Noticia

Día Mundial del Comercio Justo, dulce iniciativa

10 mayo 2013

10 mayo 2013

El Día Mundial del Comercio Justo se conmemora este sábado, 11 de mayo, y este año se centra en la producción de azúcar bajo el lema "Para endulzarte la vida no hay que amargar a nadie". La iniciativa trata de fomentar el consumo y alertar de las condiciones de los cultivadores.

Uno de nuestros estudios sobre impacto medioambiental y socioeconómico revela que la producción mundial de azúcar no se caracteriza por su ética.

 

Este sábado, 11 de mayo, se conmemora el Día Mundial del Comercio Justo, que este año lleva por lema "Para endulzarte la vida no hay que amargar a nadie", y cuyo objetivo es fomentar el consumo de azúcar, una materia prima que genera más de 53.000 millones de euros cada año y cuyos beneficios no siempre acaban llegando a los cultivadores.

La producción de azúcar de comercio justo se incrementó en 2012 en un 9%, hasta llegar a una producción de 140.000 toneladas. El ejemplo a seguir en este sentido parece ser Paraguay, referente muncial en la elaboración y exportación de azúcar vía la iniciativa de comercio justo.

El comercio justo es una alternativa al comercio tradicional promovida por organizaciones no gubernamentales, la ONU y movimientos sociales y políticos, que plantea la necesidad de apostar por transacciones comerciales voluntarias y justas entre productores y consumidores. Coincidiendo con su conmemoración, se llevan a cabo en España multitud de actividades.

El número de consumidores que participan, al menos ocasionalmente, en la compra de productos de comercio justo o ecológicos no para de incrementarse cada año, como hemos podido comprobar en una encuesta reciente. Esta iniciativa ayuda al desarrollo de muchos pequeños productores, les permite mejorar sus condiciones de trabajo, recibir primas por encima del precio de mercado y gestionar mejor sus empresas.
 
El comercio justo se traduce en acciones tan relevantes como la lucha contra el trabajo infantil o la aportación de una parte de los beneficios a necesidades básicas de los pequeños productores, como sanidad y educación.
 
Desde la OCU apoyamos el comercio justo y sus productos, mientras no haya garantías de que éstos se comercializan en condiciones justas, algo que está muy lejos de ser una realidad.


Imprimir Enviar por email