Noticia

Enterovirus: contra la alarma, información

21 mayo 2016
enterovirus

21 mayo 2016

El brote de enterovirus detectado en Cataluña, con decenas de niños afectados, está generando una importante alarma social. Una alarma que solo se combate con información: hablamos de qué es, cómo se previene y cómo se combate el enterovirus.

Un brote de enterovirus es noticia estos días. Muchos quizás oyen hablar de ellos por primera vez, pero los enterovirus son virus muy comunes, con los que prácticamente todas las personas han tenido contacto a lo largo de sus vidas y que cada año afectan a millones de personas, especialmente niños. 

  • En la gran mayoría de los casos estos virus provocan síntomas leves: fiebre, malestar general… que pueden acompañarse de un cuadro catarral (tos, estornudos, congestión) o de síntomas digestivos. A veces puede aparecer una erupción cutánea, o aftas bucales. 
  • Solo una minoría de casos producen afectación neurológica, que puede ir desde una meningitis aséptica (que nada tiene que ver con las temidas meningitis bacterianas y que de hecho puede pasar desapercibida) hasta, en los casos más graves, una mielitis (infección de la médula espinal) o una encefalitis (infección del encéfalo).

El brote de Cataluña, excepcional

Este tipo de síntomas neurológicos son los que de forma excepcional han desarrollado en Cataluña varias decenas de niños afectados por enterovirus en el intervalo de unas pocas semanas (hasta el 19 de mayo había 48 niños afectados, pero la cifra sigue subiendo). Más de la mitad de estos niños no han sufridos complicaciones serias y de hecho se encuentran en sus casas. Otros están hospitalizados para un mejor seguimiento de su evolución, y 2 se encuentran ingresados en una unidad de cuidados intensivos. Es evidente que se trata de un brote excepcional (aunque hay antecedentes de episodios similares ocurridos en otros lugares) que las autoridades sanitarias deben manejar sin escatimar esfuerzos.

Un dato que sin duda ha contribuido a disparar la alarma social ha sido la relativa coincidencia de este brote con el caso meses atrás de una niña que ha desarrollado un cuadro de parálisis debido a mielitis. Según han confirmado los especialistas, no están conectados con el brote ocurrido semanas después:  ha sido causado por un serotipo de enterovirus (el D68) con una especial tendencia a ocasionar este tipo de complicaciones, que no ha sido detectado en el resto de casos. Ninguno de los casos ocurridos posteriormente se corresponde con esta cepa, aunque algunos de los niños afectados por el brote sí que han dado positivo para el serotipo A71, que también se correlaciona con síntomas neurológicos.

Lavarse las manos, la mejor prevención

¿Hay algún tipo de recomendación que pueda seguirse para evitar la infección por enterovirus? No hay vacunas específicas. La mejor prevención, dado lo extendido y variado de estos de estos virus (hay más de 100 serotipos) y su doble transmisión (fecal-oral y respiratoria) es mantener unas buenas medidas de higiene:

  • Lavarse frecuentemente las manos, especialmente quienes estén en el entorno de niños afectados.
  • Lavarse bien después de ir con los niños al baño o de cambiarles los pañales.
  • Limitar las visitas a las personas más relacionadas. 
  • En caso de tos o estornudos conviene que, en la medida de lo posible, la persona afectada se cubra la nariz y boca con un pañuelo desechable y lo tire a la basura inmediatamente después de usarlo (si no se dispone de pañuelo, hacerlo con la mano o con la cara interna del codo y lavarse justo después). 

Son medidas básicas de higiene, las mismas que adoptamos para minimizar, por ejemplo, la transmisión de la gripe.


Imprimir Enviar por email