Noticia

Ahorrar en plan de pensiones

Día Mundial del Ahorro

El 31 de octubre se celebra el Día del Ahorro. Una buena ocasión para recordar la necesidad de actuar con previsión y hacer planes para el futuro. Para quien quiera ahorrar para el momento de la jubilación, una de las opciones más claras es aportar a planes de pensiones: es importante elegir bien y no fiarse de lo que ofrecen las entidades.

31 octubre 2019
cerdito y dinero

Ahorro rima con futuro, con planes... y más con planes de pensiones. Lo cierto es que para la mayoría de las personas la jubilación se traduce en una pérdida de ingresos, puesto que el importe de la pensión suele ser inferior al salario que se venía cobrando. Si a esta limitación de ingresos le añadimos las crecientes dudas sobre la sostenibilidad financiera del actual sistema de pensiones, no es de extrañar que cada vez más trabajadores estén planteándose ahorrar invertiendo en un plan de pensiones.

La clave es elegir bien

La oferta es variada, todos los bancos comercializan sus planes de pensiones y todos prometen elevadas rentabilidades.

Pero ojo: hay que recordar que las rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros. Por ejemplo, muchos planes que invierten en renta fija han estado obteniendo elevadas rentabilidades, por la revalorización experimentada por las obligaciones que tienen en su cartera gracias a la bajada de tipos de interés, pero que dada la actual situación de los tipos de interés y las comisiones que cobran el futuro no será así. Y tampoco vemos perspectivas halagüeñas para los planes garantizados.

Las recomendaciones de los expertos de OCU Inversiones en este día del ahorro son:

  • Para quienes quieran contratar un plan, no dejarse llevar por ofertas o por los regalos que ofrecen los bancos especialmente en esta época del año por realizar aportaciones o traspasos hacia el plan a su entidad.
  • No hacer aportaciones nuevas a planes de pensiones de renta fija a largo plazo o garantizados.
  • Para los que ya tienen dinero invertido en alguno de ellos, lo mejor es ordenar un traspaso hacia otro plan con mejores expectativas.
  • Si te jubilas, piensa que te interesa retrasar el pago al año posterior a la jubilación y fraccionarlo luego en una renta en vez de recibir un capital de golpe.

Atento a la fiscalidad

La Ley de IRPF permite deducirse en la declaración las aportaciones que se realicen cada año al plan de pensiones, lo que puede suponer un importante ahorro. Pero no a todos:  solo es posible deducirse por las aportaciones anuales, por una cantidad determinada, que debe ser la menor de uno de estos límites (8.000 euros o bien el 30% de la suma de sus rentas netas del trabajo y de actividades económicas).

Además, esta ventaja fiscal es pasajera y que lo que hace en realidad es aplazar el pago de impuestos al momento en el que cobre el plan, cuando habrá que tributar por la suma de aportaciones realizadas y por los rendimientos generados (con lo que se podría pagar más IRPF que el que se había ahorrado). Para evitar que esto suceda, conviene programar bien el cobro, básicamente retrasándolo al año posterior a la jubilación, cuando sus ingresos serán menores, y fraccionándolo luego en una renta en vez de recibir todo el dinero de una vez.