Noticia

No tenemos miedo a los aditivos

29 junio 2015
aditivos

29 junio 2015

No hay que tener miedo a los aditivos ni creerse el inmenso número de rumores apocalípticos que circulan por Internet. Lo que hay que hacer es informarse y saber lo que estás comiendo. Lo que no hay que hacer es caer víctima del pánico desinformado. 

Los aditivos son aprobados después de ser evaluados por la Autoridad Alimentaria Europea (EFSA), que evalúa su toxicidad y fija unos límites. 

En la actualidad, y hasta 2020, la EFSA está inmersa en una reevaluación de los aditivos. Muchos fueron aprobados hace tiempo y ahora serán revisados por si hubiera nuevas evidencias científicas a tener en cuenta. 

Sumando cordura a los aditivos

Más allá de las barbaridades que se dicen sobre algunos aditivos, sí que existe un debate justificado sobre estas sustancias.

El debate no es si esta o aquella sustancia es el Mal supremo, sino más bien profundizar en los 3 problemas de los aditivos:

  • 1. Cuando engañan: por ejemplo usando colorantes en un preparado de carne picada, de tal manera que seguirá teniendo un aspecto fresco aunque haya caducado. Los potenciadores del sabor y los colorantes también se usan a menudo para enmascarar la falta de algún ingrediente principal (presuntos zumos sin apenas fruta, caldos con una concentración mínima del ingrediente que les da nombre...).  
  • 2. Cuando provocan alergias: sucede con algunos colorantes, con los benzoatos, con sorbatos y sulfitos... Aunque hay que decir que los más alergénicos ya han sido desplazados por otros de origen natural.  
  • 3. Cuando hay que reevaluar los límites: en los últimos tiempos muchos alimentos infantiles han sustituido el azúcar por edulcorantes. Al tener un peso inferior, los niños toleran una menor cantidad de edulcorantes (teniendo en cuenta el "efecto acumulativo"). Por ello la EFSA está reevaluando los límites y valorando los nuevos hábitos de consumo. Eso sí: por el momento no se ha detectado ningún caso alarmante

Si quieres saber más sobre esos aditivos con nombres extraños que te encuentras en las etiquetas, utiliza nuestra calculadora.

Si quieres denunciar una etiqueta que te parece engañosa, hazlo a través de Twitter o escribiendo al email sabemosloquecomemos@ocu.org

Y si quieres que la letra pequeña de las etiquetas crezca, firma para respaldar nuestra campaña


Imprimir Enviar por email