Guía de compra

Cómo elegir la placa vitrocerámica

placa-vitroceramica-mujer-cocinando

La placa de cocina es uno de los electrodomésticos más usados de la casa. Debes elegirla con cuidado en función de tus necesidades, el diseño de tu cocina y tu presupuesto. También debes tener en cuenta tus preferencias personales, pues no se cocina exactamente igual con una vitrocerámica convencional que con una placa de inducción o una de gas. Te ayudamos en esa elección

La cocina es una de las estancias a las que mayor atención se presta en las viviendas actuales y seguramente la que necesita una mayor inversión. De todos los electrodomésticos con los que hay que dotarla, la placa para cocinar es su corazón, el aparato principal. Es importante acertar en su elección.

Las placas de cocina se pueden dividir en dos grandes grupos según la fuente de energía que produce el calor: cocinas de gas y placas eléctricas.

¿Gas, vitrocerámica o inducción?

A nivel doméstico, son más habituales actualmente las placas eléctricas, pero las de gas todavía se siguen instalando y tienen sus ventajas.

Dentro de las cocinas eléctricas, las que se venden en la actualidad son las vitrocerámicas convencionales y las de inducción.

Cocinas de gas

Pueden adquirirse como muebles independientes, que suelen integrar también el horno, o montarse como placas encastradas en una encimera. Esta última solución se suele preferir en las cocinas actuales pues da mayor flexibilidad para ubicar los aparatos y es más fácil de limpiar.

Habitualmente, los quemadores de gas se montaban sobre una superficie esmaltada, donde la grasa y los restos quemados son difíciles de retirar, o de acero inoxidable.

placa de gas-acero-inoxidable

Ahora se pueden encontrar también placas de gas con superficie vitrificada, lo que hace más fácil su limpieza. Existen placas con las dimensiones estándar para encajar en 60 cm x 60 cm, pero también las hay mayores y más pequeñas. Todo depende del tamaño de la cocina y del número de quemadores que se desee.

placa-de-gas-mujer-cocinando

Para mayor seguridad, los modelos actuales cuentan con un termopar que corta la salida del gas si el quemador se apaga.

Ventajas

  • Puedes utilizar cualquier tipo de olla o sartén, no es necesario una batería con cualidades específicas.
  • Son rápidas calentando.
  • Son más fáciles de regular.
  • El gas es más barato que la electricidad.

Inconvenientes

  • Funcionan con una llama, es decir, el riesgo de incendio es mayor.
  • Son más difíciles de limpiar que una placa vitrocerámica.
  • Requieren tener conexión a la red de suministro de gas o almacenar botellas de butano en casa.

Placas vitrocerámicas

Consisten en una resistencia que transmite el calor a través del cristal de la placa. Existen también modelos halógenos o Hi-Light que calientan más rápidamente que las resistencias eléctricas convencionales. Este tipo de placas se puede encontrar en varios tamaños y con distinto número de zonas de cocinado. Al elegirla, piensa si sueles preparar varias cosas a la vez y también en el tamaño de los recipientes que utilizas.

placa-vitroceramica-halogena

Ventajas

  • Son baratas en el momento de la compra.
  • La batería de cocina puede ser de cualquier material siempre que el fondo sea plano.
  • Las zonas de cocción pueden tener distintas formas.

Inconvenientes

  • Son lentas para empezar a calentar.
  • Mantienen el calor por lo que la respuesta cuando se quiere bajar la temperatura no es inmediata.
  • Son menos eficientes que las de inducción.

Placas de inducción

Generan un campo magnético que actúa sobre el material ferromagnético de la cazuela o sartén y calienta así el recipiente. Respecto al número de zonas de cocción, las más frecuentes (y presentes en las placas de 60 cm de ancho) disponen de 3 o 4 zonas de cocción diferenciadas. La ventaja de tener solo 3 zonas es que suele haber una mucho más grande, útil para usar recipientes de gran diámetro.

Algunas placas cuentan con flexinducción: en lugar de tener zonas de cocción definidas, en su interior hay muchos pequeños inductores que se activan al detectar un recipiente, lo que permite cocinar en cualquier zona de la placa con recipientes de distinta forma o tamaño. Este sistema proporciona mucha flexibilidad al cocinar, pero también es más caro. También hay placas con una zona de flexinducción y otra con áreas de cocción delimitadas. 

placa-vitroceramica-mandos

Ventajas

  • Son rápidas.
  • Son fáciles de limpiar.
  • Son más seguras que las de gas, pues no hay llama y, además, se apagan solas cuando se retiran los recipientes.
  • Son más eficientes que las placas vitrocerámicas de resistencias.

Inconvenientes

  • Necesitan utensilios de cocina preparados para este tipo de placas, que deben tener un % relativamente grande de hierro.
  • La electricidad es más cara que el gas.

 Consulta las características de todos los modelos analizados de placas de inducción:

Consulta el comparador de placas de inducción

Características que debes tener en cuenta

  • Tamaño: las más comunes son las de 60 cm de ancho, pero las hay más anchas, de 80 o 90 cm, y también más estrechas, para quienes tienen problemas de espacio. Algunos modelos combinan las zonas de cocción convencionales con otro tipo de cocinado, como parrillas.
  • Potencia: en el caso de las placas eléctricas, es importante que tengas en cuenta la potencia eléctrica contratada en tu domicilio. Al usar varias zonas a la vez, es posible que superes la potencia y salte el limitador.
  • Bloqueo de seguridad infantil: en caso de tener niños, es interesante porque requiere una combinación de pulsaciones especial para poder ponerlas en marcha.
  • Indicador de calor residual: avisa de las zonas donde todavía se acumula calor para evitar quemaduras cuando la plaza ya está apagada.
  • Programación: hay placas en las que se puede indicar un número de minutos y luego se apagan solas.
  • Comida caliente: es una función para que la comida no se enfríe ni se queme.
  • Conexión a internet: hay placas que permiten manejarlas con una app en el móvil, pero para este tipo de electrodomésticos no se le saca mucho partido, porque lo lógico es estar en la cocina controlando la cocción.

Preguntas frecuentes sobre inducción y vitrocerámica

¿Cuál es la diferencia entre una placa de inducción y una vitrocerámica?

Externamente parecen iguales, ya que los dos tipos cuentan con una superficie lisa de vidrio sobre la que se colocan los cacharros. La diferencia está en la forma de producir el calor. Las vitros convencionales llevan unas resistencias eléctricas debajo del vidrio, mientras que las de inducción llevan unas bobinas que generan un campo electromagnético capaz de calentar la cacerola que se sitúa sobre ella si es de un material que contiene hierro. Las placas de inducción son mucho más rápidas calentando y más eficientes (el 75% de la energía se convierte en calor) por lo que consumen menos y son más cómodas porque la superficie de la placa en sí no se calienta.

 ¿Cuál es la potencia de una placa de inducción?

Cada zona de cocción tiene una potencia que suele oscilar entre 1.500 W y 2.500 W cuando está reguladas al máximo. La potencia de la placa en conjunto dependerá del número de zonas de cocción que tenga. Si tiene tres zonas, suelen rondar los 7.000 W, pero esa potencia solo se alcanza si se encienden todas las zonas al máximo al mismo tiempo, lo que es muy raro que ocurra.

¿Cómo se limpia una placa de inducción?

Con una bayeta húmeda y un producto de limpieza no abrasivo, como los que se usan para las vitrocerámicas. Normalmente, no hay necesidad de usar rasquetas porque, al no calentarse su superficie, los restos no se pegan.

¿Cuáles son las mejores marcas de placas de inducción?

Si estás pensando en comprar una placa de inducción, puedes consultar el análisis comparativo de OCU, en el que se someten las placas a pruebas de uso para comprobar su eficiencia y facilidad de uso y averiguar qué modelos tienen la mejor relación entre calidad y precio. Consulta el comparador con todos los resultados y los precios actualizados:

Consulta el comparador de placas de cocina