Informe

Vinos sin alcohol

06 octubre 2009
sin alcohol

06 octubre 2009

Los vinos sin alcohol o con bajo contenido en alcohol son todavía unos desconocidos, pero quizá empiecen a hacerse un hueco en nuestras mesas igual que ha pasado con la cerveza sin alcohol (que en la actualidad representa un 10% de la cuota de mercado). Ésas son, al menos, las expectativas en el sector vinícola.

Sin alcohol, pero no vinos

Un análisis realizado en el laboratorio y la degustación por un panel de expertos catadores nos ha permitido saber más tanto acerca de la calidad de los vinos sin alcohol, como de otro tipo de productos, los vinos parcialmente desalcoholizados.

Por lo que se refiere a los vinos sin alcohol, los resultados son decepcionantes.

  • Aunque la composición es en general la típica de un vino, los vinos sin alcohol cuentan con gran cantidad de aditivos, además de usar anhídrido sulfuroso (del que no hemos encontrado grandes cantidades), se encuentran ácido benzoico, cuyos efectos sobre la salud pueden ser perjudiciales sobre todo cuando se combina con el ácido ascórbico (presente también de manera habitual en algunos vinos). Otro aditivo empleado es el glicerol, un compuesto que de manera natural se encuentra en el vino, y que se elimina durante la desalcoholización, es entre otros compuestos uno de los responsables del cuerpo del vino. Nos llama la atención el empleo de edulcorantes como la sacarina o el acesulfamo en varias de las muestras, edulcorantes que de ninguna manera se encuentran en el vino tradicional.
  • Sólo uno de los vinos es seco, el resto tiene un contenido en azúcar que les hace ser productos semisecos, semidulces o dulces. Aunque esta clasificación no vale de nada, ya que muchos de ellos llevan edulcorantes artificiales, con lo cual la percepción en boca será diferente, (por ejemplo Raisin D'or es seco pero lleva acesulfame). El elevado dulzor de estos productos hace que sea conveniente tomarlos frescos (en el caso de los tintos) y fríos (si son blancos).
  • La cata de estos productos es lo que nos da las claves: de los 9 productos sin alcohol sometidos a cata, únicamente dos obtienen una valoración positiva de los degustadores (Natureo Sin de Torres y Ariel).

La situación es diferente en el caso de los vinos parcialmente desalcoholizados. Hemos analizado tres productos con contenido reducido de alcohol: un blanco y un rosado semidulces gasificados de la marca Vegaverde con un contenido en alcohol de 6,8 y 5,8% respectivamente, y un vino espumoso dulce de uva moscatel, Reymos de 7,5% de alcohol.

Estos vinos tienen menos alcohol que el vino tradicional, pero más que una cerveza, y presentan un buen análisis y una correcta degustación, por lo que nos parecen una mejor alternativa para quienes se planteen reducir la ingesta de alcohol.

Vea en detalle la valoración de cada producto.