Informe

Cafeína: ¿necesaria o peligrosa?

06 septiembre 2017
cafeina

06 septiembre 2017

La mayoría de los adultos españoles consumen a diario cafeína. Aunque la cafeína puede llegar de distintas maneras, el café es la fuente principal de cafeína. ¿Hay que limitar su consumo? Depende: un consumo moderado de cafeína no tiene efectos negativos, e incluso puede ser beneficioso.

Las fuentes de la cafeína

Calcula tu consumo de cafeína

Cafés, refrescos, algún medicamento... Según una encuesta realizada por la OCU, el 93% de los encuestados consumía cafeína a diario. Afortunadamente, un consumo moderado de cafeína, el que puede obtenerse tomando de dos a tres cafés al día, no tiene efectos negativos. Sepa más sobre los efectos de la cafeína y valore su ingesta diaria de esta sustancia.

Cafeína necesaria o peligrosa

La mayor parte de la cafeína que se ingiere proviene del café. Sin embargo, ésta no es la única fuente. También llevan cantidades variables de cafeína otros productos:

  • las infusiones de té,
  • los refrescos de cola,
  • las bebidas energéticas
  • medicamentos como los antigripales o algunos analgésicos.

fuentes cafeina

¿Cuánta cafeína se puede tomar?

Existen notables diferencias de sensibilidad a la cafeína, mientras que algunas personas presentan gran tolerancia a esta sustancia, otras son muy sensibles a sus efectos. Unas dosis elevadas de cafeína tienen efectos negativos en el organismo. Aunque la dosis máxima es de 1200 mg de cafeína al día, un consumo moderado no debería superar los 300 mg. A partir de ahí, se pueden presentar efectos indeseables.

Consumo y efectos de la cafeína

Se ha hablado mucho sobre los efectos en el organismo del consumo de cafeína, efectos tanto beneficiosos (despierta, estimula, mejora el rendimiento...), como perjudiciales (quita el sueño, aumenta el nerviosismo, sube la tensión...).

Lo que parece probado por los científicos es que la cafeína crea adicción. Así, los grandes bebedores de café necesitan esta sustancia: cuando dejan de tomar cafeína experimentan una bajada de tono general, y se recuperan cuando vuelven a tomar una nueva dosis de cafeína. Sienten que el producto que contiene cafeína mejora su rendimiento o ánimo, cuando lo que sucede es que el organismo experimenta una vuelta a la normalidad tras un periodo de abstinencia.

Cafeína

Precauciones en el consumo de cafeína

  • Tomar cafeína en exceso puede producir inquietud, agitación, nerviosismo, excitación, insomnio, cefalea, taquicardia, diuresis, arritmias, y también irritación gástrica.
  • La cafeína no se debe usar cuando haya alteraciones cardiovasculares graves, insomnio, úlcera o epilepsia.
  • En personas diabéticas puede aumentar los niveles de glucosa en sangre.
  • En embarazadas y periodo de lactancia la recomendación es evitar o limitar el consumo de cafeína (no superando los 200 mg al día). Un consumo elevado de café durante el embarazo está asociado con una mayor probabilidad de aborto espontáneo, pero no con un bajo peso al nacer o con retrasos en el crecimiento durante la etapa fetal.
  • Los hipertensos deben vigilar especialmente su consumo de cafeína: cualquier cantidad de cafeína consumida ocasiona una subida de la presión arterial, y aunque ligera, esta puede mantenerse en el tiempo.
  • Los niños también deben limitar su ingesta de cafeína, normalmente tomada a través de bebidas de cola.

Las fuentes de la cafeína

La cafeína y los medicamentos

La ingesta de cafeína a través de los medicamentos en principio es algo que se produce en momentos concretos, pero en ocasiones la cantidad que se ingiere es considerable, sobre todo si se suma a la ingesta diaria habitual de cafeína

La cafeína pertenece a un grupo de sustancias llamadas Xantinas, y desde el punto de vista farmacológico produce los siguientes efectos:

  • efectos estimulantes del sistema nervioso central, por lo que disminuye el cansancio y la sensación de fatiga.
  • estimula el músculo cardiaco,
  • también es vasoconstrictor a nivel cerebral, lo que explica su uso en episodios de migraña,
  • además estimula el músculo esquelético, y la respiración,
  • aumenta la secreción gástrica.

En los medicamentos se recurre a la cafeína por su función como estimulante (para contrarrestar los efectos de somnolencia y sedación producidos por los antihistamínicos en los compuestos antigripales y medicamentos para el mareo), y por su capacidad para potenciar la absorción de los analgésicos y así aumentar su eficacia.