Test: ¿Es segura tu cocina?

Test: ¿Es segura tu cocina?

Un pequeño cuestionario para poner a prueba tus comportamientos y hábitos en lo que respecta a la higiene y seguridad en la cocina.

Una buena higiene es imprescindible en la cocina. Mantener todo limpio y aseado te permitirá disfrutar de los alimentos con las garantías necesarias.

1 Los huevos deben conservarse a temperatura ambiente.

Los huevos hay que meterlos en la nevera, y mantenerlo allí hasta que se vayan a consumir. En los comercios no se conservan refrigerados para evitar que, al salir del frío y cambiar de temperatura durante el transporte se pudiera condensar la humedad en la superficie y que ese líquido atravesara la cáscara y pasara al interior arrastrando suciedad y microorganismos. Tampoco deben lavarse los huevos.

Los huevos hay que meterlos en la nevera, y mantenerlo allí hasta que se vayan a consumir. En los comercios no se conservan refrigerados para evitar que, al salir del frío y cambiar de temperatura durante el transporte se pudiera condensar la humedad en la superficie y que ese líquido atravesara la cáscara y pasara al interior arrastrando suciedad y microorganismos. Tampoco deben lavarse los huevos.

2 Para descongelar la comida lo mejor es sacarla del congelador y dejarla fuera.

Lo ideal es descongelar el producto en el frigorífico, para no perjudicar a su buena conservación. En caso de urgencia, el microondas o el agua (fría) pueden ser una buena opción.

Lo ideal es descongelar el producto en el frigorífico, para no perjudicar a su buena conservación. En caso de urgencia, el microondas o el agua (fría) pueden ser una buena opción.

3 Al cocinar, hay que usar un cuchillo diferente para cada tipo de alimento.

Para evitar contaminaciones cruzadas hay que usar cuchillos distintos (por ejemplo, uno para preparar la carne y otro para trocear las verduras). Y después de cada uso, lavarlos bien con agua y jabón.

Para evitar contaminaciones cruzadas hay que usar cuchillos distintos (por ejemplo, uno para preparar la carne y otro para trocear las verduras). Y después de cada uso, lavarlos bien con agua y jabón.

4 Un cubo con pedal es el sistema más higiénico para la basura de la cocina.

La basura es un caldo de cultivo idóneo para que proliferen los microorganismos: cuanto más lejos de las manos, mejor. Por eso es preferible un cubo con pedal que uno con tapa que se abra a mano.

La basura es un caldo de cultivo idóneo para que proliferen los microorganismos: cuanto más lejos de las manos, mejor. Por eso es preferible un cubo con pedal que uno con tapa que se abra a mano.

5 Los microorganismos siempre estropean los alimentos.

La presencia de bacterias, mohos y levaduras puede ser normal y no suponer alteraciones. Algunas son incluso necesarias para producir algunos alimentos, como el yogur o el vino. Pero otras veces los microorganismos pueden estropear la comida. No obstante, esto no significa sin más que sean malas para la salud.

La presencia de bacterias, mohos y levaduras puede ser normal y no suponer alteraciones. Algunas son incluso necesarias para producir algunos alimentos, como el yogur o el vino. Pero otras veces los microorganismos pueden estropear la comida. No obstante, esto no significa sin más que sean malas para la salud.

6 La carne fresca es uno de los alimentos más expuestos a los microorganismos.

Carne y pescado son muy vulnerables a los microorganismos que afectan a su calidad y pueden causar infecciones alimentarias. Deben conservarse en la parte más fría del frigorífico. Extreme las precauciones con la carne picada.

Carne y pescado son muy vulnerables a los microorganismos que afectan a su calidad y pueden causar infecciones alimentarias. Deben conservarse en la parte más fría del frigorífico. Extreme las precauciones con la carne picada.

7 La conservación en el frigorífico mata a los microorganismos.

Las bajas temperaturas impiden desarrollarse a los microorganismos presentes naturalmente en la comida, pero no acaba con ellos: de ahí la importancia de consumir rápidamente la comida una vez se haya sacado del frigorífico.

Las bajas temperaturas impiden desarrollarse a los microorganismos presentes naturalmente en la comida, pero no acaba con ellos: de ahí la importancia de consumir rápidamente la comida una vez se haya sacado del frigorífico.

8 Un alimento que se ha descongelado puede volver a congelarse.

Una vez descongelado, el alimento debe consumirse lo antes posible, pues si no es así se convierte en un caldo de cultivo idóneo para la proliferación de microbios, lo que puede provocar problemas. Volver a congelarlo puede ser peligroso. Lo que sí puede hacer sin problemas es descongelar un producto fresco, cocinarlo y después volver a congelarlo.

Una vez descongelado, el alimento debe consumirse lo antes posible, pues si no es así se convierte en un caldo de cultivo idóneo para la proliferación de microbios, lo que puede provocar problemas. Volver a congelarlo puede ser peligroso. Lo que sí puede hacer sin problemas es descongelar un producto fresco, cocinarlo y después volver a congelarlo.

9 No hace falta lavar los alimentos que se van a cocinar (sólo los que se comen crudos).

Lavar toda la comida, no sólo las frutas y verduras, sino también la carne o pescado antes de cocinarla es una práctica higiénica irrenunciable, que reduce la cantidad de microbios presente.

Lavar toda la comida, no sólo las frutas y verduras, sino también la carne o pescado antes de cocinarla es una práctica higiénica irrenunciable, que reduce la cantidad de microbios presente.

10 La parte más fría de la nevera es siempre la de abajo.

La parte más fría de la nevera es la más cercana al congelador: allí debes conservar los alimentos que requieren temperaturas entre 0 y 4°C (carne, pollo, pescado...).

La parte más fría de la nevera es la más cercana al congelador: allí debes conservar los alimentos que requieren temperaturas entre 0 y 4°C (carne, pollo, pescado...).

 

 

 

Resultados

Resultado


Entre 0 - 4 aciertos:
Tus prácticas en la cocina dejan mucho que desear. Si quieres garantizar la seguridad alimentaria. Te aconsejamos que te fijes atentamente en los contenidos del artículo "Higiene en la cocina".

Resultado


Entre 5 - 7 aciertos:
Debes mejorar algunos hábitos y tomar más precauciones. Sigue de cerca las informaciones que publicamos en www.ocu.org.

Resultado


Entre 8 - 10 aciertos:
¡Muy bien! Tus hábitos en la cocina respetan las normas básicas de higiene. Seguro que la atenta lectura de las publicaciones de la OCU no es ajena a ello.