Informe

¿Chollo o publicidad engañosa?

Antes de contratar...

Hoy en día es normal recibir la llamada de una compañía eléctrica, de teléfono, etc. para ofertarnos un producto estrella a muy poco precio y que, además, lleva aparejado un regalo o un descuente muy atractivo. Lo contratamos, y cuál es nuestra sorpresa cuando, al recibir la factura, el precio facturado nada tiene que ver con lo publicitado. Por ello, es recomendable tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Que la oferta nos la envíen por escrito antes de contratar, a través de un medio suficientemente duradero (email, carta, etc.), para que, en caso de incumplimiento podamos exigir las condiciones ofrecidas. Las normas que regulan las ventas a distancia prevén el derecho del usuario a recibir esa información, por escrito y de forma clara antes de la contratación.
  • Si la oferta se realiza en un establecimiento físico, lee la letra pequeña y no firmes ningún documento si no está suficientemente claro en qué te compromete.
  • No contrates si se niegan a enviarte la información solicitada. Aunque la oferta sea muy atractiva, puede ser que al final no la respeten.
  • Examina si las condiciones de la oferta se mantienen durante un plazo determinado y también si se compromete a cumplir un periodo de permanencia, que en caso de incumplimiento, te obligue a pagar una penalización.

Al contratar...

Cuando vayas a contratar el servicio en cuestión, no olvides:

  • Antes de firmar, confirma que las condiciones de la oferta o lo contenido en la publicidad viene recogido en el contrato; en caso contrario exige que se refleje de una forma suficientemente clara.
  • Se debe conservar, tanto la publicidad como el contrato durante toda la vigencia del mismo.
  • Si el contrato se hace a distancia (por teléfono, internet…) exige una copia de la grabación efectuada o del contrato por escrito, o en un soporte duradero.
  • En caso de la negativa por parte del establecimiento, podrás formular una reclamación de modo que quede constancia de la misma (carta con acuse de recibo, burofax, etc.) o bien solicitando la hoja de reclamaciones