Noticia

Citroën C4 Cactus, para todos los públicos

24 octubre 2014

24 octubre 2014

Es un coche diferente y ésa es una de sus características principales. El C4 Cactus es automóvil atrevido que puede ser una buena opción familiar, aunque tiene sus pegas, como que al motor le falta suavidad y le sobra ruido. Hemos analizado el modelo 1.2 de gasolina y 82 CV.

Es diferente. Ésa es una de sus características principales, que no se parece a otros coches. El Citroën C4 Cactus es el automóvil más atrevido y revolucionario de la marca francesa, un vehículo que presume de confort y tecnología a un precio ajustado.

En OCU hemos analizado el modelo de gasolina de 1.200 cm3 y 82 CV, que parte de un precio de 14.550 euros, y comprobamos que puede ser una buena opción como automóvil familiar polivalente.

La novedad más evidente de este coche son los airbumps, los protecciones flexibles que lleva el vehículo en los laterales de las puertas y paragolpes, construídos con plástico y con cápsulas de aire en su interior para evitar daños a la carrocería en caso de pequeños golpes.

Con respecto al diseño de las puertas, es fácil entrar y salir del coche en todas sus plazas, ya que disponen de un gran ángulo de apertura, aunque hemos echado en falta, ya en el interior, los clásicos agarraderos en el techo.

La capacidad del maletero es escasa, 320 litros, y la máxima con los asientos abatidos es de 605, que tampoco es demasiado en relación con otros modelos. Aunque si se requiere de más volumen de carga, se puede llegar a los casi 1.000 litros si se usa el espacio hasta el techo. El portón trasero es fácil de abrir y cerrar, aunque la boca de carga está demasiado alta.

Como el sofá de casa

El interior es amplio en las plazas delanteras y los asientos parecen un sofá. La pega es que el apoyo lumbar no se adapta a todas las personas. El puesto de conducción es agradable, dominado por líneas horizontales. En la parte delantera pueden viajar cómodamente personas de hasta 2 metros de altura, pero atrás hay menos espacio y sólo permite viajar de manera confortable a personas de hasta 1,85.

Muchos de los mandos de control tradicionales han sido sustituidos por una pantalla táctil, que sirve para controlar la climatización, multimedia, navegación, ayuda a la conducción, teléfono y regulación de parámetros. Este sistema requiere de cierta precisión al usarlo, y la navegación por los menús exige también cierto entrenamiento, lo que puede ocasionar distracciones al volante. El panel de mandos es digital y se echa en falta un cuentarrevoluciones.

La posición al volante es ergonómica, aunque la caja de cambios está colocada demasiado baja. El volante no puede regularse en profundidad. La suspensión es buena y absorbe bien las irregularidades, sobre todo en el eje delantero. La conducción es precisa, aunque se debe corregir ligeramente la dirección en curvas rápidas. El diámetro de giro es de 11,3 metros.

Le falta suavidad y le sobra ruido

El motor analizado es el 1.2 de gasolina y tres cilindros, que destaca en lo negativo por su falta de suavidad, aunque el consumo de combustible es moderado. Hemos medido un consumo medio de 5,1 litros a los 100 km, lo que proporciona una autonomía de casi 1.000 km. El nivel de ruido medido en el interior es elevado, casi 70 decibelios.

La distancia de frenado de 100 km/h a 0 es buena: 37,5 metros. En cuanto a la visibilidad, es también buena por delante y en los laterales. La visibilidad trasera se ve dificultada por un cristal demasiado elevado, lo que entorpece la detección de los obstáculos bajos. Para complicar más esta tarea, el retrovisor interior es pequeño y con poco campo de visión.

Otra curiosidad de este coche es que los lavaparabrisas están integrados en las escobillas. Pero hemos probado el sistema y resulta lento y poco eficiente.

El C4 Cactus ha obtenido 4 estrellas en las pruebas EuroNCAP de 2014. Ojo, porque las estrellas no son comparables con las de otros años, ya que se ha aumentado considerablemente el nivel de exigencia. Las calificaciones en las pruebas parciales han sido: 82% en protección de adultos, 79% en protección de niños, 80% en protección de peatones y 56% en asistencia a la seguridad.

Lo mejor

  • Protecciones laterales útiles para pequeños golpes
  • Espacio amplio en las plazas delanteras
  • Conducción segura

Lo peor

  • Usar la pantalla táctil requiere de cierto aprendizaje
  • Luna trasera está demasiado elevada
  • Asiento trasero en un único bloque

Imprimir Enviar por email