Noticia

Sulfitos, seguimos conservando dudas

10 mayo 2016
Aditivos sulfitos

10 mayo 2016

Estos aditivos se usan como conservantes o colorantes en diferentes alimentos. ¿Las conclusiones de la EFSA tras su última evaluación? Advertir no sólo de su presencia sino también de su cantidad en los alimentos para así poder limitar su consumo, sobre todo en niños y personas sensibles. 

Los sulfitos son un grupo de aditivos que incluyen el E-220, E-221, E-222, E-223, E-224, E- 226, E-227 y E-228. Se utilizan como conservantes en diferentes productos y, en otros, como colorantes ya que evitan cambios de color indeseables.

Calculadora de aditivos

Los alimentos “más aditivos”

El uso de los sulfitos sigue siendo generalizado en la industria de la alimentación. Los principales grupos de productos donde se utilizan son:

  • Vinos, mostos y sidras. Evitan que el crecimiento de algunas levaduras convierta en vinagre tanto los vinos como los mostos o la sidra.
  • Crustáceos. Limitan la melanosis, un oscurecimiento de la zona de la cabeza que, aunque no tiene ningún riesgo, es desagradable a la vista y produce rechazo.
  • Frutas desecadas. Evitan el oscurecimiento de frutas de colores claros, como el plátano o la manzana.
  • Productos cárnicos preparados de carne picada, salchichas frescas y longaniza  En estos alimentos se añaden como conservante y también porque mantiene el color del producto rosado y fresco.
  • Otros productos como purés de patata deshidratados, patatas que se venden cortadas y crudas para freiras o cocerlas y mostazas, que llevan vinagre.

Superar la dosis diaria es fácil

La revisión de estos aditivos se hace en grupo ya que, al ser ingeridos, todos se transforman rápidamente en iones sulfito y bisulfito por lo que se establece un nivel máximo permitido y una ingesta total recomendada conjunta. Éstas son las conclusiones de la EFSA tras revisar su última evaluación:

  • Todos los grupos evaluados de edad o hábitos de compra superarían la ingesta recomendad máxima, de 0.7 mg/kg de peso al día.
  • La ingesta diaria recomendada se mantiene temporal y deberá ser revisada a la luz de nuevos análisis que faltan para su revisión completa.
  • Se recomienda que, además de la mención de “contiene sulfitos”, cuando estos superan los 10mg/kg en el producto se indique la cantidad de forma que tanto las personas sensibles a sulfitos como los que no, puedan monitorizar su consumo.

¿Hay razones para asustarse?

En principio, no hay por qué alarmarse. Aunque la ingesta diaria recomendada se supere, ésta se establece con un nivel de seguridad 100, es decir que la dosis a la cual se empiezan a ver los efectos adversos de esto aditivos es de 100 veces mayor a la ingesta máxima diaria recomendada.

Sí que es motivo suficiente para saber qué alimentos contienen más sulfitos y evitarlos sobre todo en los niños y en grupos de personas más frecuentemente sensibles a estos aditivos, como los asmáticos que pueden tener reacciones en forma de crisis, urticaria o anguioedema.

Desde OCU nos llama la atención que algunos de los grupos que contribuyen a la ingesta total máxima de sulfitos son alimentos en los que no está autorizado este tipo de aditivos y, sobre todo, sin advertirlo. Además, en productos, como carnes, frutas desecadas y crustáceos, tiene una función más estética que conservante ya que se usan para mantener un color apetecible por lo que sería factible que los consumidores nos pudiésemos acostumbrar a un alimentos en otro tono, pero sin aditivos.  



Imprimir Enviar por email