Noticia

Recuerda: está prohibido rellenar las aceiteras

06 mayo 2014

06 mayo 2014

El pasado 1 de enero entró en vigor la normativa que prohíbe el uso de aceiteras rellenables para aceite de oliva en bares y restaurantes. Está prohibido usar cualquier tipo de aceite de oliva para rellenar aceiteras, aunque sí se pueden rellenar las de aceite de girasol, soja o maíz.

Nueva legislación para bares y restaurantes

El pasado día 1 de enero entró en vigor la normativa que prohíbe utilizar aceiteras rellenables para aceite de oliva en bares y restaurantes. La llegada de 2014 trajo la prohibición de usar aceite de cualquier tipo: oliva virgen, virgen extra u orujo de oliva.

Prohibido rellenar las aceiteras

Pero la norma no afecta a otros aceites, como los de girasol, soja, o maíz, que sí podemos seguir encontrando en establecimientos públicos.

Hasta el 28 de febrero se podía seguir utilizando el aceite que ya se había comprado para rellenar aceiteras, pero desde el 1 de marzo la práctica está totalmente prohibida.

Se ha hablado de los colores en los tapones como una pista para distinguir los diferentes tipos de aceite, aunque son únicamente rumores y propuestas particulares.

La normativa pretende ofrecer a los consumidores un etiquetado más correcto, donde aparezca el nombre de la marca, su origen,... Específicamente, esta legislación se basa en el uso exclusivo de aceite en hostelería, restauración y servicios de catering.  Se trata de garantizar que el usuario final, una vez sentado a la mesa, tenga los envases a libre disposición para poder consultar los datos que quiera. 

Además, dichos envases deben disponer de un sistema de apertura que asegure que el líquido que contiene mantiene todas sus propiedades. Es decir, que no se ha abierto y rellenado varias veces con sustancias de calidad menor. También para evitar que nos cuelen otro tipo de aceite que no es el que indica la etiqueta por fuera (y que el envase contenía originalmente)

Nueva legislación para bares y restaurantes

Estas medidas de comercialización pretenden unificar el mercado hacia una mayor calidad para los clientes. Se trata de un intento de defender el derecho de los consumidores a recibir productos aunténticos y de calidad, sin que el producto original haya sido adulterado.

En definitiva, que no te den gato por liebre.