Informe

Alimentos funcionales

11 marzo 2015
Alimentos funcionales

11 marzo 2015

Nos preocupa lo que comemos, y todos somos conscientes de la importancia que una correcta nutrición tiene para la salud. Los fabricantes conocen bien este interés: de ahí que cada vez haya más productos a los que se añaden ingredientes que pretenden tener algún efecto beneficioso para la salud, y que resaltan esa adición en su publicidad o en los envases.

Minerales, vitaminas, antioxidantes... añadidos

“Ayuda a regular el nivel de colesterol”, “facilita el tránsito intestinal”, “fortalece los huesos”... Estos atractivos mensajes son moneda corriente en las estanterías de los supermercados. Corresponden a los alimentos funcionales; productos que se caracterizan por contar con alguna sustancia añadida que puede tener efectos saludables sobre el organismo, como los minerales, las vitaminas, los antioxidantes, los aminoácidos, los ácidos grasos, la fibra, etc.

El caso es que de momento la legislación española no exige a los fabricantes que demuestren científicamente estos supuestos efectos beneficiosos sobre la salud. Así, habrá que esperar aún al desarrollo de una propuesta europea de Reglamento sobre los Alimentos Enriquecidos (aprobada en mayo) que, junto con el Reglamento de Alegaciones, definirá el marco regulatorio de los alimentos funcionales.

Mientras tanto la OCU analiza periódicamente la composición de algunos de estos productos alimenticios funcionales: lácteos con fibra, zumos de fruta con leche, huevos con ácidos grasos de pescado... Y adelantamos que hemos encontrado que en bastantes casos el aporte de compuestos funcionales es mínimo, o bien sus efectos son, simplemente, exagerados.

De todo lo anterior se desprende que la única manera de garantizar que el aporte de nutrientes sea el adecuado para nuestro organismo es mantener una dieta variada y equilibrada en la que tengan cabida todo tipo de alimentos. De este modo tendrá la certeza de estar consumiendo minerales, antioxidantes, fibra o vitaminas, de forma natural y en cantidades considerablemente más notables.