Guía de compra

Guía de compra de zumos infantiles

zumos

OCU compara la composición de 97 zumos individuales, de los que toman los niños para merendar. Los aspectos nutricionales marcan grandes diferencias entre unos y otros. ¿Quieres saber cuáles son los más saludables?

5 tipos de zumos infantiles

Nuestro objetivo son los zumos en envase individual, de los que toman los niños a la hora de la merienda. En el súper encontramos 5 categorías diferentes:

  • Zumos exprimidos. Son lo más parecido a los zumos caseros. No llevan aditivos, solo fruta exprimida.
  • Zumos procedentes de concentrado. Se elaboran añadiendo agua a un concentrado de zumo. No llevan aditivos, pero la mayoría añade vitamina C.
  • Néctares de fruta. Se elaboran a partir de un mínimo de fruta (alrededor de un 50% del producto, porcentaje diferente según la fruta en cuestión), más agua. Casi siempre llevan azúcar o edulcorantes, más otros aditivos y vitaminas.
  • Bebidas a base de zumo. Son bebidas parecidas a los néctares, pero con un poco menos de fruta o con algún otro incumplimiento para poder denominarse néctares.
  • Bebidas a base de zumo y leche. Un poco de zumo, un poco de leche en polvo y mucha agua, más aditivos y vitaminas: así son la mayoría.

¿Cuánta fruta tienen?

En un zumo lo más importante es el contenido en fruta. No te dejes impresionar por las fotos de los envases y recuerda que:

  • Solo los zumos exprimidos y los que proceden de concentrado contienen un 100% de fruta.
  • Los néctares y bebidas de zumo llevan alrededor del 50% del producto.
  • En las bebidas de zumo y leche la variabilidad entre marcas es bastante grande, pero, de media, el porcentaje de fruta es del 20%.

¿Cuánto azúcar llevan?

Un vaso de zumo, ya sea casero o industrial, contiene mucha más cantidad de azúcar que la pieza de fruta original. Primero, porque para llenar un vaso hacen falta varias piezas. Y segundo, porque algunos zumos envasados llevan azúcar o edulcorantes añadidos:

  • Los zumos exprimidos y a partir de concentrado contienen el azúcar propio de la fruta, la normativa prohíbe que se les añada azúcar o edulcorantes.
  • Por el contrario, todos los demás productos -néctares, bebidas de zumo y bebidas mixtas de zumo y leche- llevan azúcar añadido o edulcorantes o una mezcla de ambos.

Otras preguntas frecuentes sobre zumos

¿Puede un zumo sustituir a una pieza de fruta?

No, no debemos sustituir una pieza de fruta por un zumo. Nutricionalmente no son comparables: la fruta contiene la fibra natural, lo que la hace más saciante, y los azúcares se encuentran dentro de la matriz de la fruta, lo que disminuye su pico de glucemia en sangre. Por su parte, los zumos apenas contienen fibra y sus azúcares pueden ser considerados como azúcares libres, así lo considera la OMS. Además, al ser líquidos, la cantidad ingerida suele ser mayor que la que se puede tomar con una pieza de fruta.

¿Es mejor no tomar zumos?

Los zumos, siempre que no sustituyan a una pieza de fruta, pueden estar presentes en la dieta, pero teniendo en cuenta el contenido en azúcar. Al considerarlos como azúcares libres, las recomendaciones establecen no superar el 5% de las calorías en forma de azúcares libres, lo que en una dieta de 2.000 kcal equivale a unos 25 g al día. Teniendo en cuenta que la media de azúcar encontrado en los casi 100 productos del estudio es de 16 g en un envase de 200 ml, con un solo zumo podemos ingerir el 65% de la recomendación diaria. Y con algunos productos concretos nos pasaríamos de los 25 g recomendados.

Para niños, cuyo consumo de kilocalorías diarias es más bajo que en adultos, la cantidad de azúcar de estos zumos supone un porcentaje bastante mayor que el aconsejado.

zumos para niños

¿Cuáles son los mejores zumos para la merienda de los niños?

Sin lugar a dudas, aquellos que estén menos procesados, que no lleven aditivos, ni adición de azúcares o edulcorantes en su lista de ingredientes: los zumos exprimidos y, en su defecto, aquellos que estén elaborados a partir de concentrados.

El resto de néctares y bebidas a base de zumos son productos elaborados con un porcentaje de zumo de alrededor del 50% (media del estudio), al que se le añade agua y azúcares o edulcorantes. Tienen un bajo interés nutricional. En definitiva, estamos pagando por agua.

Las bebidas mixtas de zumo y leche, ¿son un buen sustituto de la merienda?

En absoluto, presentan contenidos de zumo y de leche muy bajos. Además, suelen emplear zumos a base de concentrados y leche en polvo regenerada, a la que se le añade agua, azúcar o edulcorantes. Por su calidad, deben ser tratados como meros refrescos y, por tanto, considerarlos de consumo ocasional.

¿Es mejor que los zumos estén edulcorados en lugar de azucarados?

Hay una falsa creencia de que es mejor que los alimentos lleven edulcorantes en lugar de azúcar. Pero solo es así en casos especiales, como el de las personas con diabetes. Lo ideal es tomar los alimentos tal cual son, sin llevar añadidos. Y si se quiere endulzarlos, una ingesta adecuada de azúcar en la dieta puede ser aceptada. Recordemos que los edulcorantes son aditivos y, como tales, conviene respetar unas dosis diarias, calculadas en función del peso corporal, máxime cuando hablamos de niños.

Estos zumos se ofrecen a los niños desde muy pequeños, con pesos corporales muy bajos. De los 6 edulcorantes encontrados, 4 no son recomendados por OCU en base a sus estudios (EFSA) y 2 pueden ser considerados solo como tolerables. En resumen, creemos que para los niños es mejor optar por productos que no contengan edulcorantes entre sus ingredientes.

banner consumidor vulnerable