Noticia

Nueva Ley de Consumidores y Usuarios: cambios, pero no los suficientes

12 junio 2014
dedos

12 junio 2014

La nueva Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobada el 27 de marzo de 2014, busca una mejor protección de los consumidores. Es cierto que mejora algunos aspectos, aunque en otros, a juicio de OCU, se sigue quedando corta.

El Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LGDCU) fue aprobado definitivamente por el Senado el pasado 27 de marzo, y muchas de sus disposiciones entran en vigor el 13 de junio. El cambio normativo ha sido motivado por la necesidad de la transponer la Directiva Europea de derechos de los consumidores.

Para OCU esta nueva norma supone efectivamente una mejora en la protección de de los consumidores, si bien siguen quedando asuntos pendientes, como los controles de cumplimiento, las sanciones o la garantía. Desgranamos las novedades,

Consumidores mejor informados = más protegidos

La nueva Ley refuerza especialmente la protección al consumidor en los contratos celebrados a distancia y fuera del establecimiento del empresario.

  • La ley exige que los sitios web de comercio indiquen de modo claro y legible, desde el comienzo de la compra, cuáles son las modalidades de pago que se aceptan y si hay alguna restricción.
  • Los consumidores y usuarios deben ser bien informados de los depósitos u otras garantías financieras que tengan que pagar o les exijan.
  • Quienes vendan un bien o presten un servicio a distancia deberán informar claramente de la existencia de la garantía legal de los bienes.
  • Las compras realizadas en el curso de una excursión promocional organizada (ésas de las que a menudo son víctimas personas mayores que acaban comprando todo tipo de productos), se consideran contratos celebrados fuera del establecimiento.  
  • La nueva Ley amplía el plazo para ejercer el derecho de desistimiento en los contratos a distancia y fuera del establecimiento. Pasa de 7 días hábiles a 14 días naturales. Y si no se informa, aumenta el plazo para desistir del contrato hasta 12 meses más.  
  • Si se llama por teléfono al consumidor para celebrar un contrato a distancia, al inicio de la conversación quien llame debe identificarse, revelar la identidad de la persona por cuenta de la que se llama, así como indicar el objetivo comercial de esa llamada.
  • OCU ha conseguido además que se incluya información sobre las cláusulas de permanencia.
  • En contratos de suministro de contenido digital deberán informar de su funcionalidad, es decir, en cuántos dispositivos pueden reproducirse, cuántas copias puedes hacer...
  • La norma introduce medidas para limitar el acoso telefónico comercial, prohibiendo las llamadas por la noche o en fines de semana.
  • Se regula, parcialmente, eso sí, el uso del cigarrillo electrónico.

Mejora, pero no lo suficiente

La nueva norma da un paso más mejoras en la defensa de los consumidores, pero aun queda mucho por hacer para reforzar efectivamente la protección de los consumidores

  • La mejora de la acciones colectivas de los consumidores.
  • Una regulación de las garantías.
  • Mejores procedimientos de reclamación.

Para OCU, la nueva LGDCU recoge de forma adecuada los derechos de los consumidores... pero sobre el papel cojea en su aplicación práctica de los mismos. Estaremos atentos a ver como evolucionan estos aspectos tras la entrada en vigor, para comprobar si la Ley efectivamente protege y defiende a los consumidores.

OCU pide control

Desde OCU insistimos en la necesidad de que se establezcan controles sobre la aplicación de la norma, pues solo asi se garantiza su cumplimiento. Además, proponemos que se profundice en la figura de la sanción con carácter resarcitorio: es decir, cuando la inspección de consumo sancione a un empresario por incumplir sus obligaciones hacia un consumidor, el importe de esa sanción debería servir como compensación económica del daño sufrido (ahora el consumidor se ve obligado a acudir a tribunales).


Imprimir Enviar por email