Noticia

El Supremo falla a favor de la banca... a costa de los consumidores

28 febrero 2018
sentencia

28 febrero 2018
El Tribunal Supremo ha sentenciado que, en la formalización de hipotecas, son los clientes los que deben asumir el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Una mala noticia para los consumidores que en esta ocasión ven como la Justicia falla a favor de los intereses de los bancos.

El Supremo ha cambiado de opinión sobre el impuesto

El Tribunal Supremo ha sentenciado, unificando la doctrina, sobre a quién corresponde pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas, y establece que es el cliente el que debe asumir el pago de ese tributo.

De esta manera, esta sentencia, favorable a los intereses de los bancos y perjudicial para los consumidores, resuelve la polémica sobre esta cuestión controvertida.

A juicio de OCU, esta es una muy mala noticia para los consumidores que reclaman la devolución de los gastos de formalización de hipotecas, y además supone un cambio de postura del Supremo sobre el pago del impuesto (aunque no sobre la cláusula sobre los gastos de formalización de hipotecas, que sigue siendo abusiva como estableció el Tribunal).

Imponer todos los gastos al consumidor sigue siendo abusivo

El Impuesto por Actos Jurídicos Documentados se devenga por la constitución de la garantía hipotecaria. En diciembre de 2015, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo estableció que las cláusulas de los préstamos hipotecarios que imponen al prestatario el pago de la totalidad de los gastos de formalización, preparación y ejecución del préstamo (es decir, los gastos de notaría, registro, gestoría, tributos y tasación), son consideradas abusivas, pues producen un desequilibrio relevante en perjuicio del consumidor, y deben ser declaradas nulas. 

Sin embargo, en la sentencia que hoy se ha dado a conocer, el Tribunal Supremo dictamina que, “por la constitución del préstamo, el pago incumbe al prestatario, de acuerdo con la jurisprudencia constante de la Sala Tercera del propio Supremo; y que, por el timbre de los documentos notariales, el impuesto correspondiente a la matriz se abonará por partes iguales entre prestamista y prestatario, y el correspondiente a las copias, por quien las solicite”.  

Esto supone un cambio de parecer sobre el pago del impuesto de AJD, pero no sobre las cláusulas que imponen los gastos hipotecarios, que siguen siendo abusivas: los consumidores siguen tendiendo derecho a reclamar su dinero.

OCU combate las cláusulas abusivas: reclama tu dinero

OCU lleva años combatiendo las cláusulas abusivas en distintos sectores, en especial el financiero y el hipotecario. De hecho, fue tras la demanda de OCU cuando el Tribunal Supremo declaró abusivas y nulas las cláusulas que imponían al consumidor todos los gastos de formalización de hipotecas.

Por culpa de esas cláusulas, millones de usuarios con hipotecas vigentes o finalizadas habían pagado de más. Desde OCU llevamos años animando a los usuarios a reclamar su dinero, y seguimos haciéndolo, a pesar del varapalo que supone la sentencia del Tribunal Supremo. En la práctica, la sentencia de hoy se traduce en que la cuantía que podrán reclamar los consumidores será significativamente menor (calculamos que cada consumidor hipotecado dejará de percibir unos 2.500 euros al no poder reclamar por el impuesto). Sin embargo, las entidades deben devolver los gastos de notaría, registro, gestoría y tasación: exígelos, porque te corresponden. 

En OCU seguimos luchando para conseguirlo, animando a los usuarios a reclamar ante las entidades financieras la devolución de las cantidades pagadas de más. por el resto de los gastos hipotecarios.

Si aún no lo has hecho, entra en www.ocuclausulasabusivas.org o llama al 900 907 600 para recibir información y asesoramiento sobre sobre cómo reclamar de forma individual.


Imprimir Enviar por email