Informe

Vinos sin alcohol

06 octubre 2009
sin alcohol

06 octubre 2009

Los vinos sin alcohol o con bajo contenido en alcohol son todavía unos desconocidos, pero quizá empiecen a hacerse un hueco en nuestras mesas igual que ha pasado con la cerveza sin alcohol (que en la actualidad representa un 10% de la cuota de mercado). Ésas son, al menos, las expectativas en el sector vinícola.

Vinos sin alcohol: ¿qué son?

Como suscriptor de la Guía de Vinos OCU, usted está interesado en el vino y todo lo relacionado con él, y probablemente sienta curiosidad acerca de estos "vinos sin alcohol". Queremos responder a sus dudas.

  • ¿A quién van dirigidos los vinos sin alcohol?

    Estos productos están pensados para quiénes no quieran tomar alcohol, por decisión propia, porque tengan que conducir o por prescripción médica, por ejemplo en el caso de enfermedades o en dietas de reducción de peso, ya que este tipo de productos contienen un 60 % menos de calorías que un vino tradicional.

    Varios grupos vinícolas de prestigio han apostado por este tipo de productos. El éxito pasa sin duda por una buena comunicación a los consumidores.

  • ¿Son vinos o mostos?

    Desde el punto de vista legal, estos productos no se pueden considerar vino, pues para ello deben tener un contenido de alcohol mínimo. Pero no tienen nada que ver con los mostos tradicionales existentes en el mercado, meros zumos de uva.

    Los vinos sin alcohol o, hablando con estricta corrección, las bebidas a base de vino desalcoholizado, se producen a partir de un vino ya elaborado de manera tradicional, al que posteriormente, antes del embotellado, se le quita el alcohol mediante complejos procesos (de osmosis inversa o columnas de conos rotatorios), con el objetivo final de preservar todas las propiedades organolépticas del producto de partida.

  • ¿No llevan nada de alcohol?

    Los vinos "sin alcohol" presentan una cantidad de alcohol residual que, según nuestras pruebas se encuentra por debajo del 2%. Algo parecido sucede con las cervezas sin alcohol (salvo las 0,0%). Junto a ellos, hay vinos con contenido reducido en alcohol, que sí llevan una cantidad de alcohol que ronda el 6 o 7%.

  • ¿Dónde se pueden encontrar?

    Los vinos sin alcohol se encuentran habitualmente mezclados con el resto de vinos, el formato, la botella y las etiquetas son como las de otro vino cualquiera. Esto no contribuye a su identificación, sería preferible que se distinguiera en los lineales.

  • ¿Son "vinos" españoles?

    Existe una oferta nacional de vinos sin alcohol, pero también hay producción internacional, bebidas procedentes fundamentalmente de Alemania y de Estados Unidos, que se pueden comprar a través de internet (con el problema de tener que comprar cantidades mayores y sumarles los gastos de envío).

  • ¿Cuánto cuestan?

    Las bebidas a base de vino desalcoholizado, presentan un precio medio que ronda los 6 euros, un precio sensiblemente superior a lo que sería un vino de sus mismas características. Esto es explicable por la inversión en tecnología de las bodegas y el menor rendimiento del producto: en los procesos de eliminación se reduce la fabricación en torno a un 12-14% (es el contenido de alcohol eliminado).


Imprimir Enviar por email