Informe

El etiquetado de los alimentos

28 septiembre 2012
etiquetado de los alimentos

28 septiembre 2012

Los alimentos tienen su tarjeta de presentación, el etiquetado. En cualquier producto podemos encontrar sus características, que deben servir para ayudarnos a decidir nuestras compras. La Comisión Europea ha aprobado una estandarización de la información que debe aparecer en el etiquetado, y comenzará a aplicarse desde diciembre de 2014.

¿Qué deberá incluir?

Con la finalidad de garantizar un alto nivel de protección de los consumidores frente a la información de los alimentos, la UE se propuso unificar la información que se aporta al consumidor en las etiquetas de los productos.

Así, tras aprobar un Reglamento sobre información al consumidor en julio de 2011, el siguiente paso tendrá lugar a partir del 13 de diciembre de 2014, fecha desde la que la información general deberá adaptarse a los nuevos parámetros.

En el caso de la información nutricional obligatoria, el plazo de puesta en marcha será dos años después, es el 13 de diciembre 2016.

Según el citado Reglamento aprobado en julio 2011, la lista de menciones de obligada aparición en el futuro etiquetado aprobado por la Comisión Europea es la siguiente:

Denominación del alimento: Deberá ir acompañada de menciones sobre las condiciones físicas del producto o sobre el tratamiento específico al que haya sido sometido (en polvo, congelado, liofilizado, ultracongelado, concentrado o ahumado). Si el alimento ha sido congelado antes de su venta y se vende descongelado, debe indicarse.

Lista de ingredientes: Incluirá todos los ingredientes del alimento en orden decreciente en función de la cantidad que incluya el producto. De esta lista quedarán excluidos frutas, hortalizas y patatas no procesadas, aguas, vinagre procedente de la fermentación de un solo producto, queso, mantequilla, leche, nata -siempre y cuando no se haya añadido nada más que productos lácteos, enzimas alimentarios, fermentos o sal- y alimentos que consten de un único ingrediente y su denominación sea igual a dicho ingrediente y no entrañe riesgo de confusión.

Ingredientes resaltados: Será necesario indicar el porcentaje concreto de un ingrediente cuando éste figure en la denominación del alimento, cuando se destaque en el etiquetado mediante palabras, imágenes o representación gráfica.

Mención destacada de cualquier ingrediente que cause alergia o intolerancia: Si el alérgeno no aparece indicado claramente en la denominación del producto, deberá aparecer en la lista de ingredientes de forma destacada, de manera que se diferencie del resto de sustancias incluidas en la lista de ingredientes.

Cantidad neta: Debe indicar el peso neto del producto.

Cantidad neta del alimento: Si un alimento sólido se vende con un líquido de cobertura (por ejemplo: unos espárragos en conserva), deberá indicarse tanto el peso total como el peso neto escurrido. Si el alimento está glaseado, como por ejemplo el pescado congelado, el peso neto declarado no deberá incluir el porcentaje de glaseado.

Fecha de duración mínima o fecha de caducidad: Se indicará “Consumir preferentemente antes del día y mes” cuando la duración del producto sea inferior a tres meses, “Consumir preferentemente antes del fin de (mes y año)", cuando la duración del producto sea de entre 3 y 18 meses" o "Consumir preferentemente antes del fin de (año)", si la duración se prolonga más allá de los 18 meses. No necesitarán fecha de caducidad frutas, hortalizas y patatas frescas, bebidas con una graduación alcohólica superior a 10% vol., productos de panadería destinados al consumo diario, vinagre, sal de cocina, azúcar, productos de confitería y gomas de mascar.

Nombre, razón social y dirección del operador de la empresa alimentaria: Con esta medida, algunos productos perderán definitivamente el anonimato al que ahora nos tienen acostumbrados.

País de origen o lugar de procedencia: La lista actual de productos relevantes, como miel, aceite de oliva, frutas y verduras, pescado y carne de vacuno, se extenderá a todas las carnes: cerdo, oveja, cabra y aves de corral. Además, la indicación del país de origen o lugar de procedencia será obligatoria cuando su omisión pueda inducir a error al consumidor.

Modo de empleo: En el caso de que el producto lo requiera.

Información nutricional: Será obligatorio indicar el valor energético y la cantidad de proteínas, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcar y sal por 100 gramos de producto o 100 mililitros. Esta información podrá completarse con datos sobre el contenido en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria y cualquier vitamina o mineral.

Condiciones especiales de conservación y utilización: Para permitir la conservación o la utilización en las mejores condiciones de una alimento una vez abierto, será necesario que éstas aparezcan en el etiquetado, al igual que la fecha límite de consumo, como en el caso de los brick de leche.

Grado alcohólico: Para bebidas con un contenido de alcohol superior al 1,2% vol.


Imprimir Enviar por email