Noticia

Toallitas ¿desechables?: un peligro ambiental

27 octubre 2016
Toallitas desechables humedas higiene intima personal

27 octubre 2016

Las toallitas húmedas son de usar y tirar, pero aunque te cuenten que son desechables, cuidado: no se pueden tirar al inodoro, no se disgregan ni son biodegradables, y su impacto medioambiental es muy elevado. OCU denuncia la publicidad de las toallitas, pide a los fabricantes que la retiren y a los consumidores, que sean responsables con su uso.

No son biodegradables… y dejan huella

Las toallitas húmedas para higiene infantil se anuncian como alternativa al papel higiénico, pero en realidad, son muy diferentes: el papel se disgrega y desaparece, y las toallitas no.

Revisamos la composición y estructura de 15 toallitas para higiene infantil que se anuncian como desechables por el inodoro, en concreto para cuando los pequeños están empezando a quitarse el pañal (con lo que funcionarían como sustitutos del clásico papel de váter). Y hemos comparado sus resultados con los de otras 4 toallitas, que indican expresamente que no se deben tirar al váter, y el papel higiénico. Nuestro estudio se ha centrado en el impacto ambiental de estos productos... Y esto hemos visto:

Tras simular su uso y después de dos días sumergidas en agua, agitándolas constantemente, su porcentaje de desintegración no llega al 40% en el mejor de los casos, frente al 95% del papel higiénico (que además se deshace en media hora). Esa resistencia a la desintegración se explica por el entramado de fibras, diseñado para conseguir un producto resistente y consistente, y que combina celulosa con fibras sintéticas, que a la larga son también contaminantes.

Tampoco son biodegradables, pemanecen en el ecosistema, mucho más que el papel higiénico convencional. Los propios ingredientes de las toallitas retrasan la descomposición de las fibras naturales.

En resumen, todas son de usar y tirar, claro, pero ninguna es desechable por el inodoro, ni siquiera las que se anuncian como papel higiénico húmedo, y de hecho los productos anunciados como no desechables obtienen similares resultados, de los mejores en capacidad de disgregación.

Blancas, suaves, perfumadas, sí… pero estas toallitas son un grave peligro para el medio ambiente.