Noticia

Si tienes hipoteca, mira si cambia tu índice de revisión

08 octubre 2013
Revisión hipotecas

08 octubre 2013

En noviembre pasan a la historia tres de los actuales índices de referencia con los que se revisan los préstamos hipotecarios, es decir, los índices que se aplican cada año para saber cuánto te toca pagar de hipoteca. En su lugar, hay otros previstos.

¿Necesitas una hipoteca y quieres saber cuáles son en la actualidad los préstamos más interesantes?  Acertar en la elección puede suponer un considerable ahorro. Identifica el perfil que más se ajusta a tu caso, compara y ahorra con el 

Comparador de préstamos hipotecarios

En octubre de 2011, se aprobó la Orden de Transparencia y Protección al Cliente de Servicios Bancarios. Esta orden modifica los índices de referencia oficiales que se utilizan para la revisión anual de los préstamos hipotecarios a interés variable y establece, en concreto, la desaparición de tres de estos índices. Pues bien, después de un periodo de transición, ha llegado el momento en que definitivamente desaparecen tres de los actuales índices hipotecarios. En noviembre dejan de existir los tres siguientes:

  • El tipo medio para hipotecas a más de 3 años en adquisición de vivienda libre, concedidas por los bancos. 
  • El tipo medio para hipotecas a más de 3 años en adquisición de vivienda libre, concedidas por las cajas de ahorros. 
  • El tipo activo de referencia de las cajas de ahorros (CECA).

¿En qué te afecta?

Si tu hipoteca se revisa anualmente con alguno de los tres índices que expiran, la norma indica que:

  • en su lugar se aplicará el índice de referencia sustitutivo previsto en el contrato;
  • si no hay índice sustitutivo o casualmente es uno de los que desaparece, se utilizará el tipo de interés oficial denominado “tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años para adquisición de vivienda libre, concedidos por las entidades de crédito en España”. A este índice se le aplicará un diferencial que compense al alza o a la baja la diferencia media entre el índice que se venía empleando y el nuevo, procurando así que con la utilización del nuevo índice nadie se vea beneficiado o perjudicado en exceso.

En definitiva, podemos asegurar que quienes tengan como índice sustitutivo el Mibor o el Euribor van a salir beneficiados. En el resto de casos, apenas van a notar diferencias en las cuotas a pagar.


Imprimir Enviar por email