Noticia

¿Por qué no encuentro secadoras de clase energética A?

14 septiembre 2016
Secadora

14 septiembre 2016

Las secadoras de condensación tradicionales sólo pueden llegar a obtener una clase energética B por cuestiones de eficiencia energética, puesto que sus consumos de energía son bastante elevados. Si necesitas una buena secadora, puedes comparar y elegir entre más de 50 modelos que hemos analizado en OCU con nuestro Comparador.

Si necesitas una secadora, compara y elige entre más de 50 modelos con nuestro

Comparador de Secadoras


Muchas personas optan por comprar una secadora porque en la zona en la que viven a menudo hay mucha humedad y la ropa no se seca bien al aire libre, especialmente residiendo en zonas costeras. El porcentaje de hogares que cuenta con secadora es inferior al de otro países europeos y aún relativamente bajo en España, el 29%, aúnque se trata de un electrodoméstico que presenta margen de comercialización.

Todavía muchos se preguntan por el consumo energético de las secadoras. Si te fijas en su consumo, verás que es complicado encontrar las de clase energética A.

Quienes estén buscando una secadora deben saber que los modelos de evacuación únicamente cuentan con baja cuota de mercado y por eso no hemos considerado introducidos en nuestro test.

En nuestro Comparador de Secadoras disponemos de un total de 51 modelos registrados de condensación que hemos analizado, ninguno clase A, por una razón objetiva. La respuesta nos la da la tecnología:

Dentro de las secadoras de condensación tenemos dos variedades en el mercado, en función del elemento que utilizan como fuente de calor: bomba de calor o resistencia eléctrica.

Por cuestiones de eficiencia energética, las secadoras de condensación tradicionales, las que llevan resistencia eléctrica, sólo pueden llegar a obtener una clase energética B, puesto que sus consumos de energía son bastante elevados (sobre el 3 kWh) en el ciclo de secado de algodón para guardar.

En cambio, las secadoras de condensación con bomba de calor, aunque emplean más tiempo en secar la ropa, son capaces de consumir entre dos y tres veces menos energía para realizar el mismo ciclo de secado. Este hecho las hace situarse en las clases energética A+ (28% del total de modelos analizados), A++ (31%) e incluso A+++ (2%).

Por lo tanto, en nuestro comparador no contamos con modelos analizados de clase A, ya que la norma europea que rige el etiquetado energético de estos productos asigna un valor de ahorro energético del 24% para esta clase energética respecto de la clase B, y la realidad es que este valor es muy inferior al ahorro que la tecnología proporciona hoy en día.



Imprimir Enviar por email
Server Error