Guía de compra

Cómo elegir el mejor protector solar

al sol

Es imprescindible recurrir a un producto de protección solar antes de exponerse al sol. Es importante escoger uno adaptado a nuestro tipo de piel, y usarlo de manera frecuente, repitiendo la aplicación cada poco tiempo, incluso en días nublados, estando en el agua o a la sombra.

Guía de compra de protectores solares

Son muchos los efectos beneficiosos del sol, pero tomarlo en exceso resulta perjudicial. Es indispensable adoptar unas medidas básicas de precaución: entre ellas, usar una buena crema de protección solar.

El protector solar, imprescindible

El factor de protección solar (SPF o FPS) indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que se puede permanecer al sol sin quemarse. Pero aunque no se queme, la piel sufre. Incluso las cremas que ofrecen un índice de protección solar más elevado no bloquean el paso de las radiaciones ultravioletas, por lo que no protegen al 100%. 

  • Factores 15 a 25 son de protección media.
  • Del 30 al 50 ofrecen alta protección.
  • Más de 50 ( o 50+) son cremas de protección muy alta.

Sea cual sea tu tipo de piel, debes usar un protector solar. Como mínimo, un producto con índice de protección 15 (y mejor si es superior). 

UVA y UVB

Es importante elegir una crema solar que proteja tanto de los rayos UVA (responsables del envejecimiento de la piel) como de los UVB (causantes de las quemaduras). Ambas radiaciones son, además, factor de riesgo para el desarrollo de diversos cánceres de la piel.

El factor anunciado (SPF) es el de los UVB. Por ejemplo, un factor 30 significa que bloquea el 97% de los rayos UVB. El de los UVA, debe ser como mínimo un tercio. Una crema con factor 30 tendrá un factor de protección frente a UVA de 10.  

¿Cuál es el tuyo?

Localiza el mejor protector solar para tu caso concreto en nuestro comparador de protectores solares SPF 30 e infantiles SPF 50/50+: 

Comparador de protectores solares

Cómo elegir un buen producto (y usarlo bien)

La piel de los niños es más sensible que la de los adultos a los rayos ultravioleta. Se sospecha que bastantes tumores de piel tienen su origen en fuertes quemaduras solares sufridas en la infancia. De ahí, la importancia de usar para los más pequeños una crema solar con elevado índice de protección (necesitan un SPF mayor que el de los adultos). 

  • En nuestro análisis comprobamos, entre otras cosas, si realmente los productos solares dan la protección que anuncian en sus etiquetas, frente a los UVB y UVA. Mira en detalle qué tenemos en cuenta en nuestro análisis:

Así hacemos el análisis de protectores solares

  • Hay que embadurnarse bien de crema y repetir la operación tantas veces como sea necesario (como mínimo cada 2 horas y siempre tras salir del agua después del secado) para estar bien protegido.
  • Además, mantener la piel de la familia a salvo de las radiaciones no te saldrá caro: algunos de los mejores productos presentan un precio asequible. Elegir bien donde lo compras puede traducirse también en un significativo ahorro.

untar

Lee la lista de ingredientes

Además de seguir las recomendaciones de OCU, antes de decidirte por un protector solar conviene leer la composición de estos productos, y evitar los que incluyan ingredientes menos recomendables, por su posible riesgo para la salud o el impacto en el ambiente.

Ingredientes sospechosos 

Hay ingredientes dudosos que es preferible que no estén presentes en las cremas solares por sus posibles riesgos para la salud:

  • Además de los conocidos propylparaben y butylparaben, dos conservantes que tienen un efecto disruptor endocrino (es decir, que pueden alterar el funcionamiento de nuestro sistema hormonal), desde OCU consideramos poco recomendable el OMC (Ethylhexyl methoxycinnamate), un filtro solar también sospechoso de ser un disruptor endocrino y que se aconseja evitar en productos que permanecen largo tiempo en contacto con la piel.
  • Otra sustancia bajo sospecha es el Butylphenyl methylpropional, empleada como fragancia. Su uso está ya restringido a cantidades muy pequeñas ya que se asocia con alergias y dermatitis de contacto. Las últimas evaluaciones científicas no descartan además su potencial mutagénico, por lo cual nos parece mejor que se deje de usar. 
  • También se ha rastreado la presencia de alguna de las 26 fragancias que figuran en la lista de la UE con potencial de causar alergias o irritación de la pielcitral, geraniol, citronellol, etc. Las consideramos aceptables en productos dirigidos a adultos pero, en el caso de los dirigidos específicamente a niños, OCU penaliza de forma expresa su presencia.

Ingredientes nocivos para el medio ambiente

Entre los ingredientes de estos cosméticos algunos tienen efectos potencialmente perjudiciales para el medio ambiente. No todos ellos son fácilmente sustituibles, pero es bueno que las marcas hagan un esfuerzo por conseguir productos los más respetuosos posible con el entorno natural. ¿Cuáles son los más frecuentes?

  • Entre los filtros ultravioletas usados en cremas solares los peores para el medio ambiente son:
    • Homosalate: sospechoso de ser disruptor endocrino, tóxico para los peces, las algas y los corales; además es bioacumulativo y poco biodegradable, no está permitido en la certificación de la etiqueta ecológica nórdica y está incluido en la lista SIN)
    • Butyl methoxydibenzoylmethane: se sospecha que es tóxico y no es fácilmente biodegradable. Aunque tiene una baja toxicidad acuática, debido a su baja solubilidad en el agua, no hay suficientes datos sobre su impacto en los corales y se está evaluando su persistencia en el medio.
  • 2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol y dmdm hydantoin: por suerte estos 2 conservantes están presentes en muy pocos productos. No están admitidos en los productos con la etiqueta ecológica EU ECOlabel ni en la certificación del cisne nórdico porque liberan formaldehído.

ecolabel

  • BHT: ingrediente antioxidante todavía bastante común en los protectores solares, no admitido en la etiqueta ecológica EU ECOlabel ni en la certificación del cisne nórdico. Se sospecha que es un disruptor endocrino.
  • Compuestos EDTA. Son muy comunes. Son ingredientes quelantes y, una vez en el medio ambient,e concentran los metales pesados y se vuelven muy difíciles de biodegradar.
  • Algunas de las fragancias alergizantes. Son muy comunes en los protectores solares, aunque no tengan una función directa sobre la protección UV y se puedan eliminar de la formulación. Algunos ejemplos de los peores alérgenos desde el punto de vista medioambiental son:
    • el limonene o limoneno: tiene toxicidad crónica para el sistema acuático y se bioacumula;
    • el hexyl cinnamal y el benzyl salycilate: tienen toxicidad aguda para los peces y las algas y son bioacumulativos;
    • el butil metil propional: tiene toxicidad aguda para los peces y es bioacumulativo.

También se deben evitar los microplásticos, todo tipo de partículas de plástico diminutas (menores de 5 mm) que a menudo se utilizan como agentes emulsionantes o gelificantes, viscosizantes: dimethicone, carbomer y los polímeros de acrilatos (acrylates polymers) son considerados microplásticos y son bastante habituales en los protectores solares. Estos microplásticos no son biodegradables y, una vez que entran en el medio marino, son casi imposibles de eliminar con el consiguiente riesgo.