Noticia

Bancos de cordón umbilical: ¿públicos o privados?

28 noviembre 2011
Cordón umbilical

28 noviembre 2011

Las células madre que hay en la sangre del cordón umbilical pueden servir para curar enfermedades. Pero un banco privado de estas células no tiene sentido: lo más probable es que no necesites tu propio cordón sino el de otro. Para salvar vidas, mejor el altruismo.

Los bancos no sirven solo para guardar dinero. En algunos se almacenan células madre: células que tienen intacto todo su potencial y pueden servir para curar enfermedades. El cordón umbilical de los recién nacidos es una fuente importante de este tipo de células. Su sangre se recoge justo después del parto, se congela y se almacena hasta que sea necesario usarla.

Los cordones se almacenan en bancos que pueden ser públicos o privados. En línea con lo advertido hace tiempo por la OCU, los expertos desaconsejan los bancos privados de cordón umbilical.

¿Qué es un banco privado de cordón umbilical?

Los especialistas reunidos en la 53ª Reunión Anual de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia han coincidido en señalar la escasa utilidad de los bancos privados de cordón umbilical. Pero ¿qué son?

Son empresas que recogen y guardan el cordón en bancos localizados en el extranjero, ya que la legislación española obliga a que cualquier órgano o tejido donado esté a disposición de todo el que lo necesite. Los bancos privados, en cambio, guardan el cordón para el "uso propio" del cliente. Por hacerlo cobran unas cantidades que superan los 2.000 euros.  

¿Qué desventajas tienen?

Es verdad que las células madre del cordón umbilical pueden usarse para tratar leucemias, linfomas y otras enfermedades de la sangre (sustituyendo al trasplante de médula ósea), pero la mayoría de estos trastornos tienen base genética y es muy probable que la alteración genética esté también en la sangre del cordón umbilical. Lo útil en estos casos es recurrir a células provenientes de un donante compatible pero que no lleve la enfermedad en sus genes. 

En resumen: aunque se hayan guardado las células del propio cordón umbilical, cuando haga falta no van a servir al individuo afectado, que necesitará células de otro donante. La única manera de que unos puedan beneficiarse de las células de otros es la existencia de una banca pública y de donantes altruistas que no hayan mandado sus células al extranjero para tener uso exclusivo. 

También es importante distinguir entre la publicidad de los bancos privados y la realidad científica. Se alude con frecuencia a la posibilidad de usar estas células para curar el cáncer, el Alzheimer, el Parkinson o la diabetes, pero a día de hoy esto aún no se ha conseguido. Ni siquiera sabemos cuántos años pueden almacenarse estas células y seguir siendo viables.

Los especialistas también piden a las autoritarias sanitarias que obliguen a los bancos privados a cumplir unos requisitos mínimos que hoy en día no están siempre garantizados. Además, es necesario que los bancos privados informen a los padres de la utilidad real que va a tener el conservar el cordón umbilical de su hijo en un hipotético futuro.

Todos estos factores se suman para dar un claro resultado: no es razonable recurrir a los bancos privados de cordón umbilical, entre otras cosas por el elevado precio de una opción que no ha demostrado su utilidad.

Bancos públicos: el altruismo que salva vidas  

España tiene el honor de ser el segundo país del mundo en unidades totales almacenadas en bancos públicos de cordón umbilical. Esta abundancia permite encontrar una unidad de cordón umbilical adecuada para más del 90% de los casos, facilitando la curación de determinados males.

Los bancos públicos descansan sobre una red asociada a un grupo de maternidades autorizadas. Estas células madre están a disposición de todas aquellas personas que las necesiten, siguiendo el carácter altruista que la donación de órganos y tejidos tiene por ley en España.

Aunque la ley española contempla la posibilidad de que una empresa privada almacene cordones umbilicales en España, obliga a esta empresa a poner esas células a disposición de cualquier paciente que lo necesite.

Los expertos, en línea con la OCU

Al igual que los hematólogos ahora, desde la OCU ya habíamos advertido de las importantes limitaciones que tienen este tipo de células madre.  

Seguimos nuestra labor de concienciación activa sobre estos temas y te pedimos que te sumes a ella difundiendo y exigiendo estas reclamaciones:

  • Una información clara y realista sobre la utilidad de las células madre del cordón umbilical: cuándo sirven y cuándo no sirven.
  • Potenciar la donación a bancos públicos o, al menos, integrados en el sistema español de trasplantes, garantizando medios suficientes para atender de forma razonable todas las solicitudes de donación. 
  • Si pese a todo hay quien prefiere un almacenaje exclusivo en un banco privado y extranjero, se deberán revisar a fondo las cláusulas del contrato para comprender lo que se está firmando. El proceso de transporte, congelación y almacenamiento seguido en los bancos privados debe reunir los mismos requisitos de calidad de la banca pública.
Si buscas más información sobre cómo donar sangre de cordón umbilical, pincha aquí.

Imprimir Enviar por email