Noticia

Daño cerebral adquirido

26 octubre 2016
daño cerebral

26 octubre 2016

En España hay más de 400.000 personas afectadas por daño cerebral adquirido o DCA. El 26 de octubre es un buen día para recordar este problema sociosanitario de primera magnitud: está claro, una vida salvada, es una vida que merece ser vivida

¿Una persona sana puede sufrir una lesion cerebral? Sí, eso es precisamente el daño cerebral adquirido (DCA), y es algo que puede pasar a cualquiera, jóvenes, mayores, sin antecedentes y sin previo aviso. Hay diversas razones por las cuales una persona sana puede sufrir una lesión cerebral.

  • Los traumatismos craneoencefálicos. Son la causa más frecuente y pueden ser consecuencia de una caída, un accidente laboral, una agresión, un golpe sufrido en el curso de una actividad deportiva, etc.

  • Los accidentes cerebrovasculares. Un derrame o un infarto cerebral ocupan el segundo puesto en las causas del DCA.

  • Junto a ellos, otros procesos: tumores cerebrales, meningoencefalitis, falta de oxigenación debida a ahogamientos, etc.

Las secuelas del daño cerebral adquirido son múltiples y variadas: el 68% de las personas afectadas presenta una discapacidad para alguna actividad de la vida diaria y el 45% tiene una discapacidad de grado severo o total. Además, estas secuelas físico motoras, suelen ir acompañadas de otras de carácter cognitivo y emocional que, aunque menos visibles, son igual de importantes ya que afectan a los enfermos y a sus familias.

26 de octubre, Día Nacional de Daño Cerebral Adquirido

Con motivo de este día la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), entidad que representa a este movimiento, recuerda sus serie de reivindicaciones, que la OCU reitera y que, en su momento, junto con esta asociación, hicieron llegar a las administraciones implicadas, porque es preciso que se ofrezcan a los enfermos posibilidades reales de reintegrarse a la sociedad, destinando recursos y habilitando servicios adecuados para su rehabilitación temprana, intensiva, integral y personalizada.

  • Se necesita una respuesta coordinada por parte de todas las administraciones para articular un modelo de atención sociosanitaria al daño cerebral adquirido, que garantice la continuidad y coordinación asistencial desde la fase crítica de la enfermedad hasta la reintegración social.

  • Las ayudas sanitarias y sociales deben centrarse en las personas afectadas y sus familias.

  • El desarrollo y aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia en todas las comunidades autónomas debe ser una realidad. Es imprescindible para dar amparo a los pacientes con DCA y para que se haga posible el lema de FEDACE: “Una vida salvada merece ser vivida”.


Imprimir Enviar por email