Informe

¿Qué champú te va al pelo?

02 junio 2016
Tipos de champús

02 junio 2016

Al tratarse de productos diarios de higiene personal, los champús son de los cosméticos más consumidos.  Además, su mercado es de siempre territorio abonado para promesas y reclamos. Te contamos qué hay detrás de estas alegaciones y qué es lo que pueden hacer o no los fabricantes. 

Tipos y efectos

Todos los champús como mínimo deben limpiar el cabello y cumplir con la función higiene. Sin embargo, el resto de acciones será siempre muy limitada, debido al corto tiempo que están en contacto con el cabello antes de aclararlo.

Aparte de los clásicos, existe una gran variedad de champús. Los hay para pelo graso o seco, anticaspa, pelo liso o rizado, para pelo teñido, por supuesto los “fortalecedores” o “anticaída”. Se trata de uno de los mercados más dinámicos y están cambiando continuamente de formato, y sacando fórmulas supuestamente novedosas. Otra tendencia es anunciarse “sin” determinados ingredientes, que , por unas cosas o por otras, tienen mala fama. ¿Cómo consiguen estos diversos efectos? Añadiendo determinados ingredientes, algunos funcionan, otros son puro marketing.

¿Cuáles son sus ingredientes?

Se compone principalmente de agua (hasta un 80%) y tensioactivos(también llamados surfactantes), que son sustancias que disminuyen la tensión superficial, disuelven la grasa y la suciedad. Los más empleados son los tensioactivos aniónicos sulfatados, a los que se añaden betaínas o coco glucósidos y algún ingrediente acondicionador, que puede ser de tipo silicona o polímeros catiónicos (por ejemplo polyquaternium 10) para facilitar el desenredado y el peinado o neutralizar las cargas electrostáticas.

También se le añaden agentes para que hagan más espuma.

champu

Además llevan perfume, porque los consumidores valoran mucho la fragancia y conservantes ,ya que deben durar en el tiempo sin contaminarse. En algunos casos también se añaden otros ingredientes para conferir las diversas propiedades que el champú ofrezca. Por ejemplo para cabello teñido, suelen añadir filtros Ultravioletas y se usan tensioactivos menos agresivos para no dañar el color. Para dar el efecto liso o hidratante añaden siliconas y emolientes. Pero más allá de la función limpieza y acondicionado, el efecto de cualquier sustancia extra que se añada al champú es pobre. Como hemos dicho, al estar tan poco tiempo en contacto con el pelo, los efectos del champú más allá de la limpieza y facilitar el peinado son muy limitados.

Los "sin sulfatos"

La tendencia a proteger el cabello y a utilizar champús no demasiado agresivos, que sólo eliminen la suciedad pero sin quitar la protección natural grasa que tiene la cutícula, ha llevado a que las marcas empiezan a comercializar champús sin sulfatos.

champu sin sulfatos

 ¿Qué son los sulfatos? Son tensioactivos de tipo anionico muy eficaces con la suciedad que podemos acumular en el cabello (grasa, restos de productos de peinado, siliconas etc), pero que pueden resecar cabello y cuero cabelludo, lo que luego hace que haya que aplicar otros productos para facilitar el peinado, o recuperar la hidratación o suavidad. Los principales son el Sodium Lauryl Sulfate o SLS, Sodium Laureth Sulfate, y normalmente es a estos a los que se refieren los productos sin sulfatos.

En cabello teñido, arrastran antes el color y en cabellos secos, resecarán más. Así que se sustituyen por otros tensioactivos más suaves, aunque encarecen el champú. El reclamo aparece en los envases como “sin sulfatos” o en inglés “sulphate free”.En vez de los mencionados sulfatos añaden otros tensioactivos anionicos más suaves con el cabellos y la piel, como sulfosuccinatos, sulfoacetatos, o isethionato. Serán menos agresivos con el pelo, pero su precio es más elevado. Ya se han sumado a esta moda marcas líder como L’Oreal.

Productos "sin siliconas"

Las siliconas son el ingrediente todoterreno y las sustancias que, desde el punto de vista tecnológico, han revolucionado la cosmética en las últimas décadas. Son las dimeticonas, ciclometiconas o polisiloxanos, sustancias sintéticas derivadas del silicio muy utilizadas para acondicionar el cabello y la piel. En el cabello se pueden utilizar sobre el cabello húmedo o seco, incorporarlas como ingredientes de champús y acondicionadores, o de aceites o productos para el peinado, para pelo dañado o evitar el encrespamiento.

Sin embargo, tienen algunos contras, no son biodegradables y tienen impacto medioambiental, por ello no se admiten en la cosmética natural u orgánica. Sobre el cabello dan peso, suavidad y acondicionan, pero pueden ensuciarlo más rápidamente ya que se absorben y parece que hay un efecto de acumulación después de un tratamiento repetido. De ahí ha nacido la tendencia a usar productos sin siliconas, y ya se ha convertido en un reclamo de algunas marcas de cosméticos para el cabello.

¿Sólido o líquido?

Los champús sólidos o en pastilla han surgido como alternativa  al champú líquido ya que son muy prácticos para ir de viaje, no hace falta facturarlos, ocupan poco espacio y no hay peligro de que se derrame dentro de la maleta. Además se anuncian como cosméticos con ingredientes naturales y mejores para el medio ambiente.

champu sin sulfatos ni siliconas

¿Qué ingredientes contienen? Pues algunos llevan sulfatos como el Sodium lauryl sulfate como tensioactivos y agentes limpiadorescombinados con aceites o grasas vegetales.Otros utilizan tensioactivos más suaves como coco glucósido, y sales de ácidos grasos de aceites vegetales( de coco, de oliva etc.). Al ser en formato sólido, además no necesitan llevar conservantes. En general no es que estén triunfando,  ya que no hacen mucha espuma y su modo de aplicación de usar una pastilla de jabón para el pelo no termina de convencer. Algunos son de cosmética orgánica. Al evitarse el plástico del envase medioambientalmente son mejores, eso sí.

"Sin champú" o "no-poo"

Y es que la corriente de no usar tratamientos agresivos para el cabello tiene su máxima expresión en esta tendencia que, básicamente consiste en no usar champú (en inglés se conoce como “no-poo”). Aunque tiene variantes como usar champú muy de vez en cuando, una vez al mes, y habitualmente lavarse con agua, o con acondicionador (esta moda se conoce como “co-wash”, viene de “conditioner washing”) preferentemente que no lleve siliconas. 

Estas técnicas tiene su origen en el cuidado del cabello tipo afro, pero ya se han extendido a otros tipos de cabello, va bien sobre todo al cabello seco, rizado y cabello con tendencia al encrespamiento. Para las personas con cabello graso, seguramente será necesario usar el champú convencional más seguido.

Aceites y cosmética natural, de moda

Aceites para antes o después del lavado, facilitar el peinado o para eliminar el encrespamiento. Ojo, aunque en el envase destacan los aceites de origen vegetal, girasol, argán o jojoba,  la mayoría son más bien mezclas de siliconas con algo de aceites vegetales. La opción de aplicar aceites y luego lavar con el champú habitual se conoce como “pre-wash”.

La cosmética natural también se apunta un tanto en el cuidado del cabello, con plantas como el amla, o el shikakai, de la India, que han sido utilizadas desde la antigüedad por el ayurveda, para lavar y acondicionar el cabello. Algunas contienen saponinas, aunque su capacidad de limpieza es débil, pero son suaves con el cabello y con el medio ambiente. Y por supuesto las marcas de cosmética orgánica ya ofrecen de hace tiempo champús sin siliconas (que no están admitidas por los diferentes sellos de cosmética orgánica) y, sin sulfatos, como SLS, usados por marcas como Weleda y Logona, entre muchas otras.