio: entre 115 y 180 euros.

Prueba de antígenos

La prueba rápida de antígenos que identifica algunas de las proteínas de la cubierta del virus, e igualmente determina si se está sufriendo en ese momento una infección por SARS-Cov 2.

Ventajas

  • Si hay síntomas, es capaz de detectar la infección con una eficacia equiparable a la de la PCR con menor complejidad técnica y a menor coste.
  • Es una prueba rápida, con la que en pocos minutos se obtienen resultados.

Inconvenientes

  • Es menos sensible que la PCR durante la fase asintomática.

Precio: ronda entre 40 y 75 euros.

Cómo interpretar los resultados de PCR o test de antígenos

Si la prueba es positiva (sea una PCR o una prueba de antígenos), la persona está infectada: es un "caso confirmado". A partir de entonces los médicos decidirán, en función de su situación clínica, si ingresa en el hospital o si permanece en aislamiento domiciliario. También deberá hacerse un rastreo de todos sus contactos estrechos durante las 48 horas anteriores al inicio de los síntomas y valorar qué medidas deben adoptar.

Si el resultado es negativo, lo habitual es que se descarte infección, aunque siempre pueden existir falsos negativos. Si claramente persiste la sospecha de covid-19, habría que hacer de una segunda prueba, idealmente una PCR. Otra opción, si hay dudas, pero siempre que haya pasado más de una semana desde el inicio de los síntomas, es hacer un análisis de sangre para intentar detectar los primeros anticuerpos que produce el sistema inmunitario, los IgM.

Pruebas de anticuerpos

Una vez ha entrado en contacto con un virus, nuestro organismo reacciona fabricando anticuerpos que permiten a nuestro sistema inmunitario defenderse, reconocerlo y estar preparado para una nueva infección. Hay diferentes tipos de anticuerpos, pero estos test lo que miden son los IgM y los IgG.

test covid

Los anticuerpos IgM aparecen unos pocos días después de comenzar la infección (normalmente se detectan a partir de la primera semana y desaparecen un par de semanas después). Los anticuerpos IgG no comienzan a elevarse hasta el final de la infección y persisten elevados durante meses.

Los test de anticuerpos lo que indican es que hemos pasado la infección (o que estamos en su final), pero no sirven para indicar una infección activa.

Ventajas

  • La detección de anticuerpos es técnicamente más sencilla que la PCR.
  • Puede hacerse mediante análisis de sangre (serología) o mediante kits rápidos de venta en farmacias, que utilizan una muestra de saliva o una gota de sangre.

Inconvenientes

  • No detecta la presencia del virus, simplemente la respuesta inmunológica del organismo, aunque pueda servir de orientación en algunos casos dudosos.

Precio: Una prueba serológica para detectar anticuerpos cuesta de 50 a 60 euros. Los kits rápidos de venta en farmacias pueden encontrarse a partir de 25 euros.

Cómo interpretar los resultados de un test de anticuerpos

  • Si a una persona sin síntomas se le detecta IgG en sangre, pero no tiene IgM, significa que la infección ocurrió hace semanas o meses.
  • Si se detecta tanto IgG como IgM significa que la infección ha sido más cercana. Pero en cualquier caso, si la IgG es positiva no es necesario aislarse ni buscar contactos.
  • Si el resultado es negativo para los anticuerpos IgG, pero positivo para los IgM puede ser un indicador de que nos encontramos ante una infección todavía no resuelta. Se impone entonces la realización de una prueba de infección activa.

Quiero hacer un test de coronavirus: ¿cuál?

En principio, la realización de una PDIA debería recaer en la sanidad pública, pero la sobrecarga de los sistemas de salud hace que muchas personas opten por recurrir a alternativas privadas, algo que en un primer momento esto no fue posible pero que desde hace meses es una opción real. 

Si por tu voluntad y para mayor tranquilidad estás pensando en realizar un test para descartar que estás infectado, la mejor opción sigue siendo la realización de una prueba de infección activa (si no hay ningún síntoma preferiblemente una PCR).

Por lo que se refiere a los test de anticuerpos, hay que tener mucho cuidado a la hora de interpretarlos, ya que en la mayoría de los casos no sirven como indicador de infección activa, lo que puede dar lugar a una sensación de falsa seguridad muy peligrosa. De hecho, el resultado puede ser negativo y la persona estar infectada en ese mismo momento (y diseminando la infección a otros). Estos test solo tienen interés si tenemos la sospecha de que en el pasado estuvimos infectados y queremos confirmarlo, pero no sirven para tomar decisiones sobre el momento en el que se realizan.

Hasta ahora este tipo de pruebas solo se realizaban a través de análisis de sangre, pero en los últimos días se han empezado a comercializar kits autodiagnósticos en farmacias (por el momento bajo receta médica) que utilizan como muestra un poco de saliva o una gota de sangre.

dedo y sangre

Directrices claras para evitar la confusión

A nuestro juicio, realizar este tipo de test autodiagnóstico de anticuerpos puede suponer una sobrecarga del sistema sanitario, al que hay que acudir tanto para solicitar la prueba como para resolver las dudas generadas por los resultados.

Desde OCU, ante la peculiaridad de las distintas pruebas y sus distintos fines y para evitar más confusión:

  • Pedimos directrices claras al Ministerio de Sanidad para que oriente a los usuarios.
  • Aconsejamos prudencia a los ciudadanos, a los que animamos a no sacar conclusiones de este tipo de pruebas sin un adecuado asesoramiento médico. 

En este sentido, OCU considera un paso en la buena dirección la decisión adoptada por el Consejo Interterritorial de Salud de recomendar a los profesionales sanitarios no prescribir los test rápidos de anticuerpos, dadas sus limitaciones y los riesgos para la salud que podrían derivarse de una incorrecta interpretación de sus resultados.