Noticia

La sífilis no es cosa del pasado

22 agosto 2012

22 agosto 2012

Aunque la mayoría de la población piensa que la sífilis es una enfermedad ya erradicada, esta infección está repuntando, tanto en España como fuera de nuestro país, hasta el punto de haber paralizado la industria del cine porno en Los Ángeles. La sífilis tiene cura fácilmente, lo complicado, en ocasiones, es cómo abordar el problema.

Muchos creían que la sífilis era cosa del pasado o de sociedades con escasos recursos, pero ni una cosa ni otra. La enfermedad ha reaparecido recientemente en Estados Unidos y lo ha hecho de la mano de una de las industrias más poderosas del estado de California: el cine porno. La aparición de varios casos entre actores y actrices porno que trabajan en Los Ángeles ha alarmado a este sector hasta el punto de que se ha visto obligado a detener la producción de películas.

Pero lo sucedido en Estados Unidos no es un hecho aislado. Pese a la idea generalizada de que la sífilis estaba erradicada, la infección continúa propagándose e incluso se observa cierto repunte, también en España. Según datos del Centro Nacional de Epidemiología, entre los años 1995 y 2002 se produjo un descenso en las tasas de incidencia de sífilis en nuestro país, que pasó desde 2’57 casos a 1’86 por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, a partir de ese año, se aprecia un aumento progresivo hasta alcanzar una tasa de 6’39 por cada 100.000 habitantes en el año 2010.

Aunque es complicado saber por qué la enfermedad ha repuntado, algunos especialistas creen que puede deberse a que se ha bajado la guardia a la hora prevenir cuando se mantienen relaciones sexuales. Y es que hace unos años el temor al contagio por sida llevó a la población a concienciarse sobre los peligros de esta enfermedad para tratar de evitarla, pero ahora que los avances médicos han convertido al sida en una enfermedad que no conlleva una muerte segura, se observa que la sífilis ha repuntado, al igual que lo han hecho otro tipo de infecciones de transmisión sexual, como el propio VIH.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum, que afecta al área genital de hombres y mujeres. Su contagio se produce por contacto sexual directo con una persona que la padece, bien por vía vaginal, anal u oral.

La enfermedad, que es fácilmente tratable con antibióticos, alterna periodos de actividad con otros de latencia, y en general se distinguen tres fases:

  • Fase primaria. Se caracteriza por la aparición de una úlcera o llaga -el denominado chancro- en la zona través de la cual se produjo la transmisión, según fuera el tipo de práctica: pene, vagina, ano, recto, labios, boca o garganta. El tiempo que trascurre entre el contacto sexual y la aparición del chancro puede oscilar desde diez días a tres meses. El chancro cicatriza solo y apenas produce molestias, y según la zona puede pasar incluso desapercibido. La infección puede conllevar una inflamación localizada de los ganglios cercanos a la zona afectada.
  • Fase secundaria. Se produce varias semanas después del contagio y se caracteriza por una erupción en la piel, sobre todo en manos y pies, pero que puede llegar a ser generalizada. Se trata habitualmente de puntos o manchas de color rojizo, rugosos, que no pican, aunque presentar aspectos un tanto desagradables. Puede acompañarse de inflamación generalizada de los ganglios y malestar general. Esta fase puede remitir y darnos la impresión de que ya está curada, pero si no se recibe tratamiento, tras un periodo de latencia que puede durar años (y durante los cuales la erupción cutánea puede reaparecer), la sífilis puede evolucionar a una tercera fase, que puede tornarse grave e irreversible.
  • Fase terciaria. Se caracteriza por la presencia de daños a nivel neurológico, óseo y cardiovascular que pueden llegar a ser muy graves. Además de por contacto sexual, la sífilis puede transmitirse por la sangre (es por ello que sangre y hemoderivados se testan frente a la sífilis) y de madre a hijo durante el embarazo, pudiendo producir abortos tardíos, muerte fetal y malformaciones congénitas.

Abordarlo sin tapujos, la mejor opción

La infección se torna peligrosa únicamente si no se trata a tiempo, pues la sífilis dispone de un tratamiento eficaz. Si se administran los antibióticos adecuados, la infección se cura sin problemas y se evitan riesgos, como o la sífilis congénita en mujeres en edad fértil.

El problema suele venir en personas con pareja y el vínculo de la sífilis con el sexo suele ser un obstáculo insalvable. Con frecuencia, la persona que padece la enfermedad se lo oculta a su pareja, pues obviamente el contagio vino por una tercera persona, y ésta queda sin tratamiento, por lo que es muy probable que también acabe contrayendo la enfermedad. Es importante, por tanto, poner siempre las cartas sobre la mesa, afrontando las dificultades que ello pueda suponer y evitando complicaciones que pueden ser graves, en uno mismo y en su pareja.

Si te observas los síntomas descritos, sobre todo alguna lesión o irritación anormal en el área genital, debes asumir la responsabilidad de comunicárselo a tu pareja, además de no mantener relaciones sexuales. Y si tras leer este artículo piensas que en el pasado has podido tener síntomas que se corresponden con los de la sífilis primaria o secundaria, no dudes en consultar al médico para que te someta a los análisis correspondientes.


Imprimir Enviar por email