Guía de compra

Champús sólidos: cómo escoger el mejor

Pastillas de champú sólido

Los champús sólidos o en pastilla hasta hace poco eran productos de venta muy marginal. Pero de un tiempo a esta parte cada vez hay más marcas y variedades, se venden en muchos supermercados, incluso algún hipermercado ha sacado su propia marca blanca. ¿Sabrías cómo elegir el mejor?

¿Cuál es el mejor champú sólido?

¿Te has preguntado si los champús sólidos merecen la pena, si lavan bien o son mejores para el medio ambiente?  OCU ha analizado 12 champús sólidos para todo tipo de cabellos. Los resultados completos están en nuestro comparador:

COMPARADOR DE CHAMPÚS SÓLIDOS

Pero además, queremos ayudarte a escoger bien y desmontar algunos mitos sobre estos productos .

¿Qué son los champús sólidos?

Parecen pastillas de jabón normal pero en realidad están especialmente formuladas para el lavado del cabello.

¿Hay muchas variedades de champús sólidos?

En las tiendas cada vez hay más variedades de champús sólidos, casi tantas como en los champús líquidos: para distintos tipos de cabello (normal, seco, dañado, etc.), con "funciones" diversas (reparador, fortalecedor, brillo, hidratante, etc.), con diferentes fragancias o ingredientes (algunos aptos para veganos), formas variadas...  

Por nuestro test sabemos que los jabones redondos gustan generalmente más que los rectangulares; son más fáciles de agarrar.

Además, encontramos productos con olores muy pronunciados que tienen grandes entusiastas y también detractores. 

¿Dónde los venden?

En nuestra selección de marcas encontrarás una representación de los distintos puntos de venta donde se pueden encontrar champús sólidos:

  • En súper o hipermercados, droguerías o perfumerías: los champús sólidos de Garnier, Corine de Farme, Foamie; también el producto de la marca Carrefour.
  • En farmacias o parafarmacias: Klorane y Nuxe.
  • En tiendas especializadas en cosméticos y cuidado corporal, que solo venden su marca: Lush, L'Occitane en Provence e Yves Rocher.
  • En internet, dos marcas que no se encuentran fácil en otro tipo de comercios: Love, Beauty and Planet (del grupo Unilever)  y N.A.E. (la marca ecológica de Henkel).
  • En herbolarios: La Saponaria, que es el que tiene una fórmula más parecida a una pastilla de jabón convencional.

¿Qué llevan? ¿Se parecen a los champús líquidos?

Los champús se basan en tensioactivos, es decir, sustancias de lavado que sirven para eliminar la suciedad y la grasa que se depositan en el cabello. La composición es diferente en los líquidos que en los sólidos:

  • Los líquidos contienen 80-90% de agua, alrededor de 5-10% de tensioactivos, emulsionantes, viscosificantes, emolientes y agentes desenredantes para el cabello, además de conservantes para evitar la contaminación bacteriana debido a la presencia de agua. También perfumes y a veces colorantes para hacerlos más atractivos.
  • La principal diferencia de los sólidos es que no contienen agua (o la contienen en cantidades mínimas) por lo que no necesitan conservantes.
  • Los mas frecuentes se componen de una mezcla compacta de tensioactivos a la que se le suelen añadir perfumes y/o aceites esenciales.
  • También se pueden obtener por saponificación, como los jabones que hacían nuestras abuelas, es decir, por reacción entre sustancias grasas y básicas (solo hay una marca de este tipo en nuestra prueba, La Saponaria). La desventaja de estos es que para conseguir un mejor acabado del cabello tras el lavado, hay que aclarar con una solución ácida, agua con vinagre o limón, que ayuda a que no quede tan opaco.

En los champús sólidos, la lista de ingredientes es generalmente más corta más respetuosa con el medio ambiente. No obstante, el problema de los alérgenos permanece por la presencia de perfumes o aceites esenciales. Algunas fragancias pueden provocar reacciones alérgicas en personas sensibles, y además resultan contaminantes para el medio ambiente.

¿Son mejores los champús sólidos que los líquidos?

Los champús sólidos presumen de ser buenos para nuestro cabello y para el planeta, nos dan a entender que cunden más que un champú líquido, etc. Esto es lo que de verdad puedes esperar de ellos:

  • ¿Mejores para el planeta? En principio sí, por el tipo de envase, los residuos que dejan en el agua, sus ingredientes...
    Pero también tienes que pensar en el impacto ambiental de la acción de lavar el cabello, por el consumo que se hace de agua y energía durante el proceso. Si quieres ayudar al planeta, intenta poner medidas para ahorrar agua, reduce el tiempo y la frecuencia de los lavados al mínimo imprescindible y no te excedas con la temperatura, para no despilfarrar energía en calentarla.
  • ¿Más baratos? No. Según nuestro test, los champús sólidos seleccionados no son más baratos que el líquido que hemos tomado como referencia. Lo hemos comprobado al calcular el precio por lavado: en el líquido es 0.05 €; en los 12 sólidos analizados se mueve entre 0,07 y 0,34 €.
  • ¿Duran más? Sí, pero no tanto como anuncian. Es verdad que los champús sólidos suelen durar más tiempo que los líquidos, aunque menos de lo que presumen. Por ejemplo, hay champús que indican que equivalen a dos botes de champú líquido. Pero según nuestra prueba, por el número de lavados que permiten, resulta que equivalen a un bote o como mucho a un bote y una quinta parte de otro. 
  • ¿Gustan por igual a quienes los prueban? En algunos aspectos sí, pero no en todos. Los champús sólidos aprueban en nuestra prueba de efectividad y facilidad de uso, pero tienen un punto débil en la parte de peinado después del lavado: el cabello generalmente queda menos desenredado, con menos volumen y brillo.
  • ¿Más fáciles de transportar en avión? Sí porque no hay limitaciones para los cosméticos sólidos, solo para los líquidos (como máximo se permite llevar 100 ml en cada bote). 

¿Cómo usar y guardar los champús sólidos?

Usar un champú sólido puede parecer más complicado e incómodo que emplear uno líquido. Pero como ha comprobado nuestro panel, es cuestión de habituarse, algo que sucede de forma rápida y natural. Estos serían los pasos:

  1. Mojar bien el jabón y el pelo
    Una vez esté la pastilla humedecida, frótala en tus manos para crear espuma o directamente sobre tu pelo mojado, pasándola desde las raíces hasta las puntas.
  2. Masajear el pelo y cuero cabelludo
    Es decir, lava el pelo de la misma forma que harías con un champú convencional. Cuando hayas terminado, aclara bien el cabello para eliminar los restos de jabón.
  3. Protejer la pastilla de champú para que no se deshaga
    Lo idóneo es que el champú sólido permanezca seco cuando no se utilice, para que no se convierta en una pasta blanda.

Este vídeo te ayudará  a verlo todo más claro: